Ciudad de la Justicia de Elche, en Alicante. Foto: Google Maps.

El titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Elche, Eduardo Serrano, ha dictado una orden de alejamiento para un hombre de unos 50 años que durante años ha violado y maltratado presuntamente a su hija de 19 años, con la que mantiene en la actualidad una supuesta relación sentimental y con la que comparte un bebé de 15 meses. El juez ha ordenado que se investigue si la joven sufre algún tipo de trastorno de la voluntad.

La joven se ha ido a vivir a casa de una hermana de su progenitor, supuesto violador, maltratador y padre de su bebé

El caso ha trascendido después de que el pasado miércoles una vecina encontrara a la joven llorando en su domicilio con el bebé en brazos y graves heridas en un ojo. La policía detuvo al presunto maltratador y agresor sexual, que ya está en libertad y con una orden de alejamiento sobre su hija, que era menor de edad cuando tuvo al bebé fruto de la supuesta relación incestuosa, pese a las evidencias de haber sufrido agresiones sexuales desde su infancia, ya que la joven ha pasado varios años bajo la tutela de la Generalitat Valenciana después de quedar en desamparo tras ingresar su padre en prisión para cumplir una larga condena, según adelanta el diario Información.es de Alicante.

La joven abandonó el piso tutelado de la Generalitat sin previo aviso cuando aún era menor. Lo hizo supuestamente después de que su progenitor quedara el libertad tras al menos un lustro en prisión y le solicitara retomar la supuesta relación. La joven maltratada tenía entonces 16 años. Padre e hija han reconocido en sede judicial que el bebé es de ambos aunque en el registro civil solo consta ella como madre soltera.

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer 1 de Elche ha solicitado a la Fiscalía que estudie si la joven maltratada sufre algún tipo de aleteración o trastorno de la voluntad. Mientras, la joven, que no tiene ningún tipo de independencia económica, se ha ido a vivir con el bebé al domicilio de su tía paterna.

El párrafo primero del artículo 182 del Código Penal establece pena de prisión de uno a tres años para aquella persona que, mediante engaño o abuso de su posición de confianza, autoridad o influencia sobre la víctima realice actos de carácter sexual con una persona de entre 16 y 18 años de edad. El texto aludido especifica: “El que, interviniendo engaño o abusando de una posición reconocida de confianza, autoridad o influencia sobre la víctima, realice actos de carácter sexual con persona mayor de dieciséis años y menor de dieciocho, será castigado con la pena de prisión de uno a tres años”.

De este modo, el bebé reconocido por el progenitor como suyo ante el juez ha sido fruto de una agresión sexual sobre su hija y víctima.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre