La cárcel Modelo es uno de los escenarios retratados para la exposición. Foto: Espe Pons.

Las olas del mar mediterraneo golpean sin cesar la orilla este de la península ibérica. Allí, hubo un tiempo en el que el mar sirvió para que muchos pudiesen perder en él la mirada y olvidarse de lo que estaba pasando tierra adentro. Lo que sucedía en lugares fatídicos como aquel muro situado en el Campo de la Bota barcelonés donde fueron fusiladas más de 1.700 personas entre 1939 y 1952. Aquel muro de la vergüenza que fue devorado por las obras del puerto deportivo del Forum de las Culturas ha inspirado el título del último trabajo de la artista catalana Espe Pons: Sota la llum del mar, dedicado a dignificar la memoria de las víctimas de la Guerra Civil y del franquismo.

Como si nada hubiese pasado

Durante la Guerra Civil española la tierra se llenó de cadáveres y los asesinos tuvieron que limpiar la sangre y deshacerse de los cuerpos para después pretender hacer como si nada hubiese pasado. Pero las olas del mar, espejo de tanta injusticia, siguieron batiendo la tierra y devolviendo el reflejo de aquel horror. Y, del mismo modo, el espíritu de aquellos que no dieron su brazo a torcer y no se resignaron a olvidar lo sucedido aparece insistente para recordarnos que aquellos crímenes no recibieron justicia. Por ello el Museo Memorial del Exilio de la Junquera (MUME) inaugura hoy sábado la exposición de Espe Pons; una artista con mirada comprometida.

Callados por el franquismo

En Sota la llum del mar la fotógrafa catalana dedica un ensayo en imágenes a la memoria borrada y la recuperación de aquellos testimonios que fueron callados por el franquismo; recurriendo tanto a fotografías contemporáneas como a testimonios documentales de la época. La exposición ocupará las instalaciones del MUME hasta el 27 de junio de 2021.

Fusilado en el Campo de la Bota

La exposición se basa en la “recuperación de la memoria del hermano pequeño del abuelo de la fotógrafa”, según explican desde un comunicado institucional. El tío abuelo de la artista, Tomàs Pons Albesa, fue uno de los fusilados en el Campo de la Bota en el año 1941, cuando contaba con tan solo 31 años de edad. Pons sigue los pasos de su antepasado y registra con su cámara lugares emblemáticos como la prisión Modelo o el cementerio de Montjuïc

La historia de un combatiente

El protagonista de la historia que hay detrás de la exposición, Tomàs Pons Albesa, fue un joven sindicalista en la UGT y uno de los pioneros en militar en el Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC). Cuando las tropas fascistas se levantaron en armas Pons Albesa se alistó como combatiente republicano “sobreviviendo y luchando en diferentes frentes”, explican en el comunicado. Después de la guerra, el tío abuelo de la artista tomó la decisión de no exiliarse e implicarse, desde la clandestinidad, en la reconstrucción del PSUC. En febrero de 1940 fue detenido junto a otros 50 militantes del Partido. Una vez detenido fue torturado en las instalaciones policiales y trasladado posteriormente a la cárcel Modelo. Después de un año de prisión fue condenado a muerte por “adhesión a la rebelión militar” y en mayo de 1941 fue fusilado en el Campo de la Bota y posteriormente enterrado en una fosa común de Montjuïc.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Honor y gloria a los combatientes por la libertad y la dignidad de los humildes! Honor y gloria a los camaradas del PSUC. Disolverlo fue la mayor traición contra todos aquellos que bajo sus siglas lucharon por la dignidad del proletariado.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre