El escritor Manuel Vázquez Montalbán. Foto: Escritores.org.

Dedicó al periodismo cuarenta años de su intensa vida como escritor, ensayista, columnista y hombre comprometido con el tiempo que le tocó vivir. De hecho, la muerte le llegó en el aeropuerto de Bangkok, hace ya más de tres lustros, cuando la reciente caída del Muro de Berlín agudizaba su incisiva pluma para analizar, como sólo él era capaz de hacerlo desde la honestidad y el compromiso ideológico, los inapelables e intensos cambios que se aventuraban en el mundo a partir de entonces.

Manuel Vázquez Montalbán (Barcelona, 1939-Bangkok, 2003) fue muchas cosas, pero sobre todo fue un hombre muy de su época; tan apegado estuvo a ella que fue dejando constancia de la realidad que le rodeaba en miles de artículos periodísticos publicados en una veintena de cabeceras. La mirada inconformista. 40 años de periodismo, placer, revuelta y humor (Literatura Random House), con edición y prólogo de Francesc Salgado, es una inmejorable nueva oportunidad para redescubrir la magia del periodismo de distancia corta que guardaba siempre el escritor barcelonés.

Sorprendentemente, infinidad de sus análisis y reflexiones calzan a la perfección con el día a día que vivimos en pleno 2019. La pregunta que se viene inequívocamente a la mente es bien clara: ¿Qué pensaría hoy Vázquez Montalbán de esto o de aquello otro? ¿y de su querida Cataluña? ¿y de la nueva cocina?… Y así hasta agotar posibilidades de debate, porque la inquietud y olfato periodístico del padre de Pepe Carvalho no tenían límites.

No había asunto que se le resistiera: política internacional, globalización, cuitas nacionales varias, Cataluña, deportes, sociedad, prensa del corazón… Y todo ello con la perspectiva de un hombre forjado en los principios ideológicos de la izquierda como eje de un pensamiento basado en la búsqueda de la justicia y la igualdad. Como apunta Salgado en el prólogo de esta selección de artículos elaborada también por él sobre los 40 años de periodismo del escritor barcelonés, “Vázquez Montalbán era muy consciente de la importancia de defender la igualdad social que la izquierda había inyectado en el tejido social a lo largo del siglo XX en Europa”.

Una mirada atemporal

Cualquiera de los artículos aquí rescatados tienen el marchamo de la exquisitez literaria, porque Vázquez Montalbán era un periodista excelso con la palabra, de punzante ironía y mirada privilegiada para captar el trasfondo de cualquier gran tema. Salgado apunta en el prólogo que el autor barcelonés, nacido en 1939 en el Barrio Chino de Barcelona como perdedor de la guerra civil, tiene una mirada tan atemporal e imperecedera que ya entonces no tuvo contemplaciones con las cloacas del Estado que posibilitaron los GAL durante los gobiernos socialistas de Felipe González, y también vio venir que el aznarismo traía consigo el renacer de la vieja España, aunque también es cierto que quizá aquí se quedó demasiado corto en sus valoraciones.

Cuando a Manolo –como le llamaban los amigos– le llegó su último día en el lejano país asiático, aún le quedaban muchas cosas por vivir, muchas que contar y analizar, muchos platos nuevos que degustar, y también mucho humor que regalar con ese carácter tan suyo tan socarrón y ese estilo inequívocamente marca de la casa. Por todo ello, siempre nos quedará la duda y la pregunta sin responder: ¿Qué hubiera dicho Manolo de esto?

 

La mirada inconformista. 40 años de periodismo, placer, revuelta y humor
Manuel Vázquez Montalbán
Literatura Random House
19,90 €
356 páginas

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre