martes, 21septiembre, 2021
19.1 C
Seville

Valle estupefacto

Daniel Múgica
Daniel Múgica es novelista, dramaturgo, guionista y director de cine. Es autor de "La Dulzura"
- Publicidad -

análisis

El horror de Europa está en Bielorrusia

El horror de Europa está en Bielorrusia. Especialmente desde que en agosto de 2020 en Bielorrusia, Lukashenko "ganó", a todas luces de manera fraudulenta,...

PP y Vox preparan una ofensiva para propagar la idea de que el Gobierno ya ha vendido España a los independentistas

Las derechas han alcanzado un punto de ebullición que ni el magna del volcán de la isla de la Palma. Las últimas encuestas del...

La revolución de 1868, la Gloriosa y el fin de Isabel II

A mediados de los años 1860, el descontento contra el régimen de Isabel II era patente y todo se puso en contra para mantener...

La brecha salarial entre hombres y mujeres es del 23 por ciento en todo el mundo

El Día Internacional de la Igualdad Salarial representa los esfuerzos constantes por conseguir la igualdad salarial por un trabajo de igual valor. Esta lucha...
- Publicidad-

Valle venía a decir que pasear por la madrileña Puerta del Sol en agosto resultaba un acto de valientes. El cambio climático no aturdía a los niveles de ordinario y desconocería que los julios solían ser más cálidos que los agostos, menos el presente, donde los polos siguen fundiéndose y su amada Grecia, a la que tanto estudió, está ardiendo mientras Europa, que le debe la democracia de Pericles, prosigue despreciándola; y averiguaría, revivido, al retrotraerse a su pasado, que la Unión Soviética no fue el paraíso al que en cierta manera sirvió y que Putin se asemeja a su Tirando Banderas. El maestro se aventuraría (los quevedos empañados, la barba luenga, los ropajes raídos) a cruzar la plaza y no comprendería cómo han colocado una tienda de lenguaje digital, él, que era hombre de plumilla. Cerraría los ojos y al igual que la lucidez del ciego de sus quimeras, contemplaría una realidad que quizás le suscitaría escribir unas Comedias Bárbaras de mayor histrionismo que las primigenias.

Su personaje, Max, con la vista cercenada, observaría que el romanticismo ha muerto y que el Marques de Bradomín, alter ego del autor, no enamoraría a mozuelas y se dedicaría a la práctica gimnástica del sexo, exiliado el querer. El patriarca del modernismo (con el permiso de Juan Ramón) no se tragaría las patrañas del post, prefijo de su obra ahora patente en las humanidades, siempre desde el absurdo, pues no lo hay y forma parte del devenir de las corrientes culturales. Acaso fuese capaz de descifrar la frase de Ardorno que nos quiebra las entendederas: “Después de Auschwitz no se puede escribir poesía”. Tal vez, solo en este caso, con su hermosa letra, escribiría postmodernismo.

Max, aún de vista sana, sería incapaz de atisbar la ciudad a través de la hilera de taxis y al levantar la quijada, mediada la contaminación, no se toparía con los aeroplanos que no alzan el vuelo inmersos en similar y justa huelga. Don Ramón María de Valle-Inclán, patidifuso, se detendría a parlamentar con un africano y descubriría asombrado que no pertenecería a la Guardia Mora de su aborrecido, y mío, Franco (conocía la revolución de Asturias donde Franco fue apodado El Carnicerito). El marroquí o subsahariano le manifestaría su pesadumbre de inmigrante cuya cuota pactada con luces y taquígrafos no cumple ninguna nación de la UE.

Luego, Valle-Inclán subiría Carretas y se detendría en un banco de la Plaza de Jacinto Benavente, y se quejaría de nuevo del Nobel inmerecido del anterior que habría de haber recaído en el maestro.

Abrumado aunque feliz de renacer en una democracia sólida, notaría la presencia de una mujer de 55 años a su vera, bella y ajada a la par, y con su galantería le preguntaría el porqué. La dama soliloquiaría sobre la presencia de un gobierno socialista y el maestro, otrora amigo de Azaña, se congratularía. Empero, la mujer, le confesaría que desde la larga crisis, en esta canícula ya recesión para algunos, los distintos gobierno han y vienen diseñando planes de máximos contra el desempleo, menos uno, el de los mayores de 50 años, un millón de parad@s a l@s que restan quince años de cotizar para recibir una pensión digna, y que todavía conservan las fuerzas y la experiencia que harían avanzar a España mientras enseñarían a la generación anterior.

Valle, estupefacto, acaso retornaría a su tumba.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Un PSOE «de Borbón y Borbón»

El nuevo escándalo relacionado con la fortuna del rey Juan Carlos, por el que la Fiscalía estaría obligada a querellarse contra el exjefe de...

El horror de Europa está en Bielorrusia

El horror de Europa está en Bielorrusia. Especialmente desde que en agosto de 2020 en Bielorrusia, Lukashenko "ganó", a todas luces de manera fraudulenta,...

Saracho resumió la gravedad de las filtraciones como «un par de noticias negativas»

Tal y como hemos publicado en Diario16, el día 1 de junio de 2017, sólo cinco días antes de la resolución del Banco Popular, Emilio Saracho recibió un...

Obligan a madres solteras a revelar su intimidad sexual si quieren cobrar prestaciones sociales

Una mujer latina, joven y madre soltera tenía un trabajo de contable en una pequeña empresa de la capital de Nuevo México cuando, por...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Un PSOE «de Borbón y Borbón»

El nuevo escándalo relacionado con la fortuna del rey Juan Carlos, por el que la Fiscalía estaría obligada a querellarse contra el exjefe de...

El horror de Europa está en Bielorrusia

El horror de Europa está en Bielorrusia. Especialmente desde que en agosto de 2020 en Bielorrusia, Lukashenko "ganó", a todas luces de manera fraudulenta,...

Saracho resumió la gravedad de las filtraciones como «un par de noticias negativas»

Tal y como hemos publicado en Diario16, el día 1 de junio de 2017, sólo cinco días antes de la resolución del Banco Popular, Emilio Saracho recibió un...

Obligan a madres solteras a revelar su intimidad sexual si quieren cobrar prestaciones sociales

Una mujer latina, joven y madre soltera tenía un trabajo de contable en una pequeña empresa de la capital de Nuevo México cuando, por...