Analizar identidades a través de prácticas, de experiencias, de relaciones sociales concretas es parte del hacer sociológico. Y la existencia de dificultades para mirar desde el presente una cuestión que forma parte de las relaciones cotidianas y que es analizada por mediocres sociales inmersos en el fluir conflictivo de la inseguridad de ell@s y de la sociedad que representan, comportamientos ultra reaccionarios de doble moral en la mayoría de los casos, conservadores que forman parte “natural” de esta vida, no resulta nada nuevo, se ha reflexionado abundantemente sobre estos obstáculos. No obstante, los tropiezos abundan. Más cuando de lo que se trata es de analizar relaciones sociales entre iguales, y aun así se producen opiniones a las que los grupos más dinámicos desde el conservadurismo de la sociedad, definen como injustas o anormales.

Gay, lésbico, travesti, transexual, transgénero, bisexual e intersexual. El recurso, aún limitado socialmente de este espacio humano se visualiza con la representación sociológica legítima ante la sociedad. Y la referencia a la génesis reciente de este campo tiene significación humana con sus valores intrínsecos en lo que por igual lo puede tener los heterosexuales. Los grupos intervienen con legitimidad social por el logro de la representación legítima, por las visiones del mundo, y en esa lucha cortan sus sistemas clasificatorios como herramienta de reafirmación, y de lucha por sus derechos e igualdad. Creo que el rigor y el pensamiento harían trizas la oposición a la exclusión de estas minorías sexuales y a sus militantes básicamente porque la construcción de una comunidad más o menos sólida en su identidad no se realiza sobre un vacío. El efecto importante desde el comunitarismo filosófico que lograron las luchas del movimiento que construyó la identidad de estas minorías marcaron una visión y un diagnóstico de identidad real fundamentada en las cosas que propusieron, asentadas en una realidad incontestable desde una condición humana respetable. Y tantas más posibilidades de éxito en valores tendrá cuanto más fundada está en la realidad el orgullo conquistado.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre