La distancia interpersonal ya no será determinante para llevar la mascarilla. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este martes una nueva ley que obliga a llevar mascarillas en cualquier espacio público, sin importar la distancia a la que se encuentren el resto de las personas.

Hasta ayer el Gobierno señalaba que el uso de la mascarillas era obligatorio en la vía pública o en los espacios al aire libre cuando existía una distancia inferior a un metro y medio, según la norma estatal, aunque las Comunidades Autónomas habían establecido exigencias más duras y sus propias excepciones.

A partir de hoy en la página de La Moncloa se puede acceder a la nueva normativa.

“Las personas de seis años en adelante quedan obligadas al uso de mascarillas (…) en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público”, se lee en la nueva norma publicada este martes.

La ley es un compendio de las medidas de la desescalada que se acordaron en junio 2020 una vez que venció el primer decreto del estado de alarma. La norma se aprobó como decreto ley y empezó a aplicarse, pero luego se tramitó como ley y entra ahora en vigor.

La norma publicada hoy en el BOE regula las medidas de prevención e higiene, del transporte, de los medicamentos, normas de salud pública o para garantizar las capacidades del sistema sanitario.

Tiene una vigencia indefinida, porque durará hasta que la crisis sanitaria se dé por acabada. “Hasta que el Gobierno declare de manera motivada y de acuerdo con la evidencia científica la finalización de la situación de crisis sanitaria ocasionada por la covid-19″, indica el texto.

Desde el pasado verano las comunidades comenzaron a hacer una adaptación del uso de las mascarillas teniendo como base el anterior decreto del Gobierno. Muchas contemplaron excepciones de diferentes tipos, como tomar el sol en playas o piscinas.

Ahora, con la nueva ley, la exigencia de uso de mascarilla en los espacios al aire libre es aplicable a todas las comunidades.

Obligar a llevar mascarilla mientras se toma el sol en playas o piscinas incluso manteniendo la distancia de seguridad es una medida que será polémica y muy poco practica y que dará otro golpe para el turismo, uno de los sectores más afectados por la pandemia.

Excepciones

“Tampoco será exigible en el caso de ejercicio de deporte individual al aire libre, ni en los supuestos de fuerza mayor o situación de necesidad o cuando, por la propia naturaleza de las actividades, el uso de la mascarilla resulte incompatible, con arreglo a las indicaciones de las autoridades sanitarias”, dice la norma.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre