Un laboratorio de la Universidad de Sevilla está ensayando fármacos contra la covid-19 que inicialmente estaban previstos para vencer al cáncer de pulmón. Es sabido que la covid-19 afecta al sistema respiratorio y bloquea los alveolos hasta que una feroz neumonía causa la muerte. Una spin-off creada en 2013 llamada Plus Vitech propone un ensayo clínico para probar la eficacia de su PVT-COVID. El fármaco ayuda en la prevención de las complicaciones causadas por covid-19 para disminuir la mortalidad. El mismo avanzó su investigación para disponerse en breve plazo. Actúa para evitar ingresos hospitalarios y la mayoría de muertes causadas por covid-19 y sus sucesivas mutaciones. No precisaría conservación bajo frío ni suministrarse varias dosis, como ocurre con la mayoría de vacunas que se investigan o inyectan.

PlusVitech innova biotecnología para el sistema de salud pública de Andalucía. Su sede está en el Centro de Innovación de la Universidad de Sevilla (CITIUS III) y reconocida por el Ministerio de Economía. Se centra en el desarrollo de tratamientos oncológicos no tóxicos, además de enfermedades infecciosas. Ahora se focalizan contra la covid-19.

Plus Vitech ya ha probado con éxito dos drogas que han demostrado ser efectivas en la prevención de daños severos después de una lesión pulmonar. Además, la combinación de estas dos drogas ha mostrado un efecto sincrético favorable. El producto compuesto de ambas drogas se llama PVT-COVID.

Plus Vitech adoptó como filosofía operativa las ‘pruebas de relevancia’ obtenidas. Pretende el objetivo de validar y consolidar la utilidad de su nuevo tratamiento como una opción eficaz en la reducción de las complicaciones relacionadas con COVID-19. El PTV-COVID mejora la recuperación de los pacientes de forma segura, sin toxicidad, a precio razonable y sostenible para los sistemas de salud.

El coronavirus ha conmocionado el mundo. El denominado SARS-CoV-2 se destapó el 1 de diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan (China). La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia el 11 de marzo de 2020. Desde entonces, los números son millonarios: infectados 75,6, curados 42,6 y muertos 1,67 en los cinco continentes. Esas cifras parecen hasta optimistas. Los expertos estiman que serían superiores. Depende de cómo contabiliza cada país a contagiados, hospitalizados, curados y fallecidos. Los últimos comparten por lo general patologías previas o son vulnerables por su avanzada edad. Todavía no hay cura objetiva para la covid-19. Y aún nadie sabe mucho de las vacunas anti-covid pues la información que recibimos no está debidamente contrastada por la comunidad científica, aunque los negocios se agolpan.  

Las incertidumbres, medidas de seguridad para luchar la pandemia y el miedo se han instalado en la población mundial. También intereses geoestratégicos y de facturación que sobrevuelan sobre la covid-19. Tal panorama relativiza y anestesiaría el criterio ciudadano, se coarten libertades y se adopten medidas cuestionables, no sólo por expertos sanitarios. También, por políticos, colectivos cívicos y empresarios de los sectores más afectados por las consecuencias de la pandemia.

Además, la desinformación e intereses de industria sanitario-farmacéutica se abren paso entre tanta confusión. Las principales multinacionales, estados y alianzas investigadoras tomaron cartas en el asunto. Implantar una vacuna para el coronavirus más letal y pandémico de los conocidos es el norte al que aspiran países, entes y empresas transnacionales.

Pfizer & Moderna toman la batuta

Los picos de infectados, sucesivas olas del mar de dudas y la batalla por paliar la pandemia y vacunar a la población recrudecen sinergias para investigar el mal del coronavirus. También la guerra comercial por implantar un ‘nuevo orden’ donde la decisión personal o de un país no cuenta. Un dato es que la vacuna contra la covid-19 se inyecta ya en países desarrollados. Pfizer y Moderna son sus fabricantes norteamericanos.

El nuevo fármaco investigado en Andalucía no precisaría conservación bajo frío ni suministrarse varias dosis

Sin referentes mínimos, estudios y pruebas-ensayos en humanos tales multinacionales ya colocaron millones de vacunas a estados europeos, asiáticos y americanos. La compraron para el doble o triple de su población. Esa ciudadanía nos tememos podría ser cobaya involuntaria. Los permisos de la FDA (regulador sanitario de Estados Unidos) entrañan el ‘ok’ de despedida del presidente Donald Trump. La licencia tendría más razones político-empresariales que clínicas. El ‘principio de prudencia’ que debe investigar, ensayar, elaborar y distribuir cualquier vacuna podría haberse vulnerado de forma clamorosa.   

Las reacciones adversas, secuelas y letalidad de la vacuna nos tememos que se litigarían en vano. Quienes la reciban deberán ser voluntarios y acatar lo leonino. La inmediatez de inyectarla bascula sobre razones ‘de urgencia’ para tan ingente rebaño humano. La vacuna de Oxford, avalada por países europeos, adoptó otros derroteros más fiables. De otras vacunas que se experimentan y ensayan en otros países (Rusia, China, India…) poco más se sabe. Las noticias que lanzan sus valedores son intermitentes. 

Síntomas leves

Según la OMS, el 80% de infectados con Covid-19 tienen síntomas leves o son asintomáticos. Un 20% desarrolla complicaciones graves que exigen hospitalización. Sólo el 8% muere a causa de la Covid-19. El colapso que acusa cualquier sistema de salud es que el 20% de pacientes Covidrequieren hospitalización; en gran número hasta respiración asistida en UCI. Las complicaciones pulmonares son la causa. El virus del Covid-19 tiene alta infecciosidad y se diseminó en la mayoría de países del mundo.

Los responsables de Plus Vitech recalcan que una ventaja adicional del PVT-COVID es que los dos medicamentos que lo componen ya existen. Este dato ahorra tiempo en su desarrollo, son fáciles y baratos de producir, seguros y conocidos por su historial la práctica clínica durante años. Tal realidad permitirá disponer de la cantidad de fármacos necesaria para tratar potencialmente a millones de personas en todo el mundo, salvar miles de vidas, ahorrar millones de horas productivas en corto tiempo a coste sostenible para los sistemas de salud.

El PVT-COVID es “un antagonista de NK1R que, en combinación con otros fármacos aprobados, tiene capacidad potencial de salvar vidas, al detener la lesión provocada por la Covid-19 en órganos vitales como pulmón y riñón”, según Vicente Salinas, doctor en Medicina. Lleva más de diez años investigando el cáncer y su relación con la inflamación explosiva, es el CEO y cofundador de PlusVitech junto a Carmen Lara, economista y MBA.

El doctor Salinas, entregado a vencer el cáncer actualizando su lucha a la Covid-19, es especialista en anatomía patológica. También posee varias patentes; en los últimos años ha investigado el receptor NK1 como respuesta terapéutica al cáncer. Realizó numerosos estudios pre-clínicos con neuro-receptores y posee dilatada experiencia en la experimentación neuro-farmacológica.

Plus Vitech ha resultado uno de los ganadores del ‘hackathon más grande del mundo’ #EUvsVirus en palabras de Fran Guillén, ingeniero-emprendedor que colabora con Plus Vitech y autor de ‘Paso de Gigante’ (Editorial Pirámide, 2020).

El evento paneuropeo ha presentado su proyecto de fármaco a centenares de inversores e instituciones europeas. La financiación del ensayo clínico permitirá aprobar el tratamiento contra la Covid-19 de PlusVitech.

Para su hoja de ruta investigadora, la spin-off sevillana mantiene acuerdos de colaboración interdisciplinar con Instituto de Investigación-Hospital del Mar de Barcelona, Instituto de Investigación Biomédica-Salamanca (IBSAL) de la Fundación Instituto Estudios Ciencias de la Salud de Castilla y León (IESCyL) y Universidad de Sevilla (US).

Premios e inversores que alientan

En XIª edición de Premios a la Excelencia en las Pymes andaluzas que patrocinan Caixabank y el editor Grupo Joly premió, entre otros galardonados, a Plus Vitech el pasado septiembre. Se ponía de relieve su capacidad, como la de otras tantas empresas premiadas, para adaptarse y luchar en un entorno de pandemia.

Anteriormente, Plus Vitech fue creciendo gracias a distintos apoyos. Uno de ellos los representó Impúlsame, aceleradora de empresas situada en Mairena del Alcor (Sevilla), y el de Business Angels como ViCe-ILP Foundation. Además, el capital de esta spin-off lo detentan pequeños inversores particulares que apostaron personalmente por el proyecto durante sus cortos años de vida.

De igual modo, Fundación Finnova apoyó a PlusVitech en su innovación en la lucha contra el cáncer y COVID, con la mano del Startup Europe Accelerator. Tal ente fomentó reuniones con inversores, multinacionales y les abrió posibilidad de financiación de la Comisión Europea, programa European Innovation Council.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Magnífica noticia.
    Aunque algunos parecen haberlo olvidado, lo grave del Covid no son los infectados. Si el Covil sólo se contagiara pero no matara ni hiciera mucho daño, el mundo podría no haber hecho nada.
    Lo grave son las muertes, y ojalá que pronto halla tratamientos para los más gravemente afectados.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre