Irune Costumero.

Tras tres años y medio sin su hija, Irune Costumero podrá al fin reunirse en el Ministerio de Igualdad con la Delgada del Gobierno contra la Violencia de Género, Vicky Rosell, después de que la ONU pidiera Justicia y diera un toque a España por la situación de desamparo que viven esta mujer y su hija. Ambas fueron separadas cuando la Diputación de Bizkaia decidió que la pequeña fuera a vivir con su padre por el falso síndrome de Alienación Parental.

Nada más darse a conocer que la relatora contra la violencia de género de la Organización de las Naciones Unidas mostrara su preocupación a España «por la integración física y mental de la señora Costumero» y también de la niña, la ministra de Igualdad, Irene Montero, lanzó un tuit de apoyo de Irune Costumero:

La reunión tiene lugar en un momento vital para Irune y su hija. Está en medio del proceso judicial para recuperar la custodia compartida de la niña una vez que la Diputación de Bizkaia, cuyo servicio de Menores a la Infancia y su diputado foral a la cabeza, Sergio Murillo, están imputados por la forma en que arrebataron con violencia de los brazos de la madre a la pequeña de entonces cinco años, y se ha inhibido de la causa para que sea la Justicia -al fin- quien tenga la última palabra.

Irune Costumero confirma a Diario16 que está agradecida por las muestras de apoyo del Ministerio de Igualdad y espera que su implicación le ayude a recuperar al fin a su hija, que lleva la mitad de su vida separada de ella.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa latente xenofobia del PP se solapa con el discurso de Vox
Artículo siguienteVíctimas del ERTE
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre