En las manos adecuadas y utilizándola de manera correcta, una tarjeta de crédito puede ser una herramienta muy valiosa. La flexibilidad que ofrecen estos instrumentos financieros, a la hora de realizar presupuestos personales y familiares, así como la posibilidad de realizar compras que de otro modo sería casi imposible, se convierte en un gran incentivo para muchas personas.

Sin embargo, si no se tiene cuidado, el titular de la tarjeta de crédito podría encontrarse con problemas debido a las altas tasas de interés y otros cargos que implica su utilización. Esto podría llevar al usuario estar en una posición mucho peor de lo que estaba antes de obtener la tarjeta de crédito.

Por eso, es importante tener en cuenta las siguientes ventajas y desventajas que se pueden presentar al comprar con las tarjetas de crédito que la mayoría de los bancos y otras instituciones, ofrecen a sus clientes.

VENTAJAS:

  • Construye historial crediticio: El uso responsable de una tarjeta de crédito a lo largo del tiempo contribuye a crear el historial personal de crédito, pudiendo entonces cumplir los requisitos para que se apliquen mejores tipos de interés y otros beneficios financieros.
  • Recompensas: Muchas tarjetas de crédito ofrecen programas de recompensas mediante los cuales se acumulan puntos, y de igual manera ofrecen descuentos en ciertos establecimientos comerciales y tienen otros beneficios como la acumulación de kilómetros por viajes o programas de viajero frecuente.
  • Casos de emergencia: Hay veces que el dinero es indispensable a la hora de una emergencia. Cuando ocurre de un gasto inesperado o una urgencia bien sea médica o de otra índole, las tarjetas de crédito pueden ser una solución fácil y rápida.
  • Comodidad: Las tarjetas de crédito reducen la necesidad de llevar dinero en efectivo. La mayoría de las tiendas y establecimientos comerciales aceptan tarjetas de crédito y también son necesarias para las compras en línea que hoy en día son más comunes.

DESVENTAJAS:

  • Deuda creciente: Si la tarjeta de crédito tiene un saldo que se va manteniendo mes a mes, puede ser muy fácil que se vayan acumulando altos cargos e intereses. Muchas personas no utilizan las tarjetas de crédito como método de endeudamiento, pero tampoco hay que negarse a hacerlo, simplemente tener cuidado.
  • Gastos excesivos: Las tarjetas de crédito pueden facilitar muchas cosas, pero también pueden hacer que la persona incurra en gastos excesivos. Con una tarjeta de crédito, el titular está gastando un dinero que no tiene aún necesariamente. Igual que en el punto anterior, esto puede llevar a una deuda inesperada.
  • Cargo e intereses: Una tarjeta de crédito es en esencia un préstamo y un préstamo no es gratis. Utilizar y administrar erróneamente una tarjeta de crédito puede conducir a una deuda importante.
  • Fraude: Las tarjetas de crédito así como otras formas electrónicas de pago, conllevan ciertos peligros. Las tarjetas de crédito se pueden robar, clonar, e incluso se pueden utilizar para robar no sólo dinero, sino la identidad del titular.

En resumen, las tarjetas de crédito pueden ser muy útiles para gestionar las finanzas, pero también pueden resultar caras. Lo mejor es ser prudente y no abusar de ellas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 − tres =