La situación que vive una pequeña de ocho años desde hace tres años -cuando de forma agresiva y por la fuerza la arrancaron de los brazos de la madre para dársela al padre– ha llevado a los Servicios de Infancia de la Diputación de Bizkaia, con el Diputado del área a la cabeza, Sergio Murillo– a estar imputados por la Audiencia de Bizkaia hasta en tres ocasiones, tal y como ya ha denunciado de forma reiterada Diario16. Sin embargo, este verano la sinrazón del sufrimiento de la niña va a más, cuando lanza un SOS por la agresividad de los abuelos paternos contra los maternos, sobre cómo “me secuestraron para ir con mi padre” y llega a advertir que si su madre gana el juicio y puede volver con ella, el padre podría matar a su amatxu.

La respuesta de los Servicios Sociales de la Diputación de Bizkaia, ante esta situación, es dar contraórdenes sobre sus propias notificaciones oficiales para marear a la madre y que no pueda ver a su hija. Mantienen, además, su versión de que si la niña volviera con su madre sería perjudicial para la menor.

La menor, según la versión de una madre que reside en el pueblo de los abuelos paternos donde la niña está de vacaciones, y que el padre ha hecho llegar a los Servicios Sociales, comenta que el abuelo es malo, ha agredido al abuelo materno y que la abuela paterna y el padre son malos, y que le ha secuestrado y que no quiere estar con su padre y que el padre va a matar a madre si gana el juicio.

La niña, siempre según la versión de una testigo ante el padre de la pequeña y los Servicios de Infancia, explicó, según consta en el informe, que “la Policía la tuvo en un cuarto y por eso me llevaron con mi padre”.

La reacción de los Servicios de Infancia no se ha hecho esperar. Dos técnicos se han desplazado a ese pueblo a hablar con la testigo y ha vuelto a emitir un informe contra la madre de la pequeña. Incluso valoran que es imposible la custodia compartida.

Incumplen sus propias normas

La Diputación de Bizkaia imcumple sus propias normas, según la documentación a la que ha tenido acceso Diario16.

El viernes pasado a las 13.50 -a las 14.00 la madre tenía que salir de su puesto de trabajo para recoger a la menor a la que sólo puede ver dos días a la semana- en el que se  modifica en el último momento la última orden foral emitida por la propia institución.

Así, informa al juzgado, y éste de forma inmediata al abogado de ambas partes, que por las vacaciones de la niña se reducen los dos días -martes y viernes- de la visita de la madre en la última semana de agosto y que ese mismo viernes -cuando la madre ya iba por la pequeña- anulaban el encuentro y que lo pasaban la al día siguiente de 12 a 20.30 h.

La madre Irune Costumero, recibe un mensaje del padre a los pocos minutos informándole de que están esperando que pase a por la niña. La madre explica que ha recibido la notificación del juzgado para que no vaya ese día, sino al día siguiente por decisión de la Diputación Foral de Bizkaia.

El padre de la niña informa a la madre que en Diputación le habían dicho que el sábado no había visita, que lo que vale es la orden foral y no lo que la propia institución había enviado a última hora.

Estrategias

Así, desde los Servicios Sociales de la Diputación de Bizkaia siguen utilizando las estrategias necesarias para perjudicar y entorpecer los encuentros entre la madre y la pequeña.

Irune Costumero explica a Diario16 que “me quedé el viernes sin visita, fue el sábado y llamé a la policía y en el juzgado de guardia quise poner la denuncia, pero como está despenalizado el incumpliendo de visitas, no me cogen ni la denuncia”. Allí le aconsejan que “lo que tenía que hacer es un escrito para dejar constancia de lo que estaba ocurriendo”.

Hasta que el juicio penal contra la Diputación Foral no tenga lugar, los Servicios de Infancia siguen entorpeciendo las visitas entre la madre y la menor.

Diario16 ha intentado ponerse en contacto con los Servicios Sociales de esta institución en reiteradas ocasiones, sin que haya podido obtener una declaración al respecto de lo que está ocurriendo.

Lo que sí ha podido corroborar nuestro medio es que la institución foral no tiene intención de devolver la niña a su madre hasta que haya sentencia. Para ello tiene que celebrarse un juicio que puede prolongarse en el tiempo.

Apúntate a nuestra newsletter

5 Comentarios

  1. Esto no tiene pinta de acabar bien, si la cría ya ha dicho en reiteradas ocasiones, incluso estando 24h con el padre, que con quien quiere estar es con la madre, que su padre la maltrata y los padres de estos también, ¿por qué los ‘servicios sociales’ hacen caso omiso a lo que los menores dicen? ¿Por qué ese interés en joderle la vida a los menores por parte de quienes tendrían que defender y velar por los derechos y el interés superior del menor?

  2. Antes de opinar hay que conocer el caso de primera mano. Vete un día al pueblo donde suele ir la niña con su padre y pregunta a cualquiera y te enterarás de la verdad. La niña está estupendamente con su padre y abuelos, una bellísima familia y nunca ha dicho lo que pone la noticia. Y también oirás la opinión sobre lo que ha hecho esa madre y su familia. Igual te llevas una sorpresa. Y repito, a cualquier persona que le preguntes.

    Y respecto a los servicios sociales, ¿alguien se cree que profesionales de los servicios de menores, que ven cientos de casos al año, van a quitarle una niña a su madre sin motivo justificado?

    Y por último la periodista, ¿porqué no va a ese pueblo y recaba opiniones de terceros en lugar de poner solo las palabras de la madre? ¿Eso es periodismo? O es que no le interesa investigar más.

  3. Que no, que es mejor que vayas y preguntes. Así te darás cuenta de primera mano y no te tendrás que fiar solo de lo que diga yo

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre