Foto: Twitter @realmadrid

El Clásico disputado esta noche tiene nombre propio: Vinicius Jr. La joven promesa brasileña ha sido el hombre clave, quien marcó el primer gol y quien desbordó por la banda izquierda una y otra vez. De no haber logrado un resultado positivo, la posición de Zidane en el Real Madrid iba a ser muy complicada, sobre todo después del ridículo del pasado miércoles en la Champions League. Un club como el Madrid, como cualquiera de los grandes clubes de Europa, no se puede permitir dos años en blanco y hoy, gracias a Vinicius, el entrenador francés ha salvado su primer match ball en la única competición en la que el Real Madrid tiene opciones reales de lograr un título.

Ha sido un partidazo, con alternativas, con ocasiones y, sobre todo, con grandes intervenciones de los porteros porque tanto Courtois como Ter Stegen habían evitado que se abriera el marcador con varios paradones sobre todo uno del belga a Lionel Messi y otro del alemán a tiro de Isco.

A nivel de juego, el Real Madrid ahogó al Fútbol Club Barcelona en la salida de balón, lo que provocó errores en la entrega que generaron acercamientos peligrosos de los madridistas. Sin embargo, el Barça, cuando tuvo cierto control del balón en el centro del campo, también generó ocasiones de gol claras.

No obstante, lo que se ha visto en el Santiago Bernabéu es a dos equipos muy flojos y muy mal dirigidos desde la banda. Zidane ha vuelto a mostrar sus carencias tácticas al colocar a jugadores como Valverde e Isco fuera de posición, lo que descompensaba totalmente tanto el esquema defensivo como la salida de balón. Setién, por su parte, no ha sabido introducir las modificaciones tácticas para paliar las dificultades que tenían sus defensas y Busquets para sacar la pelota jugada.

Lo que ha quedado claro en este partido es que el Real Madrid no tiene gol. Ha tenido que ser Vinicius, con sus graves dificultades de cara a puerta, quien abriera el marcador. El segundo gol llegó por uno de los parias del entrenador francés: Mariano, un delantero que tiene más gol en la sangre que Benzema y, sobre todo, que Luka Jovic.

El Barça, por su parte, ha mostrado mucha debilidad en el centro del campo, lo que tradicionalmente es el punto fuerte del club catalán.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre