Como si se tratara de los tres Reyes Magos pero de corte machista y xenófobo, el portavoz y los portavoces adjuntos de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, Macarena Olona e Ignacio Garriga atendieron a los medios a la entrada del hemiciclo, con una primera intervención de Espinosa de los Monteros vacía de contenido y cargada de desprecio hacia la coalición progresista.

“Hoy empieza un debate de investidura que por primera vez en democracia se va a intentar hacer de manera lo más oculta posible a los españoles”, espetó el portavoz del grupo ultraconservador, que en referencia a Sánchez añadió que el candidato a presidente “ha elegido unas fechas difíciles para todos los españoles, poniendo además en jaque las vacaciones de los funcionarios y trabajadores de esta casa, porque quiere ocultar lo máximo posible una situación absolutamente grave para Espala, la alianza de los peores enemigos de España bajo el patrocinio del partido socialista”.

En la línea alarmista y burlona a la que acostumbran los de Vox, de los Monteros comentó, bajo una supuesta incredulidad sobre dicha alianza “que no podíamos haber esperado nunca antes del partido socialista, pero creemos que Pedro Sánchez ha tomado como rehenes a sus propios votantes”. A su juicio, “hoy muchos de ellos se están arrepintiendo y procederemos a un debate de investidura que realmente causa escalofríos a muchos de sus votantes” e incidió en que el debate de investidura “era una demostración más de que los aliados de Sánchez son los peores enemigos de España”.

Para terminar, Espinosa aprovechó para lanzar un mensaje “a aquellos españoles preocupados por el futuro de nuestra nación”, advirtiendo de que la unidad del país no es una cuestión de izquierdas ni de derechas. Para ello han convocado “el próximo 12 de enero a las 12 a todos los españoles en los ayuntamientos, donde los 52 diputados de Vox acudirán a las capitales de provincia de sus circunscripciones con el fin de manifestar nuestro rechazo a esta coalición de los peores enemigos de España, que manda escalofríos a muchos de los votantes del partido socialista”.

Con este mensaje redundante en el que no apareció la palabra ruptura ni referencias a las recientes inhabilitaciones de Torra y Junqueras, concluyó el portavoz de Vox su intervención ante los periodistas. No obstante, los ultraconservadores ya mostraron días atrás en su Twitter, que la inhabilitación de los políticos catalanes había sido gracias a la obra y oficio de los votantes y colaboradores del partido, que financiaron la fianza de la acusación de sus servicios jurídicos con un total de 15.000 euros.

Por su parte, Macarena Olona, en una entrevista para Esradio afirmó en alusión a Vox que se presentaban “como la única alternativa patriótica frente al gobierno progresista de coalición”. Además, aprovechó para acusar al PSOE de ser “un partido traidor, golpista y sin escrúpulos para hacerse con el poder y asaltar la Moncloa”.

Durante la sesión de investidura, el discurso del miedo propugnado por la derecha más reaccionaria del Estado intentará manchar el diálogo hacia el progreso del hemiciclo. Y alejándose de tales convulsiones dialécticas, Sánchez inició su discurso en la sesión con una frase concisa y reveladora: “No se va a romper España, no se va a romper la Constitución, aquí lo que se va a romper es el bloqueo a un Gobierno progresista”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 4 =