La concejala del Ayuntamiento de Palma Sonia Vivas. Foto: Wikipedia.

El calvario judicial para la activista feminista y concejala Sonia Vivas ha terminado felizmente. La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia condenatoria contra dos policías locales de Palma de Mallorca por un delito de homofobia sobre su ex compañera y actual concejala de Justicia Social, Feminismo y LGTBI de la capital balear. El Supremo ha confirmado, en una sentencia del pasado 21 de enero a la que ha tenido acceso Diario16, las penas de cuatro años y dos meses de prisión para Rafael Puigrós Roselló por los delitos de coacciones, denuncia falsa y falso testimonio, y de dos años para Alberto Juan Llaneras por un delito de coacciones. Con esta sentencia, será la primera vez en España que un policía entrará en prisión por homofobia contra la actual edil de Palma por el simple hecho de ser lesbiana. Ambos condenados habían estado tres meses en prisión por esta misma causa entre 2016 y 2017.

“Trataron de meterme en la cárcel con mentiras cometiendo perjurio. Hoy la comunidad lgtbi avanza un paso más adelante”, asegura Sonia Vivas

Pese a ello, la sentencia del Supremo, de la que ha sido ponente la magistrada Carmen Lamela, confirma las condenas pero también estima parcialmente el recurso de los agentes y retira las condenas de inhabilitación que conllevaba el delito de coacciones porque considera el alto tribunal que la denuncia falsa contra Sonia Vivas que realizó el condenado Rafael Puigrós la hizo en condición de persona particular y no como policía.

El fallo del Supremo estima en parte los recursos de casación interpuestos por los agentes contra la sentencia dictada por la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Islas Baleares, en el recurso de apelación que estimó en parte los recursos de apelación interpuestos contra la sentencia dictada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca. Por ello, el alto tribunal anula las penas accesorias de inhabilitación especial para el empleo de policía durante el tiempo de la condena y confirma la sentencia de 5 de enero de 2019, dictada por la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Islas Baleares en el recurso de apelación.

Actos obscenos y chistes de homosexuales

La sentencia del Supremo confirma que los dos acusados “de común acuerdo, especialmente Puigrós y en menor medida Juan, movidos por su odio y desprecio a la condición homosexual de Sonia Vivas, y convirtiéndolo en la forma habitual de relacionarse con ella, realizaban hechos tales como apodarle y llamarle ‘tijeritas’, llevarse la mano a los genitales con actos obscenos, hacer chistes de homosexuales en su presencia para que ella los oyera, mofarse de ella. Puigrós se ponía un calcetín en la entrepierna haciendo referencia a los genitales masculinos”.

Sonia Vivas, que abandonó el cuerpo policial a comienzos de 2019, es en la actualidad concejala de Justicia Social, Feminismo y LGTBI del Ayuntamiento de Palma por Podemos y es una activa luchadora feminista en las redes sociales, además de escritora y colaboradora en varios medios de comunicación, entre ellos Diario16.

Tras la sentencia, Vivas ha asegurado que el Supremo confirma que fue “objeto de maltrato en la policía por parte de policías homófobos e intolerantes”. “Trataron de meterme en la cárcel con mentiras cometiendo perjurio. Hoy la comunidad lgtbi avanza un paso más adelante”, añade.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre