Scott Warren / Foto: Amnistía Internacional

Todo son malas noticias para los derechos humanos en países como Estados Unidos, Italia y la misma España. El totalitarismo nacionalista en su versión siglo XXI sigue avanzando mientras unos niegan que estemos ante un nuevo tipo de fascismo, otros lo blanquean y le restan importancia y los hay que simplemente se suben a su carro de horror e inhumanidad.

Puede que lo que estamos viviendo no sea fascismo puro y duro, pero se parece bastante. Así, Amnistía Internacional ha tenido que iniciar una campaña de recogida de firmas para salvar a Scott Warren, el profesor de la Universidad de Arizona que se enfrenta a 20 años de prisión por dar agua, comida y cama a los migrantes que cruzan la frontera con México en pleno desierto. “En Amnistía pensamos que dejar agua en el desierto o comida o dar medicinas a personas heridas no debería acarrear 20 años en la cárcel, que es lo que le puede pasar a Scott. ¿Opinas igual? Queremos que el fiscal de Arizona sienta nuestra indignación y se le retiren los cargos a este activista de los derechos humanos”, asegura la oenegé en un comunicado.

Warren, de la asociación No more deaths (No más muertes) es profesor de Geografía, y vive en Ajo, una localidad próxima al desierto. En 2018 fue arrestado por proporcionar ayuda a migrantes en esa zona, que resulta ser un punto de encuentro para personal voluntario al que acuden muchos “espaldas mojadas” en busca de comida, asistencia médica y un lugar en el que poder descansar, según Amnistía Internacional.

La Fiscalía Federal acusa a este hombre de “encubrimiento y conspiración para el tráfico de personas”. Warren fue identificado en la zona conocida como “el corredor de Ajo”, donde cada año mueren decenas de personas a causa de las altas temperaturas y la deshidratación que sufren en su travesía. Ya ha sido juzgado, pero su juicio se declaró “nulo” porque el jurado no llegó a una decisión unánime para condenarlo, según establece la ley.

“Concretamente ocho miembros lo declararon inocente y cuatro culpable. Por lo tanto, el juez destituyó al jurado y convocó una audiencia para el 2 de julio en el que la Fiscalía indicará al tribunal si tiene la intención de volver a juzgar a Scott con un nuevo jurado. El fiscal todavía puede retirar los cargos, por lo que sigue siendo muy necesario seguir firmando esta ciberacción. ¡La pesadilla de Scott puede acabar el 2 de julio si nos ayudas!”, apela Amnistía Internacional.

Los delirios de Donald Tump y sus políticas xenófobas están llegando demasiado lejos. Tanto como procesar a Warren y a otros activistas que pueden terminar entre rejas por hacer lo que dice la Biblia: “Dar de comer al hambriento y de beber al sediento”. Todavía están recientes aquellas escalofriantes imágenes de niños inmigrantes metidos en jaulas y separados de sus familias por orden del presidente norteamericano. La última ha sido el anuncio de que Estados Unidos abandonará el Consejo de Derechos Humanos de la ONU por, según la Administración Trump, la “actitud sesgada” de ese organismo hacia Israel en sus resoluciones sobre la represión sobre los palestinos de Gaza.

No es el único caso que demuestra hasta dónde están llegando los populismos ultraderechistas, movimientos solo comparables a los fascismos de Adolf Hitler o Benito Mussolini. Pia Klemp es activista, bióloga y capitana de barco. La mujer, de 35 años y nacida en Bonn (Alemania) será juzgada en Italia por ayudar a rescatar a más de mil migrantes en el Mediterráneo. Si es declarada culpable, Klemp podría enfrentarse a 20 años de cárcel y multas por ayudar a la inmigración ilegal. Más de 100.000 personas han firmado una campaña en la plataforma Change “en solidaridad con todos los valientes y comprometidos ayudantes y para que se haga un llamamiento al ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, para absolver a los rescatistas de inmediato”.

Por su parte, en España las políticas antiinmigración impuestas por Vox empiezan a carburar a pleno rendimiento en Andalucía. En esta ocasión van a ser los niños inmigrantes que llegan solos a España (los ‘menas’ o menores no acompañados), los que probablemente van a pagar el pato de las ideologías ultras con las que la formación verde empieza a impregnar las decisiones de sus socios de gobierno, tanto PP como Ciudadanos. Según una nota de prensa del partido de Santiago Abascal, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla, ha viajado a Marruecos para tratar diversas cuestiones, entre las que destaca la “gestión de los menores extranjeros no acompañados”. En el comunicado, Vox se jacta de haber logrado que Moreno Bonilla haya incluido este punto en la agenda de asuntos a tratar con el país vecino del norte de África.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. no voy a entrar en debate «aridos» con usted en este tema de la inmigracion pero si le quiero dar mi opinion muy particular y que comparten muchismos compatriotas mios alla en la isla caribeña de cuba : yo soy partidario de la inmigracion legal, ordenada y segura; ahora bien lo que tienen que hacer europa y norteamerica es vigilar y sancionar por distintas vias a los ladrones de cuello blanco del resto de las naciones porque fijate tu , este mismo medio de informacion tiene publicado un articulo en donde se demuestra que «miles de millones de euros fueron robados , lavados y justificados en españa a traves de los bancos españoles». ahi se lo dejo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 6 =