El Eurodiputado José Blanco (PSOE), realizó unas preguntas a la Comisión Europea sobre la homeopatía, a tenor de las modificaciones que está planteando el Gobierno de Sánchez en España.

El Comisario europeo de Salud y Seguridad Alimentaria,  Vytenis Povilas Andriukaitis, ha rechazado la petición del Gobierno español, destacando que no está previsto modificar la directiva que define los medicamentos homeopáticos como medicamentos (tal y como está también en la actualidad contemplado en el ordenamiento jurídico español).

La Comisión Europea, además, ha señalado la soledad del Gobierno de España en sus planteamientos sobre la homeopatía, puesto que ha sido el único que ha pedido realizar modificaciones sobre la materia. La respuesta, por parte de los médicos, farmacéuticos, veterinarios e investigadores del ámbito de la medicina homeopática ha sido inmediata: “Sin duda, esto supone un respaldo claro y rotundo”, en la linea de lo que siempre se ha defendido desde la Asamblea Nacional de Homeopatía Española.

La directiva europea es de obligado cumplimiento para los Estados miembros. La Comisión Europea, el máximo órgano ejecutivo de la Unión, tumba de este modo la petición del Gobierno de España y su pretensión de modificar la actual directiva europea que define los medicamentos homeopáticos como medicamentos.

Las respuestas de la Comisión Europea a las tres preguntas dirigidas por el europarlamentario socialista dejan meridianamente clara la posición y el respaldo de la Unión al actual marco normativo de los medicamentos homeopáticos. La Comisión asegura textualmente que este marco “tiene en cuenta el carácter específico (de los medicamentos homeopáticos) y halla un equilibrio entre garantizar su calidad y seguridad e informar a los consumidores, incluyendo a los profesionales sanitarios, al tiempo que ofrece a los ciudadanos acceso a estos productos”. El comisario europeo de Salud añade en su respuesta que “la Comisión no tiene previsto en esta fase evaluar ni modificar la legislación sobre medicamentos homeopáticos”.

Las contestaciones de Adriukaitis revelan también que la beligerancia del Gobierno español contra los medicamentos homeopáticos no encuentra aliados en el seno de la Unión. De hecho, a la pregunta planteada por José Blanco sobre si otros Estados han solicitado también modificar la actual legislación, el comisario europeo de Salud responde que “la Comisión no tiene constancia de solicitudes similares de otros Estados miembros para que se modifique la legislación actual sobre los medicamentos homeopáticos”.

Tampoco ha encontrado el eurodiputado socialista el beneplácito de la Comisión Europea para prohibir los “reclamos promocionales de eficacia y calidad” de los medicamentos homeopáticos. La Comisión responde que la Directiva 2001/83/CE1 exige que “tanto los medicamentos homeopáticos como los medicamentos convencionales se sometan al mismo control en términos de fabricación, distribución y vigilancia farmacológica y establece disposiciones de seguridad específicas para los medicamentos homeopáticos sin declaraciones de propiedades terapéuticas”. Y añade: “La Directiva especifica qué información puede emplearse para anunciar dichos productos y no permite el uso de información relativa a su eficacia clínica”.

La Asamblea Nacional de Homeopatía (ANH), entidad que representa a los médicos, farmacéuticos y veterinarios que emplean este método terapéutico en España, afirma que la respuesta de la Comisión Europea supone un “respaldo claro y rotundo” a los medicamentos homeopáticos en la línea con lo defendido siempre por la ANH. El Dr. Alberto Sacristán, presidente de la Asamblea, considera además que la contestación del máximo órgano Ejecutivo de la Unión debería servir para que Gobierno central reconsidere su postura y desista en su “particular cruzada” contra estos medicamentos que evidencia además una “situación de soledad y debilidad” en el conjunto de la Unión.

 

Instituciones internacionales afean la postura del Gobierno español

No es la Comisión el único organismo que ha afeado la postura del Gobierno español. Distintas instituciones internacionales como la Liga Medicorum Homoepathica Internationalis el European Committee for Homeopathy, la Associação Médica Homeopática Brasileira, la Union Professionnelle Nationale Homéopathique de Bélgica y el Syndicat National des Médecins Homéopathes de Francia, también se han dirigido al Ejecutivo central para recordarle que la homeopatía tiene evidencia científica contrastada por lo que no debe ser incluida dentro de las denominadas “pseudoterapias”.

Así, por ejemplo, la Liga Medicorum Homoepathica Internationalis, entidad que representa a profesionales de 70 países del mundo, ha dirigido una carta a la ministra de Sanidad en la que destaca que la gran mayoría de los homeópatas son “profesionales rigurosos que nos esmeramos en incorporar métodos que pueden ser útiles en el tratamiento de las dolencias de nuestros pacientes, sin pretender que la homeopatía sea la única opción”. La Liga recuerda que el Ministerio de Sanidad español publicó un primer documento, en 2011, en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III, en el que se concluye que “los niveles actuales de evidencia (de acupuntura y homeopatía) pueden ser valorados como suficientes para justificar su utilización en determinadas situaciones clínicas”. Es por eso que la institución reclama al Gobierno español el reconocimiento de la homeopatía como “terapéutica médica útil en el tratamiento complementario de enfermedades y dolencias de la población española”.

En esta misma línea, el Comité Europeo de Homeopatía, institución que representa a 40 asociaciones médicas de 25 países y a cerca de 40.000 médicos, recuerda a la Administración española que solo en Europa la homeopatía es utilizada por 100 millones de pacientes y está incluida en los sistemas de salud de países como Suiza, Francia o Reino Unido. El Comité señala en una carta dirigida a la ministra de Sanidad que la Organización Mundial de la Salud, en 2003, urgió a los diferentes Estados a integrar las terapias complementarias, entre ellas la homeopatía, en sus sistemas de salud. En la misiva, se concluye que “sería contraproducente dar un paso atrás en la protección de los pacientes y en su derecho a elegir tratamiento, reconocido por la Carta Europea de Derechos del Paciente”. Por todo ello, el Comité reclama que los medicamentos homeopáticos permanezcan bajo el paraguas de la directiva europea que los regula.

También el Sindicato Nacional de Médicos Homeópatas de Francia se ha dirigido al Gobierno español para recordarle que la homeopatía es una “práctica médica prescrita por médicos que establecen diagnósticos diarios e implementan una estrategia terapéutica integrada”. El sindicato señala en su misiva que “los tratamientos homeopáticos satisfacen una necesidad médica real. Son utilizados para una amplia gama de indicaciones por 30 millones de franceses y empleados por uno de cada cuatro médicos generales del país vecino, unos 20.000 facultativos”.

Asimismo, el Sindicato Profesional de Homeopatía de Bélgica, destaca que la práctica de la homeopatía “se basa en medicamentos oficialmente registrados en Europa siguiendo una directiva europea, lo que ofrece una garantía de calidad para los pacientes”. Añade además que “es importante favorecer la libre elección de pacientes y médicos en asuntos de salud a través de prácticas integradas” y recomienda la integración de estos medicamentos dentro de los sistemas de salud de los diferentes Estados miembros de la Unión.

Por último, la Asociación Médico-Homeopática de Brasil, que también se ha dirigido al jefe del Ejecutivo español y a la ministra de Sanidad, subraya en su misiva que “la eficacia y la seguridad del medicamento homeopático están evidenciadas en la descripción de ensayos clínicos aleatorizados y placebos controlados, así como en revisiones sistemáticas y metaanálisis”. “El  conjunto de estudios experimentales y clínicos, que fundamentan los presupuestos homeopáticos y confirman la eficacia y la seguridad de la terapéutica, es prueba incontestable de que existen evidencias científicas en homeopatía”, concluye la carta.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

7 Comentarios

  1. Lo único que denota es el poder del loby homeopático en Bruselas, en contra una vez más de los intereses de los ciudadanos. Pero si las instituciones apoyan la religión, por qué no iban a apoyar esta otra forma de fe

    • Otra forma de fe es Medicina de la enfermedad no de la salud. Esa que tiene miles de muertos por iatrogenia. Si tu ego te dija mira este documental adictos en América. E luego me dices lo que es speudociencia.

  2. la homeopatia es tan valida o tan menos valida como la alopatia,que es la medicacion que mas se vende y se consume.A lo peor,la homeopatia no hace nada a quien la toma sin embargo la alopatia,la que mas se consume y venden las multinacionales de farmacia, mata y mucho con sus efectos secundarios.

    • “A lo peor,la homeopatia no hace nada a quien la toma… ” Efectivamente, la homeopatía no hace nada a quien la toma, ni bueno ni malo. Es solo una cuestión de fe.
      Esto debería de saberlo la gente que va comprarla…
      En mi opinión, mejor hacer un brindis al sol que es más barato.

      • Como sabes que no hace nada. La provaste, o té lo dijeron .todo dios opina que la homeopatía pero el 99% nunca la probó
        Habla como papagallos repitiendo lo que dice la prensa o las asociaciones medicas esas que reciben dinero de farmamafia.

  3. Si tomamos una parte de cierta sustancia –imaginemos que se trata, por ejemplo, de cloruro de sodio o sal común- y nueve partes de solvente, tendremos una primera dilución decimal (o D1). El solvente usado es una mezcla de alcohol y de agua.
    Cualquier dilución decimal superior a la número 23 (por sobre D23), o sea, cuando el proceso de dilución se ha realizado 23 veces sucesivas, carece de toda posible molécula de soluto (la sustancia en dilución).Por debajo de la dilución 23 DH hay presencia material.
    Las diluciones decimales mas habitualmente prescritas van de la 1DH hasta la 15DH, todas ellas en el rango de la presencia material.
    Para las diluciones centesimales 10CH es la dilución límite desprovista de moléculas , para sustancias de peso molecular elevado. Para las restantes es la 11CH. Por debajo de las diluciones citadas hay presencia material.
    Las diluciones centesimales más frecuentemente prescritas tradicionalmente son 3CH 4CH 5CH 7CH 9CH hasta aquí presencia material y 15CH y 30 CH que ya no la tienen.
    El límite legal en Francia de elaboración farmacéutica es la 30CH.
    Una parte importante de los productos de origen vegetal, mineral o animal registrados y listados en el BOE como homeopáticos están en el rango de la presencia material de soluto. En los comentarios más o menos cientifistas sobre el tema, esto se obvia y se generaliza el concepto de producto homeopático e inmaterialidad de solvente, haciéndolo lugar común en el debate.
    La discusión podría centrarse, en la medida en que existen hoy día recursos biotecnológicos para ello, en contextualizar la discusión sobre la eventual acción biológica de los productos farmacéuticos calificados como homeopáticos y situados en el rango de los nanogramos o los picogramos. ¿Hay acción o no la hay en el rango de estas últimas materialidades mínimas?
    A este respecto es interesante recordar que en el rango de las diluciones materiales homeopáticas con presencia de soluto, se sitúan efectores y marcadores biológicos con papel fisiológico, presentes en la economía humana. En este rango están los marcadores proteómicos como la proteína beta amiloide en suero, muy estudiada con relación a la enfermedad de Alzheimer, con correlaciones clínicas neurológicas significativas estudiadas para el nivel de las variaciones entre los 5.000 y 10.000 picogramos por mililitro.
    https://pdfs.semanticscholar.org/9009/9113108bb81bbe2e36330804caa1c4767657.pdf

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here