Comienza en Francia el juicio que ha conmocionado al país de una mujer que, después de haber dado a luz en solitario y de forma clandestina, mantuvo a su hija oculta durante dos años en un sótano y en el maletero de su coche aislada del mundo. La pequeña sufrirá una minusvalía de por vida.

La pequeña, que ahora tiene siete años, vive con otra familia y no puede hablar, además de sufrir brotes autistas de por vida.

Rosa María Da Cruz se enfrenta en este proceso, en el que comparece libre, a una pena de 20 años por el cargo de violencia habitual contra una menor a la que le causó una enfermedad permanente tras haber ocultado durante dos años a su hija recién nacida en un sótano y en el maletero de su coche.

‘France Télévisions’ señaló en su página internet que aunque inicialmente el juicio se había programado durante dos semanas, su duración se va a reducir y la sentencia se debería conocer este mismo viernes.

El caso salió a la luz después de que el 25 de octubre de 2013 unos mecánicos abrieran el maletero del coche que les llevó Da Cruz al taller de la localidad de Terrasson Lavilledieu. Lo hicieron porque escucharon una especie de gemidos. En presencia de la madre, descubrieron a Séréna, una niña que estaba desnuda con aspecto muy descuidado, rodeada de excrementos y de bolsas en un ambiente pestilente.

Los servicios de emergencia que acudieron a prestar los primeros auxilios dijeron que podría haber muerto en media hora de seguir cerrada allí. Había nacido el 24 de noviembre de 2011 en Brive la Gaillarde al término de un embarazo que Da Cruz ocultó a todo el mundo, incluido al progenitor, Domingos Sampaio Alves, según las conclusiones de la instrucción.

El padre no sabía nada

Por eso las sospechas iniciales contra él quedaron archivadas y no se sienta en el banquillo. La defensa de la madre, que tiene ahora 50 años y otros tres hijos, afirma que hay que entender la situación porque se negaba a sí misma “hasta el extremo” su propio embarazo, del que sostiene no haberse dado cuenta hasta el octavo mes de gestación.

La niña es incapaz de hablar y sufre un síndrome de autismo irreversible

Desde el nacimiento dejó a la bebé en una sala del sótano de su vivienda, pero cuando un tiempo después su pareja perdió el trabajo y pasaba mucho tiempo en casa, la tenía la mayor parte del tiempo en el coche, porque Domingos no lo utilizaba ya que no conduce.

Séréna, que tiene ahora 7 años y vive con otra familia a la que las autoridades han atribuido su tutela, es incapaz de hablar y sufre un síndrome de autismo irreversible, situación que, según un informe judicial médico, está directamente relacionada con las condiciones que tuvo en sus dos primeros años de vida.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLos hijos de maltratador podrán prescindir del apellido paterno
Artículo siguienteEmptya
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre