Foto CCOO

Las empresas del sector Tecnologías de la Información y la Comunicación (conocido como TIC) deberían subir hasta 30.000 euros al año para acercarse salarialmente a Europa”, ha afirmado secretario general de CCOO, Unai Sordo.

Unai Sordo, junto a Juan Manuel del Campo (Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO), Marta Ayala (Federación de Industria) y Juana de la Puente (Federación de Servicios) han presentado en rueda de prensa el informe “El sector TIC como motor de un modelo productivo de futuro”.

Informe elaborado conjuntamente por las citadas federaciones de CCOO con el objetivo de, según explicó Unai Sordo, “analizar un sector estratégico e imprescindible para la economía y el futuro del país y generar propuestas desde el sindicato, especialmente, la de llegar a un “Acuerdo estatal por el Desarrollo Tecnológico y la Digitalización”.

“Si se mejora la productividad hay que hablar de cómo de distribuye esa mejora a la sociedad”, incidió Unai Sordo, que subrayó que la transformación digital hay que regularla. “Desde CCOO vamos a seguir trabajando para evitar las desigualdades y la precariedad laboral, cada vez más habitual en el sector TIC”. «Un sector estratégico no puede funcionar sin calidad en el empleo y eliminando todas las brechas existentes», incidió.

Según el informe de CCOO, 423.000 personas trabajadoras en el sector. El 96% de centra en los servicios, en su mayoría PYMES con menos de 50 personas en plantilla. Ejemplo de que se tienen que mejorar las condiciones de trabajo lo ofreció Juana de la Fuente, que denunció que “en el Convenio de Consultoría, que abarca gran parte del sector TIC, tenemos al menos 8 grupos profesionales por debajo del SMI en tablas”.

El informe refleja también que el empleo en el sector TIC es un empleo muy masculinizado, el 71% de las personas son hombres, lo que hace necesaria “la puesta en marcha de los planes de igualdad que permita alcanzar la paridad en los puestos directivos y de decisión en las empresas», propuso Marta Ayala, de la Federación de Industria.

Propuestas

En el capítulo de propuestas los intervinientes abogaron por contar con un gran acuerdo estatal para el desarrollo tecnológico y la digitalización que implique a Gobierno, Instituciones y sindicatos. Asimismo, destacaron la importancia de la formación, imprescindible para nuestros profesionales puedan formarse constantemente y adaptarse a las nuevas realidades y al mundo laboral.

En este sentido, Juan del Campo, de la Federación de Servicios a la Ciudadanía explicó que “España está buen situada en el ranking TIC dentro de la UE, está en el quinto puesto. Pero si entramos a analizar ese puesto vemos que hay deficiencias en la formación y en la necesidad de personal cualificado”.

Por su parte, la vicepresidenta tercera de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en un mensaje en video, resaltó el papel estratégico del sector TIC para la economía y la importancia de la transición digital para un crecimiento «más inclusivo y sostenible», y abogó por el diálogo social para aprovechar la oportunidad histórica que supone la transformación del tejido productivo vía digitalización y transición ecológica.

AGENDA DIGITAL PARA EUROPA

La transformación del modelo productivo tiene en la digitalización uno de sus principales retos de futuro. En España, las políticas públicas han venido articulándose alrededor de las 5 prioridades fijadas en la Agenda Digital para Europa, tanto en materia de Tecnologías de la Información y las Comunica-ciones (TIC) como de Administración Electrónica. Con el fin de monitorizar su desarrollo, la UE elabo-ra un índice sobre la economía y la sociedad digita-les (Gráfico 1), en el que España puntúa en décimo lugar (por encima de la media de la UE-28).

Se ha propuesto por parte del Gobierno una agenda pública de inversiones –englobada en el informe España Digital 2025– que impulse la Transformación Digital de España como una de las palancas fundamentales para relanzar el crecimiento eco-nómico, la reducción de la desigualdad, el aumento de la productividad, y el aprovechamiento de todas las oportunidades que brindan estas nuevas tecnologías.

Con el fin de impulsarla, es preciso movilizar un gran volumen de inversión pública y privada en el país, estimado conjuntamente en unos 140.000 millones de euros en los próximos 5 años. Es necesario en este punto analizar, de qué forma aquellos operadores y servicios creados a través de las redes de telecomunicación aportan y revierten sus beneficios en el desarrollo de estas infraestructuras, que tienen un efecto directo en la calidad de vida de los ciudadanos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre