domingo, 19septiembre, 2021
18.4 C
Seville

Varios de los principales líderes de la Transición trabajaban para la CIA

En el momento actual, en el que PP, Ciudadanos, Vox y una buena parte del Partido Socialista, Pedro Sánchez incluido, se han lanzado a defender la Transición como un hecho histórico inmutable, el estudio de documentos de la Agencia Central de Inteligencia muestra que hubo demasiadas sombras que el pueblo necesita conocer

José Antonio Gómez
Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

Javier Maroto, el político que se traicionó a sí mismo

Javier Maroto (senador popular puesto a dedo por el presidente Castilla y León por imposición de Pablo Casado), aunque es y se siente vitoriano,...

Pedro Sánchez: en sus manos, ¡qué canalla es la política!

España tiene un problema con Pedro Sánchez, un serio problema que sólo se solucionará cuando él, que no el PSOE, deje la Presidencia del...

La mafia contra la academia

El ataque a profesores, publicaciones, libros y en general la academia tiene que ver con un enfoque característico de fascismo que consiste en instalar...

Sostiene Verstrynge

Mark Twain, entre otros escritores, filósofos, poetas y pensadores en general, es una gran despensa para los articulistas porque de él, de sus muchos...
- Publicidad-

En la década de los 70 del siglo XX era muy habitual que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos interviniera en las políticas internas de los países que podían afectar a la seguridad nacional norteamericana.

En un escenario de Guerra Fría, donde los bloques estaban muy definidos, lo que ocurriera tras la muerte de Franco era clave para los intereses de los Estados Unidos en dos frentes: por un lado, la necesidad de que España se adhiriera a la OTAN, para reforzar su presencia respecto a los países de la órbita soviética del norte de África; en otro orden, frenar el ascenso del Partido Comunista de cara a una posible democratización. En ambos frentes, la clave estuvo en dos hombres: Juan Carlos de Borbón y Felipe González.

Sin embargo, las injerencias de la CIA en España en esos años tan cruciales para la historia moderna empezaron con la instalación de las bases militares, el asesinato de Carrero Blanco, la Transición, el 23F o la entrada de España en la OTAN, por citar algunos hechos.

Respecto a la Transición, gran parte de los movimientos que se realizaron para convertir a España en una democracia tras 40 años de dictadura, estuvieron controlados por los agentes y los jefes de estación de la CIA. Para ello, los espías norteamericanos lograron captar como activos a importantes miembros del Ejército –en actividades paralelas a la colaboración con la inteligencia militar española–, destacados líderes políticos, grandes empresariosbanqueros, personajes de la cultura y periodistas.

La Transición era un hecho tan importante para los Estados Unidos que la CIA no dudó en enviar a su estación de la calle Serrano de Madrid a expertos oficiales de Agencia, hombres curtidos en operaciones encubiertas en Latinoamérica, como R. E. GahagenNéstor SánchezR. KinsmanL. Therry o Ronald Estes, quien, por cierto, tuvo participación en la Primavera de Praga o en Beirut, donde financió a la Falange Libanesa. Su llegada a España coincidió, casualmente, con el intento de golpe de Estado del 23F.

Juan Carlos de Borbón y Felipe González

Los hombres elegidos por la CIA y Estados Unidos para llevar los destinos de España tras la muerte del dictador fueron dos: Juan Carlos de Borbón y Felipe González. Respecto al primero, la elección por parte de Franco para ser su sucesor tuvo una influencia por parte de los servicios de inteligencia de los Estados Unidos.

La Agencia mantuvo hilo directo con Laureano López Rodó y dieron su apoyo total a la Operación Lolita que tenía como objetivo principal la potenciación de la candidatura de Juan Carlos de Borbón para ser el sucesor de Franco. Tal y como hemos publicado en Diario16, los documentos de la CIA demuestran el apoyo que siempre tuvo Juan Carlos I de los Estados Unidos, respaldo que logró a cambio de, por ejemplo, entregar el Sáhara a Marruecos o la presión ejercida desde la Zarzuela para que España entrara en la OTAN.

Respecto a Felipe González, los documentos de la Agencia a los que ha tenido acceso Diario16 muestran cómo era el elegido para frenar al Partido Comunista y que, desde un principio, quien fuera el adalid de la izquierda española, en realidad era un político más conservador que los partidos socialdemócratas europeos, puesto que, según la documentación de la CIA a la que ha tenido acceso Diario16, González tenía preparado un programa oculto de reformas basado en la moderación, el conservadurismo y en la protección de las élites que ejecutó varios años después y, a la vez, con un programa electoral puramente de izquierdas mantuvo contentos a los críticos que se mantenían fieles a los preceptos ideológicos más progresistas. Lo mismo se podría decir de su papel en la permanencia de España en la OTAN.

Potenciar al Partido Socialista, clave para la CIA

El miedo a un crecimiento de la oposición comunista contra el franquismo hizo que los servicios de inteligencia estadounidenses se fijaran ya en la década de los 60 del siglo XX en los jóvenes socialistas. Hombres que fueron claves en la Transición, tuvieron un contacto regular con los espías de la CIA a quienes facilitaban información sobre los movimientos de los comunistas. En algunos casos, esos contactos se realizaron tanto con Langley como con el Mossad israelí.

Por otro lado, los documentos de la CIA indican cómo la Agencia tuvo mucho que ver, incluso con financiación al Partido Socialista a través de una fundación del SPD alemán, con la toma del poder por parte de Felipe González en el ya famoso Congreso de Suresnes.

El 23-F

En otro orden de cosas, la mañana del 23 de febrero de 1981 se produjo un hecho que muestra a las claras cómo la CIA controlaba determinados aspectos de la política española: los pilotos de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos se encontraban movilizados y en alerta máxima en las bases situadas en territorio español. Por otro lado, esa misma mañana el sistema de control aéreo norteamericano anuló el Control de Emisiones Radioeléctricas de España. Todo ello se produjo cuando, dos días antes del intento de golpe de Estado, uno de los principales instigadores de la asonada de Tejero, Armada y Milans del Bosch, el comandante Cortina, del CESID, realizó una visita al embajador estadounidense en Madrid.

Por otro lado, y en referencia al 23F, los sistemas de comunicaciones del ejército interceptaron un mensaje dirigido a Milans del Bosch en el que se le decía: «Jaime, ahora vas en contra de la Corona». Una indicación clara de que las tornas habían cambiado y, sobre todo, de la implicación de Juan Carlos I en el mismo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

4 Comentarios

  1. Es lo típico de este país; los juanpalomos. Recordad que franquito era un simple general de brigada y por encima tenía a Queipo, Yagüe, … pero por encima de todo a Mola, que por una terrible mala suerte sufrió un accidente de avión volviendo, casualmente, de Portugal donde el mando nacional de Oliveira Salazar le daba al de Ferrol todo su apoyo sabiendo que un nacionalsocialismo alemán emerxente ya había establecido un contacto con él en el norte de África. Y otra vez volvemos a la importancia del norte de África para el control del espacio europeo, cosa que nunca las potencias dejarian en manos de españoles.

  2. El nuevo PSOE, el creado en Sureness es desde el mismo momento de su nacimiento un aparato de los servicios de inteligencia de Carrero Blanco y de la CIA, antes no existía. La CIA y Carrero se encargaron de recuperar esas siglas y que fueran ocupadas por individuos que colaboraban o pertenecían a ambos servicios de inteligencia: CIA y los de Carrero Blanco. Recomiendo leer el libro: «La CIA en España» de Grimaldos. El objetivo era dinamitar políticamente la resistencia anti-franquista encabezada casi exclusivamente por el Partido Comunista. La tan alabada Transición no fue otra cosa que una nueva traición a los pueblos de España en su lucha por su emancipación. No es casual que posteriormente Carrillo pariese el engendro del euro-comunismo y fuera invitado a dar conferencias a las universidades norteamericanas; allí, seguro que tuvo encuentros y conversaciones con la CIA para entregar de pies y manos tanto al Partido Comunista como a Comisiones; ésta última organización dejó de pertenecer a la Federación Internacional Sindical para alistarse en CIOSL, organización creada y controlada por la CIA; recomiendo leer: «La CIA y el movimiento obrero» editado por Grimaldos, para corroborar esta información. En fin, la Transición no fue otra cosa que un cambio de terror sobre los trabajadores; antes lo ejercían con la tortura y la muerte, ahora con el hambre, el despido. La libertad no será posible mientras los creadores de la riqueza no sean quienes la gobiernen y participen de ella: los trabajadores.

  3. Lleva razón este Moine en su argumento, podéis investigar la traición de carrillo a la gente que estaba echada al monte, los llamados maquis, intentó salvar a los del PC abriendo un corredor por los Pirineos con permiso del régimen, y esta información la sé por los dos ban undos, cosa que solo sirvió de detonante para la ruptura de la colaboración entre facciones quiénes ya estaban escamados por la cuestión proselitista. Después de esto, Carrillo anunciaba un frente aliado desde Francia, que fue abortado por la reunión entre Stalin, isenhower y franco a tres bandas para un pacto que nunca supimos en qué consistía, pero existió porque Ike lo revela en su día. Alguno lo creyó y cayó preso. Nunca más Don Santiago tuvo la confianza del Kremlin y empezaban a hartar al gobierno de De Gaulle sus continuas indiscreciones. Ni a este político podréis salvar de la quema del muñeco en la hoguera española.

    España da asco.

  4. Pues no se yo.
    Si tú crees que los trabajadores pueden dirigir su propia empresa, no hay problema. Para eso existen las cooperativas, las SL, las SA. Y no veo mucha iniciativa por ese lado.
    Una cosa es la teoría y otra llevarla a la práctica.
    A los que solo veis empresarios cabrones por todos lados, os recomiendo crear con vuestros «Compañeros» vuestra propia presa. Verás tú que fácil es.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Punto y coma

Un punto y coma es un signo de puntuación. Indica una pausa mayor que la marcada por la coma y menor que la señalada...

Mis pubs de los domingos

Llevo unos días melancólica, debe ser que los cuarenta y cuatro están asomando la cabeza por la puerta. Hoy estaba echando un vistazo a...

La agenda

¡Será posible que no encuentre la agenda que necesito! Cuantas veces hemos oído esta frase en el trabajo, en la puerta del colegio esperando...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Punto y coma

Un punto y coma es un signo de puntuación. Indica una pausa mayor que la marcada por la coma y menor que la señalada...

Mis pubs de los domingos

Llevo unos días melancólica, debe ser que los cuarenta y cuatro están asomando la cabeza por la puerta. Hoy estaba echando un vistazo a...

La agenda

¡Será posible que no encuentre la agenda que necesito! Cuantas veces hemos oído esta frase en el trabajo, en la puerta del colegio esperando...