Xosé Fortes, confundador de la Unión Militar Democrática (UMD), asegura en una entrevista para El País que la carta remitida al rey de España por un grupo de militares en la reserva es «una forma de ruido de sables, volver a las andadas”. En 1975 Fortes fue expulsado del Ejército por conspirar para la democracia. Hoy se avergüenza de las declaraciones de viejos mandos. «Los militares no hacen más por la patria que los médicos». La UMD fue una organización militar clandestina española fundada al final del franquismo por tres comandantes y nueve capitanes de diversas Armas con el objetivo de democratizar las Fuerzas Armadas y derrocar la dictadura. Hoy los supervivientes de aquella heroica aventura siguen siendo la voz de la conciencia crítica de nuestro Ejército. Mientras los antiguos luchadores por la libertad alertan ante el ruido de sables en los cuarteles, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha defendido que las fuerzas armadas españolas «se mueven dentro del ámbito constitucional y son totalmente democráticas», y que lo es también la formación que los militares reciben en las academias, según informa Europa Press.

En una entrevista en La Vanguardia Robles ha afirmado que la carta que militares retirados han enviado al rey Felipe VI la firma una «minoría, incluso entre los militares retirados», y que no representa a las fuerzas armadas.

Según la titular de Defensa, esas personas «se quieren amparar en una condición militar que ya no tienen, vinculados a la Fundación Franco, con la finalidad, muy irresponsable por su parte, de poner en una situación complicada al Rey».

«Pretenden obligarle a tomar parte en una determinada posición política, cuando lo que tiene que caracterizar a la monarquía constitucional es la neutralidad política», ha lamentado.

En cambio (ha sostenido), los militares en activo «son plenamente constitucionales, son gente preparada, formada, que, pese a recibir unas retribuciones muy bajas, están muy comprometidos con todo los españoles».

También ha afirmado que la actuación del rey emérito Juan Carlos I le parece «absolutamente rechazable desde todos los puntos de vista», porque la primera obligación de todos los ciudadanos es cumplir con Hacienda. Sin embargo, ha apelado a la presunción de inocencia como garantía: «Siendo políticamente rechazables los comportamientos del rey Juan Carlos, desde un punto de vista penal tiene pleno derecho a la presunción de inocencia».




Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Como ex militar debo decir que somos servidores públicos, ni más ni menos importantes que sanitarios, funcionarios, bomberos o maestros. Ni más ni menos. Mientras los servidores públicos se afanan en trabajar para el pueblo, algunos militares infaman a su Patria denostando a la democracia y medran para derrocar a nuestro legítimo gobierno. Son una minoría éticamente degradada y socialmente podrida.

  2. Cierto, pero cuando algún médico, maestro o funcionario, del tipo q sea, comete alguna negligencia, infracción, etc. se toman las medidas pertinentes….

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre