Iñigo Urkullu, del PNV en Euskadi, y Alberto Núñez Feijóo, del PP, en Galicia, son los dos grandes vencedores de las elecciones en sus respectivas comunidades.

Tal y como estaba previsto, clara victoria del PNV en Euskadi, que gobernará gracias al apoyo del PSE. Gran subida de Bildu, fuerte caída, a la mitad, de Podemos y PP.

En Galicia, indiscutible liderazgo de Alberto Núñez Feijóo, que sube un escaño más y consigue más diputados de los necesarios, 42, para revalidar su mayoría absoluta.

Oposición en Galicia

El BNG liderará la oposición en Galicia y el bloque de partidos de izquierdas, por delante del PSdG y una irrelevante Galicia En Común.

Los resultados son incluso mejores para los populares que lo apuntado por los sondeos a pie de urna encargados por RTVE y la Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos (FORTA), que albergaban una pequeña posibilidad de que Feijóo no obtuviera su cuarta mayoría absoluta al pronosticarle una horquilla de entre 37 y 40 diputados (la mayoría está en 38).

Todos los sondeos restaban posibilidades a una alternativa de izquierdas del PSOE, Podemos y el BNG y negaban cualquier posibilidad de representación parlamentaria a Vox y Cs.

País Vasco

La oposición en el País Vasco tiene como líder a Bildu, que anoche celebraba casi con la misma emoción los resultados que el PNV.

Moderada subida, un escaño, de Idoia Mendia, frente a los seis de Podemos y los seis del PP.

La peor noticia en Euskadi es la entrada de Vox.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorDe verdad que sí
Artículo siguienteUrkullu repite
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre