viernes, 18junio, 2021
20.5 C
Seville

Una diputada renuncia a Vox al comprobar que es un partido machista, homófobo y extremista

Dos años después de luchar por la causa de Abascal Malena Contestí dice sentirse “decepcionada”

- Publicidad -

análisis

Esos buenos policías que defienden lo poco que nos queda ya del Estado de derecho

En Sed de mal, la mítica película de Orson Welles, hay un momento en que los policías implicados en un caso turbio hablan entre...

Si quieren que suba la natalidad en España que den trabajo y salarios dignos

Dice el Instituto Nacional de Estadística que los españoles cada vez engendramos menos. La natalidad ha descendido un 30 por ciento en los últimos...

Ana Botín también cierra filas con el Gobierno: «España se va a salir del mapa»

La presidenta ejecutiva del Banco Santander, Ana Botín, asegura que en los próximos meses España "se va a salir del mapa" y que el...

Para desgracia de Casado, hay deshielo con Cataluña, la patronal apoya los indultos y Bruselas está con Sánchez

Todo son buenas noticias para el Gobierno de coalición. La campaña de vacunación contra el coronavirus avanza como un tiro, el histriónico montaje de...
- Publicidad-

Una diputada de Vox por Baleares, Malena Contestí, ha anunciado que deja el partido porque “criminaliza” a la mujer, porque es “homófobo” y porque es “extremista”. La decisión que ha tomado no puede por menos que ser aplaudida, pero habría que preguntarle a la señora diputada dónde ha estado metida todo este tiempo. Cabría preguntarse qué hacía ella cuando el juez Serrano exigía las listas de los funcionarios que luchan contra la violencia machista en Andalucía para purgarlos; cabría preguntarse qué estaba haciendo ella cuando Ortega Smith y los suyos se ponían de perfil durante el minuto de silencio en recuerdo a la última asesinada por su pareja; y cabría preguntarse en qué andaba ocupada y entretenida cuando Rocío Monasterio reclamaba que la cabalgata del Orgullo Gay sea recluida en un gueto.

Rectificar es de sabios pero Malena, que tiene nombre de tango, ha tardado demasiado en dejar de marcarse su baile fatal con los franquistas. Ocurre que con el fascismo no se juega, poca broma, tolerancia cero, nada de coqueteos ni probaturas, porque cuando uno se mete en la Falange hasta las trancas, junto a un líder que alardea de pistola, sabe a lo que va y a lo que se expone. A un partido facha no se va de picnic, ni a participar en sesudas tertulias sobre el legado de José Antonio (que también), ni a montar un puestecillo ambulante en Atocha para venderle a los madrileños unas gorillas con el logotipo de Vox, más la gitana flamenca, el toro de Osborne y el banderín rojigualda. A esa guerra se llega ya bautizado en los principios generales del Movimiento, versado en la vida y obra de Ledesma y Redondo, mamado de nacionalsindicalismo y viajado a los Santos Lugares, mayormente el Valle de los Caídos. También ejercitado en el Cara al Sol y en el levantamiento súbito de brazo, arriba España.

Si Malena Contestí, cuando se metió en Vox a ciegas, según ella, no sabía nada del opio ideológico que se preparaba allí, es que ha sido una digna representante de esa nueva clase de políticos aficionados que, sin haberse leído el programa electoral de su partido y sin tener mucha idea sobre nada, se han lanzado en los últimos años de degradación democrática a la arena pública solo por hacer carrera o por salir un minuto en la televisión. Decir ahora aquello tan inocente y exculpatorio de “yo no sabía de qué iba esto de Vox”, “a mí me metió mi cuñado” o “si lo llego a saber…” no solo es un sarcasmo sino una mala excusa que no cuela. Al franquismo no se llega por casualidad ni porque uno no tenía otra cosa mejor que hacer en su casa, sino porque la cosa se lleva por dentro, porque tira mucho el uniforme escuadrista y por amor a Dios, a la patria y al orden. Esta señora que trata de corregir un error imposible de enmendar debe saber que España es peor ahora que cuando ellos (los suyos) irrumpieron en el Congreso de los Diputados como una banda de tunos gamberros y embriagados. Y esa ha sido y será su responsabilidad. Con su apoyo a la causa, con su esfuerzo en mítines y noches electorales, con su labor proselitista para resucitar el Movimiento Nacional ella ha contribuido decisivamente a que la cosa cuaje, a que el monstruo recupere aliento y a que España se parezca hoy un poco más a aquel país fanatizado del 36.

En una carta, la diputada recuerda que hace casi dos años dio el salto a la política para, entre otros objetivos, defender la unidad de España y el idioma castellano, luchar contra el secesionismo, potenciar la libertad económica, bajar los impuestos y recortar los chiringuitos de la sobredimensionada Administración. Dos años ya. En todo ese tiempo España ha ido a peor a causa de una ultraderecha que ha inoculado aún más odio del que ya había entre españoles.

Hoy Malena asegura haber visto la luz. Aquella “ilusión inicial”, como dice ella, se ha tornado poco a poco en una “profunda decepción” tras la coalición electoral que provocó su llegada a la formación verde. Contestí señala que su “decepción” viene “derivada de la imposición del dogmatismo político; de múltiples escándalos de supuestas irregularidades que no sólo no se investigan sino que se protegen; de la exclusión y el insulto constante a los demás partidos; de la demagogia, la homofobia y los extremismos varios”. Incluso ha sentido “profunda vergüenza” viéndose relacionada con “un oportunista como Salvini” o con las políticas del caudillo Abascal que propugnan “una vuelta al armario” de los homosexuales. “Por eso prefiero irme a casa que seguir en Vox”, concluye la conversa a la democracia. Pues bienvenida. Es de alabar que comprenda después de tanto tiempo que estaba alimentando a la bestia sin querer. Lástima que no se haya dado cuenta antes.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El CIS ya reconoce a Yolanda Díaz como la política más valorada y mantiene la ventaja del PSOE sobre el PP

El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) reconoce en su última encuesta hecha pública hoy que Yolanda Díaz ya es la política más...

El inspector Morocho declaró ante el juez cómo pidieron dejar a Rajoy fuera de Gürtel

Fueron casi tres horas lo que duró la declaración del inspector Manuel Morocho, en las que contó cómo le pidieron dejar fuera de la...

El inspector de la Gürtel acusa ahora al PP de intentar provocar una detención de Bárcenas sin pruebas para anular el caso

En su segunda declaración ante el juez, Manuel García-Castellón, el inspector del 'caso Gürtel' ha acusado al partido Popular (PP), de intentar provocar en 2012 una detención sin pruebas...

Sánchez anuncia el fin de las mascarillas para el 26 de junio

El fin del uso de las mascarillas al aire libre tiene ya fecha. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado esta mañana que...
- Publicidad -

lo + leído

El CIS ya reconoce a Yolanda Díaz como la política más valorada y mantiene la ventaja del PSOE sobre el PP

El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) reconoce en su última encuesta hecha pública hoy que Yolanda Díaz ya es la política más...

El inspector Morocho declaró ante el juez cómo pidieron dejar a Rajoy fuera de Gürtel

Fueron casi tres horas lo que duró la declaración del inspector Manuel Morocho, en las que contó cómo le pidieron dejar fuera de la...

El inspector de la Gürtel acusa ahora al PP de intentar provocar una detención de Bárcenas sin pruebas para anular el caso

En su segunda declaración ante el juez, Manuel García-Castellón, el inspector del 'caso Gürtel' ha acusado al partido Popular (PP), de intentar provocar en 2012 una detención sin pruebas...

Sánchez anuncia el fin de las mascarillas para el 26 de junio

El fin del uso de las mascarillas al aire libre tiene ya fecha. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado esta mañana que...