Podemos nació porque el PSOE había “tirado por la borda”, muchas de sus reivindicaciones, principios y convicciones. Se gestó desde la indignación y tomó forma a través del Movimiento 15M de mayo del 2011. Concitó muchas expectativas e ilusiones, viéndose reflejadas en las elecciones que concurrían, empezando por las del Parlamento Europeo del 24 de mayo de 2014 con la obtención de 1.253.837 votos el 7,98% y la consecución de 5 parlamentarios europeos. Ya en las siguientes le produjo un gran arraigo en la Sociedad, hasta el punto de casi erigirse como alternativa del Partido Socialista.

Eso ocurrió en la que hasta ahora ha sido las elecciones más significativas y de mejor resultado para Podemos, concretamente las generales del 20 de diciembre de 2015, cuando obtuvo 5.189.333 votos el 20,68 % y 69 diputados, pasando a ser la tercera fuerza política, detrás del PP con el 28,71% y 123 diputados y el PSOE con el 22,01% y 90 escaños

Sin embargo en muy poco tiempo empezó a dilapidar los resultados y éxitos alcanzados. De una parte, por no haber articulado aun desde la pluralidad, un proyecto común y prestarse a la confusión con tantas siglas, que con el tiempo se ha comprobado distorsionaban la construcción de un mensaje homogéneo y unitario, que representara al conjunto de la organización en todo el Estado.

A todo esto se unió las luchas y depuraciones internas, hasta el extremo de la mayoría de los fundadores y fundadoras quedarse en el camino, o crear como ha sido el caso de Iñigo Errejón sus propias marcas electorales al principio conjuntamente con Manuela Carmena Mas Madrid, para concurrir a las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo de 2019 y posteriormente con Mas País concurriendo a las generales del 10 de noviembre de ese mismo año.

Expongo todo esto desde la pesadumbre, pues como militante desde hace mucho tiempo del PSOE y comprometido siempre con su ala izquierda, confieso que al fallar mi Partido en sus postulados ideológicos, llegue a ver con cierta simpatía que al menos éstos no decayeran, aunque fuera a través de otro partido  político, como parecía iba a ser el caso de Podemos.

Aparte de mis hijos, me consta que hubieron otros muchos de compañeras y compañeros del PSOE, quienes al principio llegaron a simpatizar con Podemos. Aunque cada vez han ido a menos y ya sin gran entusiasmo. Tentado por la curiosidad y para conocer de primera mano su estructura y funcionamiento, llegué a asistir a varias asambleas de sus acampadas. Confieso que la impresión que me causó en aquel entonces fue satisfactoria. Los debates estaban bien organizados y sus contenidos eran enriquecedores y de mucha profundidad, algo que habiendo sido  sido una constante y seña de identidad en el Partido Socialista se había perdido.

Al formar parte del gobierno en muchas instituciones, la cuestión orgánica en Podemos se ha quedado en un segundo plano, e incluso, igual que ocurre con otros partidos  desde los cargos institucionales, se viene mediatizando y en ocasiones secuestrando al conjunto de la organización, mediante la formula de personas en sus diferentes ámbitos territoriales, ostentar cargos orgánicos y públicos al mismo nivel y desde éstos se erigen en jueces y parte.

Esto es lo que ha venido ocurriendo con Pablo Iglesias, formando parte como vicepresidente segundo del Gobierno, aún teniendo un margen de tiempo de aproximadamente un año, en plena crisis de la pandemia por el coronavirus, convocó la Tercera Asamblea Ciudadana Estatal, con la participación de los militantes por  vía telemática entre el viernes 15 y jueves 21 de éste mes de mayo Tal y como era previsible, de la misma salió fortalecido, hasta unos niveles bastantes relevantes. Aunque con una muy baja participación (un tercio en relación el anterior congreso) ya que  tan sólo fue de 59.201 (11,46% del total) de un censo de 516.492, o del 27% considerando los 219.158 activos Fue reelegido con el 92% de los votos, como se suele decir “casi a la búlgara” y sin prácticamente ninguna oposición.

Al Consejo Ciudadano Estatal, él y el otro candidato Fernando Barredo,  exdirigente de Podemos en Castilla León, que sólo obtuvo 4.503 votos, el 7,8% del censo electoral, presentaron candidaturas cerradas con 89 candidatos. Era de esperar y ganó la de Pablo Iglesias, lo que le hace tener un poder absoluto.

Él junto al grueso de su equipo tienen cargos institucionales y desde éstos, mediatizan o secuestran al conjunto de su organización, lo mismo que ocurre con los demás partidos políticos (salvo el PNV que separa el cargo público del orgánico y es éste el que prevalece, apoyando desde el mismo a sus representantes institucionales, pero también controlándoles para que no se deriven de la línea política marcada, o tengan conductas indeseadas).

En tan poco tiempo Podemos también ha empezado a desdibujarse y degradarse, como por ejemplo, eliminando la limitación de 12 años en la ostentación de los cargos orgánicos e institucionales y la erradicación de percibir como salario máximo 3 veces el SMI, que fueron dos de sus grandes señas de identidad. Con éste tipo de medidas se convertirá como una organización política más, perdiendo su carácter vocacional y sus dirigentes, se dedicaran a vivir igual que los demás como políticos profesionales.

La desmovilización y falta de participación de los inscritos en ésta III Asamblea Ciudadana Estatal, es el claro síntoma de la deriva que ha venido experimentando Podemos. No ha sabido compaginar su labor institucional con la orgánica, habiendo dejado la organización política a la deriva y a sus simpatizantes y militantes sin apenas actividades a desarrollar. Esperemos que la critica tan acertada que hacían denunciando a la casta política, no tengamos que aplicársela a ellos.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorHomo compensator
Artículo siguienteSeñor presidente de Portugal, usted es un hombre valiente
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

3 Comentarios

  1. “igual que los demás” no… sigue existiendo la limitación de salarios y se ha actualizado debido al aumento del SMI, pero se pretende ocultar porque precisamente son los únicos que lo hacen.

    “igual que los demás” no… no defienden un “socioliberalismo” de palo en el que lo más importante (la economía) sigue vendida al gran capital y a los grandes poderes nacionales y extranjeros, como pasa en el PxxE.

    “igual que los demás” no… no son republicanos-monárquicos, ni veganos-carnívoros como el PxxE.

    “igual que los demás” no… no se financian con millones de € de Bancos, a los que luego se deben.

  2. Señor Jesús, con respeto exponerle que el articulo tenia un formato y limite de espacio. Como persona de izquierda me hubiera gustado exponer cosas positivas que sin duda ha hecho Podemos, como lo que usted muy bien ha planteado acerca de su no dependencia bancaria. En lo que respecta al salario a percibir por sus cargos públicos de como máximo tres veces el SMI, es de sentido común que si éste sube, automáticamente la subida le afectará a sus perceptores y en consecuencia no habría que introducir ninguna modificación. Así y todo en su momento esa medida fue muy bien acogida, pero habría que saber si se está aplicando a todos los afectados, o sólo se ha quedado como un impacto de cara a la galería y es que poniendo el ejemplo de mi municipio Las Palmas de Gran Canaria, en el primer pleno de ésta legislatura, que fue extraordinario y sólo para aprobar el incremento de salario de la corporación, algo que se hizo en menos de dos minutos y por unanimidad de todos los grupos municipales, incluido el de Podemos que forma parte del Gobierno de la ciudad. El incremento aprobado fue del 14% para el grupo de gobierno y del 47% para la oposición. Podemos por decencia y dignidad tenía que haber votado en contra, máxime si realmente no les afecta el referido aumento salarial de 3 veces el SMI.

  3. Mas que no afectarle el incremento del SMI pues la resolución adoptada contempla la vigencia en cada momento para su aumento, en caso de no incidir en ellos el incremento tan considerable de sueldos aprobados en el pleno extraordinario, no se entiende por qué el Grupo Municipal de Podemos participó con su voto afirmativo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre