Castilla La Mancha, Extremadura, País Vasco, etc. son las primeras CCAA que han pedido la apertura de terrazas, bares, hostelería en general y Madrid que las mesas sean de 6 personas no de cuatro convivientes, y con lo grave que son estas medidas, el Presidente de la Comunidad Autónoma de Andalucía ha indicado que está estudiando estas mismas medidas a pesar que hoy 11/1/21 en Andalucía el número de fallecidos se ha incrementado y el número de infectados han pasado de los 3.500. Esto es inaudito e intolerable. PARA ATRÁS COMO EN CANGREJO AZUL.

Da la impresión de que nos hemos , o nos han convencido,  que los números sean lo que son y qué más da que  unos pocos más se vayan a otra dimensión; ya parece todo normal cuando es un fracaso estrepitoso, y no nos fijamos en otros países más adelantados que nosotros que siguen con medidas más drásticas y ya no solo con cierres perimetrales sino con confinamiento total.

La mejoría de la curva de la tercera ola, y la permisividad, está provocando el inicio de apertura de hostelería, terrazas, bares, cafeterías etc.

A este paso, observamos que no se ha aprendido nada desde el año pasado.

En el momento que hay «aparentemente» un menor número de contagios, comienzan las relajaciones por presiones de los hosteleros? o por orden de un juez en el País Vasco, no sabemos porque motivo ha dictado sentencia favorable a la apertura de terrazas, bares, hostelería, pero con qué fundamento?, es que no se dan cuenta que es aparente pues existen otras variantes, además de la británica, ésta con una mayor rapidez de infección, como la brasileña y la sudafricana y otras en otros países?

No hace falta ser un lince para darse cuenta que virologos,  infectólogos, médicos de atención primaria, médicos de hospitales, médicos de UCI están advirtiendo todos los días que no hay una planificación y que no les atienden sus indicaciones y están desesperados porque creen que se está cayendo en los mismos errores  que en las anteriores olas y que las administraciones ceden a las presiones, y así no vamos a ninguna parte, o sí, vamos a que el bicho se quede endémico en lugar de erradicarlo.

Advierten, también, que presuntamente, no están dando los datos correctos y por tanto no existe transparencia suficiente y la población, que está deseando tomarse una «caña» presiona, sin darse cuenta que en ello les puede ir la VIDA. Y que la economía de un país no se basa solo en la hostelería y el turismo, propio de países tercermundistas, como señala Paul Clavel, sino que un país es desarrollado cuando en la Industria trabaja un 40%, en el Sector Terciario un 40% y en el Sector Primario en torno al 20% de la población activa.

Eso SÍ, pongamos vacunas a todo Dios, pues parece ser que se escudan en que en verano  se va a llegar al 70% de la población, cuando los expertos citados no creen que haya tantas ovejas vacunadas ( ovejas en el sentido de inmunización de rebaño) máxime cuando no se sabe con total certeza si las vacunas Pfizer y Moderna cubrirán las cepas británicas, brasileña y sudafricana, sobre todo estas dos últimas, según muchos doctores. Y cuando se ha ido «tan rápido» y se han creado algunas vacunas en unos meses, cuando cualquier vacuna, según los expertos, dura 4 o 5 años, hacerla. Veremos el resultado.

No somos dramáticos ni queremos dramatizar, somos realista y decimos las cosas claras para que de una vez, todos a una ( como en Fuenteovejuna), exijamos transparencia, exijamos que a los bares, hostelería, tascas y todo tipo de bares que están perdiendo dinero y otros autónomos, que también pierden dinero,  se les indemnice por sus pérdidas, siempre que cumplan con las medidas adoptadas por Sanidad y dejen de agredir a personas cuando les recriminan que la hora del cierre ya ha pasado.

Creemos que es más solidario esta postura, siempre y cuando estemos el tiempo suficiente cerrados para erradicar la COVID-19, y luego poder arrancar con más fuerza toda la sociedad, que abrir, cerrar, volver a abrir, volver a cerrar y así sucesivamente.

En momentos duros el Gobierno debe detraer de otras partidas el dinero suficiente para los autónomos; sabemos que hay ministerios super millonarios; por poner un ejemplo: ¿cuánto cuesta la nueva versión del F-18?. Con solo bajar el 2% de presupuesto de Defensa u otros ministerios se podría indemnizar a los autónomos, y al personal que trabaja en la hostelería hasta que erradiquen el SAR-CoV-2 y sus variantes.

Seamos todos solidarios y arreglemos de una vez por todas esta pandemia.

Por otra parte, incidimos, como en otras ocasiones, en la pandemia en las escuelas.

De entrada, señalar que no sabemos el número de niños infectados, pero supuestamente, no se analiza ni se difunde los datos de casos de la COVID-19 en los colegios, escuelas, institutos, a lo más que informan es el tanto por ciento de niños y profesores infectados con el total de niños y profesores en una Comunidad Autónoma, de ahí que el % sea menos del 1%, pero ese dato no es tergiversar la información para confundir?

Sí ya ha entrado la variante británica, es más que seguro que estará afectando a las infecciones del virus en las escuelas, y además en muchos colegios y escuelas no han querido comprar el aparato para medir el CO2, ni tampoco los filtros HEPA, y lo más grave es que asociaciones de madres y padres de alumnos los han querido comprar y no les han dejado (quién, quiénes?).

Por otro lado en muchas escuelas los grupos burbuja ya han desaparecido y a mayor nivel educativo se incrementa en número de alumnos por aula no pudiéndose cumplir la distancia de seguridad.

Además, las mascarillas suelen tener una duración de unas cuatro horas y la mayoría de niños están 5 o 6 horas y ya no filtran lo suficiente.

También en algunos colegios se quedan a comer en la misma aula, y alguien les desinfecta las mesas? O son los niños, ellos mismos quienes lo hacen?

En estas condiciones es mejor, para que haya menos infectados, compaginar la enseñanza presencial para aquellos niños que trabajen sus dos progenitores y la enseñanza telemática para aquellos niños que sus padres puedan ayudarles con el ordenador.

Y que quede una cosa muy clarita, soy partidario de la enseñanza presencial, pero en épocas como la actual es preferible combinar las dos enseñanzas, pues según mi criterio, como ex docente, un mes o dos con las escuelas semicerradas, ayudará a que casi no se infecten los niños, porque ni siquiera los niños que vayan a la escuela se infectaran ya que la ratio sería mucho menor y la distancia de seguridad será mayor.

Tengo que decirlo, no entiendo la tozudez del Gobierno y de la Sra Ministra de Educación cuando dicen que a toda costa las escuelas tienen que estar abiertas para que vayan todos los niños y si no pueden asistir por enfermedad o porque en este caso por la gravísima pandemia algunos padres no los han llevado, les envían a casa a los servicios sociales como ha ocurrido ya en algunos centros, como si los padres se desentendieron de los niños y no les hacen caso.

Pues NOOOO Sra Ministra de Educación, si algunos padres no les han llevado a clase, NO ha sido porque no se preocupen por los niños, ha sido por MIEDO a que en las aulas no sean tan seguras como dice Vd!, ha sido por temor a que se contagien sus hijos; no lo olvide, son sus hijos, no los suyos.

Aprendamos de una vez.

Seamos conscientes.

Luchemos todos juntos para vencer al «bicho».

Y dejemos de experimentos.

Y esperemos que alguna vacuna sea efectiva, como el «maná» del desierto.

Apúntate a nuestra newsletter

FuenteEmergencia climática
Artículo anteriorLa moda con producción sostenible, la única vía para seguir siendo cool en el futuro
Artículo siguienteLa Iglesia responde al Gobierno que nunca ha hecho negocio con el patrimonio que acumula
Licenciado en Geografía e Historia (Sección Geografía) por la Universidad de Zaragoza. Agregado y Catedrático de Bachillerato. Desde 1982 imparte docencia como Profesor Tutor de Geografía en la Licenciatura y Grado de Historia, y en la Diplomatura de Turismo en el Centro Regional de Cartagena. Profesor Tutor telemático de Geografía en las mismas carreras. Sus líneas de investigación son Climatología, Medio Ambiente y Tercer Mundo. Entre sus libros figuran: "La estadística y las Representaciones gráficas aplicadas a la Geografía", "La Comarca del Campo de Cartagena. Dependencia climática y Biodiversidad. Retos y Realidades", "El Planeta tierra en peligro (Calentamiento Global, Cambio Climático, Soluciones)". Colaborador de revistas científicas de Geografía en Universidades españolas y en el Instituto Geográfico Vasco, en las que constan algunos artículos como: “La región geográfica”; “Las temperaturas del Campo de Cartagena 1940-1980”; “Aspectos de la Degradación del Medio Ambiente: su influencia en el clima”; “Aproximación al estudio de las corrientes oceánicas y su influencia en el clima. El fenómeno de la corriente de El Niño”; “Aproximación al estudio del Subdesarrollo, Globalización, pobreza y hambre en el mundo”; “Consideraciones en torno al impacto medioambiental de las Fuentes de Energía”; “El arte de conocer el tiempo”; “Precipitación, aridez, sequía y desertificación de la Comarca del Campo de Cartagena”. Ponente y coordinador de varios cursos organizados por el Centro Regional de la UNED de Cartagena. Ponente en el II Congreso sobre Etnoarqueología del Agua en el Campo de Cartagena con el artículo “Precipitaciones, sequía y agua del trasvase en el Campo de Cartagena”. Perteneció como miembro electo al Claustro del Centro Regional de la UNED en Cartagena. Dedicado a la docencia y a la investigación geográfica.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre