¿Qué piensa, siente, un votante al decidir, depositar, su voto?  Motivo de tesis doctoral. ¿Qué “motiva” elegir? Motivar viene de “movere”: lo que “mueve, impulsa, a optar” entre diferentes alternativas. En Marketing separamos “necesidades” de “motivaciones”. Las “necesidades” son racionales, lógicas. Las motivaciones… “emocionales”. Éstas son las que, mayoritariamente, “deciden”.

¿Qué VISIÓN tiene el votante al decidir?

Cataluña celebra nuevas elecciones. Concurrencia de candidatos. ¿Son líderes? Lo son quienes “tienen una visión de futuro que mejora sustancialmente lo presente y la materializan”. La Constitución, la transición, significó una importante “visión” de futuro para Catalunya. ¿Se ha cumplido, materializado, esa visión? No. ¿Hay esperanza o… ya está demostradamente imposibilitada?  Hoy, Cataluña está sin Estatuto refrendado. ¿Qué “visión” de futuro para los habitantes de Catalunya tienen los aspirantes a presidir la Generalitat? Ahí están sus campañas.  

Votantes. ¿Qué “visión” tienen de su propio futuro, el de su familia? ¿Votan para OPTIMIZAR su vida, la de su familia o… se adaptan, resignan, renuncian, por priorizar su identidad dependiendo de España…? Hay de todo.

La decisión va más allá de elecciones autonómicas. Algunas opciones: VISIONAN para vivir

  • en una democracia verdadera… o en “lo” que hay hoy…?
  • con un mucho mejor nivel de vida… o lo que les permita el Estado español?
  • con una justicia social avanzada porque cuentan con recursos y libertad para aplicarla o… se resignarán porque el Estado español lo impide por leyes o falta de financiación?
  • en libertad como una moderna república europea independiente o… bajo una monarquía incoherente per “se” y muy cuestionada y en una Catalunya “fuera” de la Constitución, intervenida, ¡menos que región!
  • con identidad propia o… bajo un proceso de castellanización que dura siglos…?

Existen soluciones políticas para que esos muchos independentistas renuncien a su proyecto y quieran quedarse, voluntariamente, con España. Pero desde la sentencia del Constitucional no ha habido ni un solo hecho, gesto, que ayude a ello. Sí, al contrario.

Hay votantes que consideran que su identidad es la española. ¿Menosprecian los otros valores? Viviendo en Catalunya están negativamente afectados. Todas las opciones son democráticas, respetables. “Lógicas” … es otro tema.

¿Cuál es el voto predominante…? 

Como consultor en Planificación, Márketing Estratégico, Desarrollo Organizacional, utilizo análisis de clima interno, cultura, motivaciones. Sigo las diferentes elecciones, en España y en Cataluña a través de lo que predomina en las redes, foros, chats, sobre las “motivaciones” de voto. No tiene validez demoscópica, pero es una segmentación sugerente.  Algunos tipos de votos detectados…

Lógicos: Responde a análisis “racional”. Estudia antecedentes, cumplimiento de programas según modelos validados que recojan “su” visión. 

Ideológicos: Eligen sólo a quien proponga una ideología política afín. Son “ideológicodependientes”.

Partidológicos: ¡Lo que decida el partido!  No cuestionan. Son “partidodependientes”.

Rutinariológicos: Optan por “lo, los, de siempre”. Ningún análisis.

Imitadológicos: Siguen a la mayoría de su entorno.

Prejuiciológicos: Opinión previa, normalmente negativa.

Viscerológicos: Voto impulsivo motivado por emociones muy diferentes, profundas. Se pueden subdividir:

  • Fobiológicos:   Se decide por rabia, rechazo, odio, aversión…a quienes gobiernen y lo que representan.
  • Identitariológicos:  Priorizan su “identidad” y votan a quien más la defienda, aunque paguen altos precios.
  • Apegológicos:  Votan sólo por “simpatía, cariño, afecto, al candidato.
  • Placenterológico: Es placer “momentáneo”. Como la bebida, droga.  “Satisfacción” momentánea por votar a favor o en contra de alguien, al margen de posibles efectos negativos posteriores

Hay más segmentos, subsegmentos, detectados. Lo dejo aquí. Existe, también, votos en blanco, abstencionismo equivalente a pasotismo sociopolítico. En mi opinión, “No votar… es votar…”. 

El voto tiene, ¡siempre!  efectos a corto, medio, largo plazo. Pueden ser profundamente positivos, liberadores, realizadores… o ser puro masoquismo y sadismo para la propia familia, entorno.

¿A quién y bajo qué tipo de voto…? Dependen de la “lógica” del elector.

¿Y en Cataluña, ahora? El presente… es conocido. Partidos que ni rectifican incumplimientos que ha generado el conflicto. Ahí está la historia desde la Constitución, los Estatutos, los presupuestos no ejecutados, la infrafinanciación, etc. Después de 10 años, ¡nada! Otras, sólo pretenden “paliar” claras carencias de consecuencias muy negativas para todos. Opciones, tratan de “mantener” el   modelo actual. Alguna, se orienta a optimizar esas “visiones” de democracia real, calidad de vida, libertad, justicia social, identidad, con proyectos claramente diferenciados, orientados al futuro y beneficiosos para todos en forma de república independiente.

Como propone Platón, “desentenderse de votar la mejor opción política es correr el riesgo de ser gobernados por los peores”. ¿Voto racional… o visceral…?

¿Quién puede ser el mejor…, o el “menos peor” para materializar las VISIONES MÁS OPTIMIZADORAS?

¿Cuánto hay pendiente para uno mismo para la familia, para la sociedad, … tras una papeleta de voto…?

¿Cuánto para la sociedad española, catalana, y su futuro…?

En Catalunya, y a la vista de los hechos, nada menos que… “Beneficios de la independencia… o los demostrados perjuicios de la dependencia…”No hay alternativa.  ¿Beneficios para España por haber provocado y agravado esa alternativa a los independentistas, que son muchos…?

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. España es una de las naciones más democráticas (la 19) y descentralizadas del mundo. La minoría catalana (de entre las aproximadamente 10.000 minorías que forman los 200 estados-nación del mundo) de las más ricas y de la que más derechos y libertades tienen.

    Dentro de España Cataluña es una de las comunidades más ricas y dentro de Cataluña el grupo etno-lingüístico catalán el (35%) son los privilegiados y quienes controla el poder económico y político.

    Los gobiernos, sobre todo de las pequeñas naciones, son un cero a la izquierda en un escenario internacional cada vez más controlado por las grandes potencia y por las compañías transnacionales.

    Dividir España y segregar a los ciudadanos por etnias, es un disparate que no se justifica más que por el fanatismo. Si sale bien no resolvería nada y conduciría a la irrelevancia a las nuevas naciones, y si sale mal nos llevaría a un conflicto comos el de Yugoslavia.

    Lo que hace falta es más Europa, no más nacionalismo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre