Una guardería subvencionada por la Junta andaluza ubica a bebés en una caseta de obras

La Administración pretende que los módulos prefabricados se mantengan ‘sine die’ ante la falta de espacio

2

Comienza el curso escolar y los quebraderos de cabeza para uno de los pilares básicos del Gobierno de Susana Díaz: la educación. La guardería Doñanita, en la localidad onubense de Almonte, ha ubicado a un grupo de ocho bebés de cero a un año en una caseta de obras situada en el jardín del colegio, con unas dimensiones de dos metros de ancho por seis de largo.

El centro, de propiedad municipal y adherido al programa de bonificaciones de la Junta, ha aportado esta única solución ante la falta de espacio necesario para ubicar al total de niños matriculados este curso escolar y la concejala de Educación del Ayuntamiento de Almonte, Manuela Díaz, ha asegurado en el consejo escolar que la utilización de este módulo prefabricado se prolongará en el tiempo ‘sine die’.

La indignación de los padres afectados no se ha hecho esperar cuando han llevado a sus bebés el primer día de escolarización y han visto el lugar donde sus bebés van a pasar varias horas diarias durante todo el curso escolar. El módulo está acondicionado en su interior, e incluso cuenta con un aparato de aire acondicionado, aunque no deja de ser un módulo prefabricado de chapa, con las consecuencias negativas que tiene de aislamiento en condiciones meteorológicas adversas.

Las dimensiones del módulo incumplen los decretos de la Junta 1/2017 y 149/2009, que regulan los requisitos adecuados para estas aulas. La caseta de obras donde están estos bebés se encuentra muy lejos de cumplir con los dos metros cuadrados para cada puesto escolar, con un mínimo de 30 metros cuadrados que ordena la ley. Además de todo esto, los progenitores denuncian las malas condiciones de los accesos a la ‘caracola’, una zona aún en obras.

El módulo incumple los decretos de la Junta sobre dimensiones adecuadas de las aulas

La titular andaluza de Educación, Sonia Gaya, se ha felicitado durante la reciente presentación del nuevo curso escolar por el incremento en un 11,22% en el número de matriculaciones para el curso 2017-2018 en el primer ciclo de Educación Infantil, de cero a tres años. Más de 88.000 menores de tres años han iniciado el curso en Andalucía en los 1.900 centros de titularidad pública o privados concertados, una cantidad que supone un aumento de casi 9.000 alumnos respecto al curso pasado.

Pese a todo, el nuevo decreto de la Junta aprobado hace unos meses ha puesto en pie de guerra a las escuelas infantiles de la comunidad autónoma, que han llegado a calificar de caótico el inicio del curso.

La Administración autonómica ha ofertado un total de 113.019 plazas en el tramo de niños de cero a tres años, pero los 88.000 niños matriculados, pese a experimentar un incremento respecto al curso anterior, no cubren ni de lejos esta cantidad global de plazas ofertadas por la Junta de Andalucía. Las escuelas infantiles denuncian que el nuevo decreto del Gobierno de Susana Díaz es el responsable directo de este dato, ya que el pronunciado descenso de las ayudas económicas que la Administración autonómica destina para las familias ha echado para atrás a numerosos padres a la hora de escolarizarlos.

El nuevo decreto sustituye los convenios de la Junta con las escuelas infantiles por otro sistema de bonificaciones directas a las familias. Al existir una dotación presupuestaria para este sector similar al año anterior, los sindicatos valoran que aproximadamente más de la mitad de las familias con menores de tres años escolarizados tendrá que pagar más por las plazas de guardería, ya que han aumentado el número de plazas ofertadas pero no el de ayudas.

2 Comentarios

  1. No tendrían que estar satisfechos por la cantidad de plazas que pueden ofertar en este servivio público. Màs deben interesarse y profundizar en la calidad que se da a los niños para su desarrollo. Esas condiciones que con tanta publicidad se dan, está muy lejos de lo que un niño, persona, precisa para cubrir sus necesidades. Parece de graveras más que del nivel que había conseguido la red pública educativa. Me da verguenza y rabia la falta de consideración que, tras años de relevancia en la formación y respeto en la construcción de aprendizajes del niño, teniendo en cuenta los diversos aspectos del desarrollo del ser humano además de la neurociencia/neuropedagogía añadiendo experiencias didácticas de numerosos investigadores de diferentes ramas médicas/psicopedagógicas a lo largo de lo que docentes consideramos la historia de la educación, políticos sujetos a no sé que criterios ordenan y llevan a cabo en materia de escolarización en las primeras edades (y en las siguientes etapas educativas obligatorias y no obligatorias) del individuo. Mal muy mal por estas decisiones de quedar bien sin profundizar en infraestructuras y estructuras del servicio público en pro del bien común (una de las causas por las que nos representan y que deben realizar con rigor social).

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre