Tras los resultados de las Elecciones Municipales de 2019, el Comité Ejecutivo Provincial de Vox Almería convocó una reunión en la escuela Municipal de Música, sita en la capital almeriense, ante las continuas presiones de los afiliados por la desinformación constante que existía por parte del partido provincial hacia sus militantes. Se sobreentendió que el objetivo de dicho encuentro no era otro que el de analizar y sacar conclusiones sobre los resultados obtenidos, y que no contentaron a la militancia, así como de los movimientos que se estaban realizando en el seno del Comité Ejecutivo Provincial (CEP).

La mesa del encuentro estaba presidida por los siguientes dirigentes del partido de ultraderecha: Rocío De Meer (Diputada Nacional por Almería), Rodrigo Alonso (parlamentario andaluz, vicepresidente del CEP y persona, supuestamente, de confianza de Santiago Abascal), Francisco Barrionuevo (concejal por Roquetas de Mar), Juan José Ibáñez (diputado provincial y concejal por Adra) y la número 4 a las municipales por el municipio de Níjar, Isabel María López Sevilla. Resultó cuanto menos curioso que Juan Francisco Rojas, presidente provincial de Vox, no se encontrara en la presidencia de la mesa, sino en la primera fila junto al resto de asistentes.

La reunión se preveía tensa y, en aras de pasar de puntillas sobre los verdaderos problemas de Vox en Almería, la Rocío De Meer pretendió  exponer un Power Point sobre los temas a tratar que, en ninguno de los casos, eran los que interesaban a la mayoría de los presentes. En su defecto, y como introducción a su intervención, De Meer, pretendió exponer un vídeo sobre el discurso de Santiago Abascal en el acto de la Plaza de Vista Alegre de Madrid, un vídeo de 28 minutos. Los allí presentes pusieron el grito en el cielo, con silbidos acompañados de abucheos que dieron al traste con la intención de la diputada nacional de Vox quien, en un arrebato de prepotencia y desconocimiento, llegó a asegurar que los «díscolos» allí presentes solamente representaban al 1% de la militancia en Almería. Para qué quiso más.

De igual forma, Rocío de Meer hizo constar que, unas horas antes, el Comité Ejecutivo Nacional había confirmado que no habría Gestora hasta septiembre y que solo se reconocía al Coordinador Provincial, es decir, Rodrigo Alonso. Acto seguido la diputada nacional pasó la palabra al nuevo y único coordinador, Alonso, y éste se dirigió a los afiliados presentando a su equipo de trabajo, que estaban junto a él en la mesa presidencial. En ese equipo, y por razones obvias, se mantiene la figura de la Vicesecretaría Jurídica. De manera sorpresiva e injustificada, Rodrigo Alonso reprochó a afiliados y cargos electos de algún que otro municipio de la provincia «que ni se habían votado ellos así mismos», en claro pronunciamiento a los representantes del municipio de Enix. A todo esto, y previamente al inicio del acto, el Alonso prohibió la entrada al mismo de uno de los militantes, al parecer expulsado por informe del propio Alonso, según confirman a Diario16 distintas fuentes. Como muestra de la tensión existente en esta reunión, uno de los asistentes, advirtió a la mesa que estaba dispuesto a llamar a la Policía a la vista de las amenazas veladas y de cómo se estaba desarrollando el acto mediante imposiciones, según confirman las mismas fuentes.

Los sables, ya desenfundados, se agitaban en uno y otro sentido. Incluso, salió a la palestra una lista donde figuraban distintos nombres de afiliados marcados con rotulador fosforescente, al parecer en clara alusión a determinadas personas consideradas no gratas por el coordinador provincial.

El caso es que la militancia de Vox en Almería, una inmensa mayoría, y no 1 % como intentó hacer ver Rocío de Meer, ha puesto la maquinaria a funcionar donde se pide a grito y cara abierta la intervención inmediata del Comité Ejecutivo Nacional de Madrid, la dimisión de Rodrigo Alonso como coordinador provincial, la creación de forma urgente de una Comisión Gestora participada por los afiliados y no por aquellos que, actualmente, ostentan cargo público u orgánico, en aras de poder formalizar una convocatoria transparente y sin manipulación, como hasta ahora ha venido sucediendo, de unas elecciones primarias para elegir el nuevo Comité Ejecutivo Provincial.

La militancia de Vox en Almería también pide explicaciones de cómo su partido, que se llamaba a regenerar la política, ha podido pactar la incorporación al equipo de gobierno del PP en los municipios de Roquetas de Mar y El Ejido a sabiendas de las situaciones jurídico-procesales de los dos alcaldes de estos municipios, Gabriel Amat y Francisco Góngora, este último pendiente de señalamiento de juicio y donde desde la Fiscalía se le imputan, entre otros presuntos delitos, el de blanqueo de capitales y contra la Hacienda Pública. Algunos de los militantes más escépticos interpretan que el Comité Ejecutivo Nacional podría haber sido engañado por Alonso, al no poner en su conocimiento, u omitir, la situación procesal de los dos alcaldes del PP.

Por otro lado, según informan a Diario16 fuentes cercanas a Vox en Almería, desde el Comité Ejecutivo Nacional se estarían diseñando ya los candidatos y candidatas por si hay convocatoria de Elecciones Generales en el mes de noviembre. Según estas fuentes, desde Madrid se estaría barajando la posibilidad de que Rocío de Meer no fuese la número 1 de las listas para colocar en esa posición a un «primer espada». El nombre que está sonando es el de Iván Espinosa de los Monteros.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre