Junts per Catalunya ha calificado de “barbaridad y atentado a la democracia” la decisión del juez del Tribunal Supremo que investiga la causa del procés, Pablo Llarena, de rechazar de nuevo que el candidato a la presidencia de la Generalitat, Jordi Sànchez, acuda a su sesión de investidura pese a la petición de medidas cautelares del Comité de Derechos Humanos de la ONU.

“El mismo juez Llarena reconoce que está limitando los derechos políticos de Jordi Sànchez y lo justifica anteponiendo unos supuestos derechos colectivos españoles”, ha reprochado la portavoz de la formación juntera Elsa Artadi. “Intuimos que para el juez Llarena ningún candidato de JxCat es válido y que cualquiera acabará en prisión”, ha agregado.

Artadi cree que se está llevando a cabo “un golpe de Estado togado, cambiando el ejército por jueces”. Un mensaje que subrayó el vicepresidente primero del Parlament, Josep Costa, quien incluso lo ha comparado con el golpe de Estado del general Tejero el 1981: “Tejero entró en el Congreso, hoy Llarena entra en el Parlament”.

Costa ha dicho que “el juez está desobedeciendo las medidas cautelares dictadas por la ONU”, en referencia a la admisión a trámite de la denuncia de Jordi Sànchez ante el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que instaban al Estado a respetar los derechos políticos del expresidente de la ANC. “Es un atentado a la democracia que no dejaremos pasar”, ha avisado el vicepresidente del Parlament.

En este sentido, Costa ha asegurado que “al Estado español no le saldrá gratis desatender las medidas de las autoridades europeas” y ha manifestado que la Cámara catalana se podría querellas contra el magistrado del Supremo: “Hay acuerdo para tirarlo adelante de forma inminente”, ha explicado apuntando a su propio partido, ERC y CUP.

Carles Puigdemont, ha criticado a través de twitter que la Justicia estatal “no respeta el resultado de las elecciones, no respeta la mayoría parlamentaria y no respeta las Naciones Unidas”. “El daño a la democracia es inmenso. No permitiremos que sigan pisando nuestros derechos ni doblegando la democracia”.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. El mero hecho que muchísimos españoles progresista dudemos de la imparcialidad, velocidad, y sentencias de algunos jueces, sería más que suficiente como para defenestrar todos los tribunales y someter la designación de estos al voto popular.
    Nadie me puede hacer creer que los jueces intervinientes en el caso catalán, en los EREs, en la segregación por sexo en las escuelas, en la obligación de aprobar la Religión Católica, el respaldo a las actuaciones de la policía, las trampas en las titulaciones, la poca energía en juzgar y condenar a los corruptos de su banda ideológica (derecha)), y en la rapidez y dureza en juzgar y condenar a manifestantes de izquierdas, sindicalistas, comediantes, etc., no lo están haciendo a indicaciones de la derecha política, lo siento pero es lo que percibimos.
    Meses atrás hemos podido ver a Policías apaleando con furia a señoras mayores, jubilados, y personas indefensas y la inacción mostrada ante las agresiones de grupos ultras, donde se limitan a mirar.
    Una nación sin una justicia leal e independiente como España es un régimen totalitario, injusto y abusador, me recuerda cuando los empresarios chorizos vitoreaban en Santiago d Chile a los golpistas asesinos.
    El régimen Raijoniano hoy a superado con creces a Venezuela.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre