Una apoderada de ERC se ha quitado la camiseta que llevaba en apoyo a los presos políticos ante las amenazas de un apoderado del partido de extrema derecha Vox, que la ha dicho que estaba cometiendo un «delito electoral» si no se la quitaba.

Es un acto machista sin precedentes, que no se puede tolerar.

Esta desagradable escena ha tenido lugar en el colegio electoral Sant Miquel de Barcelona, donde ha votado el candidato Manuel Valls.

Ante las amenazas de VOX, la apoderada ha decidido quitarse la camiseta en medio del colegio para posteriormente darle la vuelta y volver a ponérsela. “Quería eso, pues ya lo tiene”, le ha indicado al apoderado de la ultraderecha machista.

Es un acto machista sin precedentes, que no se puede tolerar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − 6 =