Foto: Flickr

A mediados del año 2010 la indignación se apoderó de Venezuela cuando se descubrió que miles de toneladas de alimentos importados por el gobierno del entonces presidente, Hugo Chávez Frías, a través de la empresa Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (PDVAL) filial de Petróleos de Venezuela S.A. habían sido encontrados en contenedores en Valencia, Cumaná, Maracaibo, Portuguesa, Barinas, San Cristóbal, Vargas, Cojedes, en completo estado de descomposición[1]. La pestilencia de la comida impidió que el caso pudiera seguirse manteniendo en silencio. Se trataba de 170 mil toneladas de comida podrida mientras en el pueblo venezolano padecía —y aun padece— hambre, dando así al traste con el discurso gubernamental que insiste en asegurar que está atento a las necesidades del pueblo, pero al que la realidad desnuda y deja ver como la más simple y llana demagogia.

Ahora bien, quien creyó que está situación se castigó y se corrigió se equivoca, pues aun hoy día la situación sigue repitiéndose y así lo comprobarían documentos llegados a nuestra mesa de redacción, en los cuales se deja evidencia de que grandes cantidades de alimentos presuntamente se estarían descomponiendo para luego ser incinerados, mientras la población Venezuela sufre la peor crisis humanitaria de toda su historia.

Lo que a ustedes presentamos es apenas una muestra de lo ocurrido en el estado Anzoátegui en los meses de diciembre de 2018 y enero 2019, así como en agosto y septiembre de 2018.

La descomposición de los alimentos obedecería, principalmente, a la negligencia, al mal manejo de los alimentos, a la forma en que son almacenados, a la falta de previsión con respecto a la fecha de vencimiento de los mismos al momento de adquirirlos en el mercado y a la pérdida de la cadena de frío, entre otras.

Y si la información de la descomposición de comida resulta inaceptable, peor aún resulta lo revelado por nuestras fuentes de información, quienes alertan de que en realidad se estaría ante un esquema de corrupción consistente en reportar la desincorporación de los productos de los depósitos de PDVAL para posteriormente venderlos a comerciantes de la zona. En específico, los informantes denuncian al Jefe de la estatal en el estado Anzoátegui, Frank Gómez, quien supuestamente le vende estos productos a un comprador exclusivo llamado Carlos Calderón. A pesar de que en las actas se informa de que los alimentos desincorporados son incinerados, las fuentes informativas refieren que no existe registro fotográfico o audiovisual de esto, por lo que se podría estar en presencia de reportes falsos sobre la desincorporación de productos por mal estado que, presuntamente, estarían siendo vendidos a terceros, significando esto grandes pérdidas para PDVAL y, por ende, para la colectividad.

Las actas de diciembre de 2018

A continuación damos a conocer a nuestros lectores una serie de actas de “desincorporación de productos fuera de parámetros no aptos para el consumo humano directo”, emanadas de la Gerencia de Control de Calidad de PDVAL.

Los casos aquí referidos tienen que ver únicamente con el estado Anzoátegui, peros las fuentes aseguran que las irregularidades se cometen a nivel nacional.

Así, en primer término tenemos el acta identificada con el código ADI: A240JH031218-01, de fecha 3 de diciembre de 2018, en la que se desincorporan 97,720 kilos de alimentos en el estado Anzoátegui. Se trataba de 54 unidades contentivas de 12 empaques de 30 huevos de gallina “La Caridad” y 9 unidades de Salsa de tomate “La Hacienda” de 380 gr c/u.

El acta estaba firmada por el jefe estadal, Frank Gómez; el supervisor de control de calidad, Johan Hernández; el representante de finanzas del estado, Omarlin González; el representante de mercadeo del estado, Gladys Estevas; el representante de seguridad integral, Marcelo Lucero; y el jefe de instalación, Lixanni Beroni.

Estas firmas se repiten en el resto de las actas que damos a conocer en esta nota.

El acta ADI: A240JH061218-01, del 6 de diciembre de 2018 refería la desincorporación de 99,42 kilos de productos descompuestos en el estado Anzoátegui, a saber, atún y huevos de gallina.

El acta ADI: A240JH101218-01, fechada el 10 de diciembre de 2018, daba cuenta de la desincorporación de 96 kg de productos fuera de parámetros generados en el estado Anzoátegui, en este caso, huevos de gallina y aceite de soya.

El acta ADI: A240JH121218-01 del 12 de diciembre de 2018, dejó constancia de la desincorporación de 99 kg de productos fuera de parámetros generados en el estado Anzoátegui, a saber, huevos de gallina.

A través del acta ADI: A240JH141218-01, se desincorporaron el 14 de diciembre de 2018, 99 kg de productos fuera de parámetros generados en el estado Anzoátegui. En esta caso, huevos de gallina.

Mediante el acta ADI: A240JH171218-01 se desincorporaron el 17 de diciembre de 2018, 99,00 kg de productos en el estado Anzoátegui. Nuevamente se trataba de huevos de gallina.

El 21 de diciembre de 2018, mediante el acta ADI: A240JH211218-01 se desincorporaron en el estado Anzoátegui 97,70 kg de productos fuera de parámetros. Se trataba de huevos de gallina, aceite de soya, salsa de base de tomate, preparado de margarina, detergente con suavizante, arroz tipo I y lavaplatos multiuso.

El acta ADI: A240JH261218-01 fechada el 16 de diciembre de 2018 informó de la desincorporación de 97,60 kg de productos fuera de parámetros generados en el estado Anzoátegui. Se trataba de lavaplatos multiuso, aceite de soya y huevos de gallina.

A través del acta ADI: A240JH271218-01 con fecha 27 de diciembre de 2018, se dio cuenta de la desincorporación de 99,00 kg de productos no aptos para el consumo humano en el estado Anzoátegui, los cuales se procedió —como a los otros anteriormente reportados— a incinerar.

En esta ocasión se trató de huevos de gallina.

El acta ADI: A240JH281218-01, fechada el 28 de diciembre de 2018, informó acerca de la desincorporación de 99,00 kg de productos fuera de parámetros generados en el estado Anzoátegui, a saber, huevos de gallina.

A través del acta ADI: A240JH291218-01, fechada el 29 de diciembre de 2018, en el estado Anzoátegui, se desincorporación de 86,40 kg de productos no aptos para el consumo humano. Con en las anteriores oportunidades se trataba de huevos de gallina.

En total, de acuerdo a la información aportada por estas actas aquí referidas, durante el mes de diciembre de 2018, en el estado Anzoátegui de desincorporaron 972,84 kilos de alimentos y productos no aptos para el consumo humano en el Centro de Distribución de PDVAL.

Actas de enero de 2019

Al igual que las anteriores, en enero de 2019, las actas de que damos cuenta a continuación estuvieron elaboradas y firmadas por el jefe estadal, Frank Gómez; el supervisor de control de calidad, Johan Hernández; el representante de finanzas del estado, Omarlin González; el representante de mercadeo del estado, Gladys Estevas; el representante de seguridad integral, Marcelo Lucero; y el jefe de instalación, Lixanni Beroni.

El acta ADI: A240JH290119-01, fechada el 29 de enero de 2019, informó la desincorporación de 93,84 kg de productos fuera de parámetros generados en el estado Anzoátegui. Se indicó que dichos productos luego de su desincorporación serían incinerados.

Se trataba de 21, 600 kilos de huevos de gallinas; 78 unidades de salsa base de tomate “La Hacienda” equivalentes a 29,640 kg; 13 unidades de detergente con suavizante; 4 unidades de atún en agua “Today” de 140 gr; 7 unidades de atún en agua “Daguan” de 170 gr; 3 unidades de sardina en aceite vegetal Lina de 270 gr; 9 unidades de lavatodo multiuso limón amarillo de 800 ml; 23 unidades de lavatodo multisuso limón de 800 ml; 1 unidad de harina de trigo leudante Robín Hood de 1 kg; 1 unidad de aceite de soya Yoca de i lit; 1 unidad de jabón de panela bebé puro de lavar de 200 gr; 1 unidad de arroztipo I Santoni Premium de i kg; 1 unidad de arroz blanco saborizado Gran Márquez de 1 kg; 1 unidad de arroz blanco tipo I Cogoyal de 1 kg; 3 unidades de jabón de barra puro de avena de 80 gr; 7 unidades de crema dental Colgate de 100 gr; 2 unidades de shampoo 2 en 1 limpieza renovadora Head Shoulder de 400 ml.

En específico la gerencia de Control de Calidad de la Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos S.A. (PDVAL), GCC-UCC-UEP-AEP/P02-F01/REV-04, en su acta de inspección de productos en almacenaje fechada el 29 de enero de 2019 detallaba los productos en anaqueles en el estado Anzoátegui al 4 de febrero de 2019 identificada con el código A240JH290119-01 que luego de efectuarse la evaluación en el centro de Distribución ubicado en Barcelona, estado Anzoátegui, ubicado en la Calle San Antonio, Zona Industrial Mesones, bajo la responsabilidad de Félix Sánchez, se procedió a la desincorporación y posterior incineración de los productos por daños en los mismos.

Asimismo, el acta ADI: A240JH300119-01, fechada el 30 de enero de 2019, refiere la desincorporación en el Centro de Distribución de Barcelona de 13,58 kg de productos fuera de parámetros generados en el estado Anzoátegui.

A saber, se desincorporaron e incineraron 97 unidades de Sardina Napolitana Lina de 140 gr.

Esta fue la respectiva acta de evaluación:

Mediante el acta ADI: A240JH310119-01, de fecha 31 de enero de 2019, en el Centro de Distribución ubicado en Barcelona se desincorporaron 99 kg de productos fuera de parámetros para consumo humano en el estado Anzoátegui.

A saber eran 55 cajas de huevos de gallina de 12 X 30 Unidades.

El acta de evaluación la vemos a continuación:

En total, de acuerdo a las actas a las que pudimos tener acceso en enero de 2019. Se desincorporaron e incineraron 206,42 kilos de productos no actos para el consumo humano.

Lavado de manos en productos para animales

La Gerencia de Control de Calidad de PDVAL en el acta de evaluación de productos A240JH070918-01, fechada el 7 de septiembre de 2018, en el estado Anzoátegui, da cuenta de 96,32000 kilos de productos destinados al consumo animal generados en centro de distribución de esa entidad oriental.

Se advierte que esa gerencia no se hacía responsable por el consumo animal de dichos productos.

A saber, los productos desincorporados eran pasta larga “La Especial”, harina de maíz precocida blanca, arroz “ven a casa”, azúcar refinada, arroz tipo I, pulpa de piña, pulpa de melocotón, atún al natural en agua, pasta tornillo, aceite de soya, chicha larga duración de diversas marcas y presentaciones.

Estos productos se destinan al consumo animal, principalmente, por encontrarse alterados y por haberse perdido la cadena de frío.

El acta de evaluación de productos A240JH140918-02 de fecha 14 de septiembre de 2018 en el estado Anzoátegui, informa de la desincorporación de 97,500 kg de productos de diversas marcas y presentaciones que se destinan al consumo animal.

A saber, aceite de soya, jamón cocido superior, queso blanco pasteurizado, casabe tipo galleta, margarina, azúcar blanca refinada, preparado de margarina, harina mezcla precocida y enriquecida, lactovigor, fororo, arroz tipo I condimentado, arroz tipo I, y frijoles, que se destinan al consumo animal por estar alterado, por la pérdida de la cadena de frío y por presentar daños por humedad.

El acta de evaluación de productos A240JH210918-03, de fecha 21 de septiembre de 2018, en el estado Anzoátegui, informa la desincorporación de 93,56 kilos de casabe tipo galleta, arroz blanco, frijol bayo, arroz tipo I, pasta larga y margarina de diversas marcas y presentaciones, que se destinarán al consumo animal.

 

El acta de evaluación de productos A240JH280918-04, de fecha 28 de septiembre de 2018, refleja la desincorporación de 100 kilos de productos que se destinan al consumo animal por presentar daños debido a la humedad.

A saber, se trataba de 100 kg de azúcar refinada.

 

No dejó de ser significativa la cantidad de productos al consumo animal con las consiguientes pérdidas para la empresa.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre