Siendo utilizadas en la antigüedad al ser un material sacado de los árboles que permitía a la humanidad construir lugares donde cobijarse de las inclemencias climáticas, estamos en plena era del cemento y el ladrillo y si bien cada vez en busca de reducir costes, nos encontramos con pisos con paredes realmente finas en las que escuchamos casi respirar al vecino, no son pocas las personas que aunque pareciera que volvieran a nuestros orígenes, la realidad es que buscan en casas de madera como las de https://www.pineca.es/casas-de-madera, su lugar habitual de residencia o en algunos casos, vacacional si disponen de terrenos en aldeas o pueblos alejados de las grandes urbes.

Atrás quedó asociar la madera a chabolas o casetas, la realidad es que a día de hoy son mucho más confortables, resistentes y conservan mejor la temperatura que las construcciones de edificios y casas de ladrillo o incluso piedra y son sectores como el de las casas prefabricadas, los que a pesar de no vivir en una época de bonanza económica, han visto una notable mejoría en el balance de ventas.

Cabe destacar que el sector de la construcción no ha vivido sus mejores años y si bien la creación de casas de madera está en el mismo ámbito, el de crear alojamiento para personas, no se ha visto afectado, al contrario, ha visto crecer su demanda y estos son algunos de los principales motivos, no pierdas detalle.

Ventajas de vivir en una casa de madera

Menor humedad: el principal motivo que suele tenerse a la hora de decantarse por una casa de madera, es que por su composición natural, es capaz de mantener la humedad del ambiente, consiguiendo mejorar la salud de personas con asma o sensibles a coger resfriados y catarros en entornos húmedos.

Si bien la madera te ayudará a mantener en línea la humedad, esto no significa que el propio suelo donde se encuentre nuestra casa pueda transmitar a la madera esa humedad, por lo que se aconseja su construcción o instalación, por lo general, en cimentaciones robustas y sólidas como el cemento.

Menor consumo eléctrico: en relación con el punto anterior, al disponer de una casa con menos humedad y una temperatura más agradable, lo normal es que se utilicen muchos menos aparatos como deshumidificadores, estufas, aires acondicionados, .. logrando así un menor consumo eléctrico que con lo cara que está la factura, realmente, es de agradecer.

Mayor durabilidad: si bien se tiende a pensar que la madera necesita de un mayor cuidado que las casas de ladrillo, la realidad es bien diferente, ya que en la actualidad, la madera con la que se construye este tipo de casas, viene preparada con tratamientos que son capaces de mantenerse al resguardo de inclemencias atmosféricas como altas temperaturas, bajas, lluvias o incluso nevadas.

Además, la madera tiene una durabilidad mucho mayor a la de los materiales creados por el hombre, por lo que solo hace falta ver a tu entorno para ver cuanto tardan en demoler edificios que con el paso de los años no se sostienen a grandes casas de madera que llevan instaladas casi una eternidad y en lugares, por lo general, mucho más expuestos que los edificios de las grandes urbes.

Por todos estos motivos, principalmente de salud y económicos, no es de extrañar que cada vez sean más las personas que ven en la madera, el material favorito a la hora de comprar una vivienda.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. La verdad es que cada vez más gente y más empresas están viendo en las casas prefabricadas de madera una opción cada vez más viable por precio, calidad y tiempos. Para muestra de la cantidad de empresas y tipo de casas que hay, un botón: https://www.casalium.es/casas

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre