Malos tiempos para la lírica en el PP. Aquellos años en los que el dinero entraba a espuertas en Génova 13 han quedado atrás y se imponen las restricciones, la austeridad y apretarse el cinturón. El traspaso de la flamante sede, escenario de tantas victorias electorales, es solo el primer paso. La época de las comisiones (que el tesorero Bárcenas anotaba puntualmente en su libreta) se han terminado y a la militancia le toca apechugar, contribuir y arrimar el hombro con aportaciones a título particular para la causa. El PP ha decidido centralizar en la sede nacional de Génova, y no en las organizaciones territoriales, las aportaciones al partido que realizan mensualmente los diputados y senadores del Grupo Popular, unificando así esas contribuciones a las arcas del partido y fijando una cuantía general de 150 euros al mes, según Europa Press.

Se trata de una donación al partido que deben abonar los cargos públicos y de representación, complementaria con la cuota de afiliación. Mecanismos similares rigen en otros partidos políticos, como el PSOE o Unidas Podemos.

El pasado mes de octubre, la Tesorería del PP en colaboración con la Secretaría General del partido y la dirección de los grupos remitieron una circular a sus parlamentarios nacionales para equiparar ese sistema, de forma que esas aportaciones que hacían cada mes, bien a la sede provincial o regional, pasaran a ingresarse a la sede nacional, según han informado a Europa Press fuentes ‘populares’.

Hasta entonces, diputados y senadores pagaban cuotas provinciales que variaban en cada territorio –solían oscilar entre 90 y 130 euros– pero ahora se ha fijado en 150 euros al mes. Algunos de ellos abonan además una contribución a nivel municipal, con un método de financiación que siguen más formaciones políticas.

Si antes algún cargo podía despistarse en el pago de estas cuotas, fuentes parlamentarias consultadas han admitido que esta centralización desde Génova ha servido para «poner firmes a sus señorías», que ahora no se atreven a rebelarse ante la máxima autoridad del partido, que es además la que tiene la última palabra en la elaboración de las listas electorales.

De esta forma, los 89 diputados y 84 senadores del Grupo Popular contribuyen con unos 1.800 euros al año, lo que supone algo más de 300.000 euros el montante total que recibe Génova (160.000 desde el Congreso y 151.000 desde el Senado).

A ese importe hay que añadir la cuota anual de afiliación al PP que marcan los Estatutos y que está fijada en unos 35 euros. «En la solicitud de afiliación se deberá expresar el importe a abonar, mediante domiciliación bancaria o ingreso nominativo en la cuenta abierta para satisfacer el pago de las cuotas», señalan los Estatutos del PP en su artículo 3.

El pago de este importe garantiza la participación en procesos internos de decisión del partido, como derecho a voto como compromisario en un congreso. El PP diferencia entre afiliados y simpatizantes, y estos últimos no realizan contribución económica.

Asimismo, el Partido Popular recaudó el año pasado 250.000 euros en donaciones de los cargos públicos de la formación que fueron destinados a ayudar a las víctimas y afectados por la pandemia de la covid-19.

Fuentes parlamentarias han señalado que diputados y senadores participaron entonces con donaciones en torno a los mil euros. «En memoria de todos los fallecidos por coronavirus, sus familias y los que lucharon por sus vidas, mis mejores deseos para esta Navidad con la esperanza de un nuevo año mejor», decía Pablo Casado en su felicitación navideña, en la que se informaba de esa donación de un cuarto de millón de euros.



Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. «O tempora, o mores»
    ¡Que tiempos aquellos en que se robaba impunemente!
    Ahora ajo, agua y resina.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre