No hay día más maravilloso para las parejas y al mismo tiempo triste para las solteras, que el Día de San Valentín. A muchas mujeres les gustaría pasar esta ocasión de una manera completamente diferente. Chatear con hombres, salir en una cita, sentir la atmósfera del romance. Desafortunadamente, las estrellas no siempre convergen de la manera que queremos. Hemos recopilado algunas soluciones bastante atípicas para este problema. Es mejor intentarlo, que sentarse y sentir lástima de ti misma.

Ámate hoy

No es posible amar a nadie si no eres capaz de amarte a ti misma, en primera instancia, hoy y siempre. Parece una dosis de egoísmo, pero no es así. No se puede dar lo que no se tiene, por tanto, mostrar cariño y aprecio por ti misma es el primer ejercicio previo a un San Valentín que se avecina marcado por el trágico signo de no haber encontrado, por ahora, a nadie para ti.

Un secreto, poco divulgado, es que el 13 de febrero es el día del soltero, si es tu caso aprovecha y celebra doble. Un día porque estar sola es el inicio de poder estar acompañada por la mejor versión de tu media mitad. El día siguiente celebra el amor, porque si no lo tienes hoy, seguro lo has tenido y lo volverás a encontrar. El 13 de febrero no contiene como mensaje la renuncia a enamorarse, la idea es clara, quiérete a ti primero y luego a él.

Ambos días no es tiempo de quedarte en casa reflexionando sobre lo que debiste hacer o no. Este día, en pleno 14 de febrero, vístete, maquíllate y regálate un hermoso día.  Puede ser para ir de compras, cambiar tu estilo en el salón de belleza, o premiar tu buena actitud ante la vida con un masaje.

Una cita a ciegas es una emoción inolvidable

Una cita a ciegas siempre es una ruleta rusa, pero no tienes nada que perder si mantienes tu mente abierta. En el peor de los casos habrás conocido a alguien nuevo, y tendrás una experiencia más de vida. Si resulta en una relación, tendrán una gran historia que contar.

Busca un lugar que no frecuentes usualmente, muéstrate relajada y queda para un plan de día, si no funciona falta la noche para remontar. Esta oportunidad de no tener el compromiso de repetir si no te gusta, de hablar con libertad y de saber que tienes una actitud proactiva ante el amor, seguro que te dará muy buenos frutos.

Encuentra a alguien en línea

Cambia tu actitud de Penélope y ayuda un poquito al azar. Es hora de revisar tus redes sociales, anotarte a una plataforma de citas o pensar en el chico que te gusta del trabajo o del estudio. ¿Para qué? Simple, para que explores el terreno, y te lances. El rol de dama que debe ser rescatada ya no está en uso. Tú puedes ser la primera en proponer un inocente plan de San Valentín, este puede terminar de muchas formas, ¡atrévete!

Si eres una mujer soltera y crees que es vergonzoso hacer una cita el 14 de febrero, piensa en lo maravilloso que será si celebras el comienzo de tu relación ese día todos los años. Peor que fracasar es no intentarlo.

Como beneficio adicional, escriba una carta a San Valentín

Tenemos dos ideas para ti. La primera es la más tradicional pero un tanto olvidada, que es escribir una carta de amor y entregarla a la persona que te gusta. El punto es que si tienes una caligrafía viable lo hagas a mano, a la antigua. Si no sabes cómo empezar te damos unas pistas: sinceridad, habla de tus sentimientos y no de un relato de hechos. Divide la misiva en, pasado, presente y sobre todo futuro.

Segunda opción, es una carta de afirmaciones, si crees en la ley de la atracción, este es un momento especial para pedir al universo el hombre que deseas y mereces. Si no crees en la energía positiva, al menos te servirá para reflexionar en tus aspiraciones.

Ya tienes plan para San Valentín, estar sola no es justificación para pasarlo mal.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre