La joven Patricia, con su padre.

Félix Steven Manrique, el hombre que captó a la joven Patricia Aguilar en 2017, fue condenado a 20 años de prisión por el delito de trata de personas con fines de explotación.

El Trigésimo Primer Juzgado Especializado en lo Penal con Reos en Cárcel de Lima dictó la sentencia contra Manrique, que usaba el seudónimo de ‘Príncipe Gurdjeff’, y le ordenó además el pago de una reparación civil de 88.000 soles (26.000 dólares) a favor de las agraviadas.Manrique, de 35 años, convivía junto a tres mujeres, dos peruanas y la joven española, y cinco niños concebidos con ellas, en un caserío de la localidad de San Martín de Pangoa, en la selvática provincia de Satipo, en la región Junín, hasta que la Policía de Perú logró el rescate de las mujeres.

La colaboración del padre de la joven española fue fundamental en la investigación y en la insistencia para que no se olvidaran de su hija desaparecida y de quien no tuvo información alguna durante años.

El captor, que se presentaba como un gurú, conoció a Aguilar cuando ésta era menor en un foro en Internet, y la convenció para que dejara a su familia y se uniera a él en Perú, lo que ella hizo apenas cumplidos los 18 años.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorUna mujer de 61 años da a luz a su nieta para que su hijo gay sea padre
Artículo siguienteEl PP recompensó a un venezolano por informar contra Iglesias
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre