Tiempos de incertidumbre y cambio estamos viviendo en nuestra querida piel de toro. Son muchas las cuestiones de los diversos ámbitos, socio-político-económico, que debemos cambiar si queremos superar las adversidades actuales.

No está de moda el dicho: «cada mochuelo a su olivo», y sobre todo no es rentable para la sociedad en su conjunto; debemos arrimar el hombro todos los ciudadanos en cada una de nuestras actividades y trabajos, y en todos los sectores económicos, si nuestro objetivo es salir airosos y fortalecidos de esta etapa convulsa.

Centrándonos en el importante sector estratégico para la provincia de Almería como es la agricultura, ¿quién duda de que este sector debe reorganizarse y fortalecerse, para afrontar con éxito las grandes dificultades que atraviesan miles de agricultores?

Escuchamos la palabra «cambio», y empezamos a ver balones volar. El ser humano tiende a la acomodación, a afianzar su statu quo; lo que en nuestra tierra llamamos agarrarse fuertemente al sillón. ¿Quién duda de que el sector hortofrutícola requiere diversos cambios en diversos aspectos: de estilo gerencial, de visión estratégica del sector, de determinados profesionales tóxicos, de reputación corporativa, etc?

Unión de agricultores independientes, nace de los protagonistas principales del sector agrario: los agricultores. Unos agricultores que con valentía e independencia, se han convertido en altavoz del sufrimiento que viven miles de familias dedicadas, en cuerpo y alma, a la extraordinaria labor de producir hortalizas de mucha calidad.

Una plataforma que pretende dinamizar al sector hortofrutícola almeriense, y de otras provincias (ya que es una asociación de ámbito andaluz) planteando propuestas constructivas y colaborativas que ayuden a solucionar los problemas (nuevos y antiguos) que atraviesa el sector.

Considero muy importante la labor de esta plataforma de agricultores en esta nueva etapa de intensa competitividad de los mercados internacionales. Y muy acertado el nombre, ya que reivindica la “unión” de miles de explotaciones familiares, frente a los intereses inversores de grandes capitales. También es adecuada la palabra «independiente» porque para cambiar las deformaciones creadas en estos últimos años, es necesaria una acción contundente e independiente en la defensa de los intereses de los miles de agricultores que conforman lo que yo llamo «El Corazón del Campo».

Los proyectos que evolucionan con independencia; sin prejuicios ni complejos, con enfoque profesional constructivo, son garantía de éxito. Máxime si las personas que lo lideran son el sentir de miles de agricultores, y cuentan con su apoyo.

Los agricultores que constituyen esta revulsiva y reivindicativa asociación agraria, con su presidente: Joaquín López (Bernabé), construyen la unidad de acción tan necesaria en la agricultura almeriense.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + quince =