Por el aeropuerto de Barajas están llegando miles de jóvenes y no tan jóvenes franceses e irlandeses con destino a Madrid centro.

Se les preguntan porque vienen a Madrid y la respuesta: venimos a divertirnos y emborracharnos porque en Francia hay restricciones y no nos permiten las reuniones y el toque de queda es muy pronto, y aquí podemos hacer lo que nos da la gana, ni hay restricciones y podemos divertirnos y hacer lo que queremos.

Este macropuente de San José tendrá un nuevo MAGALUF EN EL CENTRO DE MADRID. Qué guay tío!!!, no vamos a ser menos que Mallorca and company?

Ayer día de San Patricio hubo borracheras a tutiplen, la policía tuvo que intervenir y se burlaron de ellos e incluso una joven se abalanzó contra una policía a la que pegaba y tiraba del pelo.

¿Esto es lo que quieren las autoridades madrileñas? Seguro que no, pero no han puesto las soluciones a la entrada de extranjeros y ya tienen MAGALUF.

Los que alquilan pisos turísticos harán su agosto, sin importarles si en ellos hacen juergas, se ponen hasta el c*** de vodka, ron, ginebra, y sustancias, que es a lo que vienen. ¿Se atreverán a hacer balconing? ¿Pasarán de un piso a otro a través de las terrazas?

Porque aquí todo se permite, fiestas, música estridente que no permite a los vecinos tener unos días de tranquilidad, es por ello que se quejan, y con razón.

Es que el Alcalde permite este desaguisado de un MAGALUF en pleno centro de Madrid? Es que en el pleno del Ayuntamiento no hay nadie que proponga unas ordenanzas que eviten este grave problema a Madrid y a sus ciudadanos?

Claro es que los bares, terrazas, tascas no ganan lo suficiente con los madrileños y como la Sra Ayuso y el Sr Almeida están siempre hablando de economía y de hostelería y muy poco de la pandemia vienen franceses a financiarlos y se quedan tan a gusto? «La santa desvergüenza».

Economía versus Vida. Y sin embargo, la ciudadanía es la que sufre las consecuencias de los contagios que dejarán las fiestas de mozalbetes, como si no tuviese bastante Madrid con el número de INFECTADOS y FALLECIDOS.

Con pandemia y sin pandemia, hoy Madrid, y siempre Salou, Benidorm, Mallorca, Ibiza, Torrevieja, Marbella, Málaga y el resto de la costa levantina y andaluza, Canarias, permiten el turismo de borrachera.

Y alemanes en Baleares. En Mallorca una avalancha de alemanes se cierne sobre ella y sus terrazas con un gran tanque de cerveza, uno detrás de otro hasta el amanecer con sus cánticos típicos y sus fiestas nocturnas.

Tenemos que preguntarnos si sigue en vigor el triple control de pasajeros que el ministro Illa estipula en junio de 2020:

«Este incluye rellenar un documento declarando si han padecido el Covid-19, especificando «en qué condiciones», y ofreciendo sus datos de localización. A este primer trámite le seguirá un control de temperatura y otro visual».

«En el caso de que el viajero no pase uno de estos tres controles primarios, será examinado por un médico que podrá derivarlo al sistema sanitario de la comunidad autónoma correspondiente».

«El procedimiento estará vigente desde este domingo(junio) en todos los puertos y aeropuertos de España, que contarán con 600 profesionales externos que incluyen a 150 médicos y enfermeras».

Pero ahora aquí puede entrar todo cristo como Pedro por su casa?

Me temo que a este paso los casos de contagios por el virus y sus variantes que ya está comenzando a repuntar, dentro de dos semanas más o menos, el número se incrementará, a pesar de las restricciones.

Pues los españolitos viendo la llegada de francesitos no van a ser menos y seguro que alquilan pisos turísticos para sus fiestas de borracheras sin medidas de seguridad como los extranjeros. !!!Faltaría más!!!

El famoso dicho,»de Madrid al Cielo», que conocí, se transforma en «de Madrid al infierno».

Ayuso, Almeida, pueden decirnos los casos de contagiados, número en UCIs, número de hospitalizados, número de fallecidos en Madrid hoy? Y lo mismo dentro de 15 días?.

Muchas gracias por su atención.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl Ministerio de Ábalos rebaja el optimismo de Unidas Podemos sobre un acercamiento en la Ley de Vivienda
Artículo siguienteTudanca pierde la moción en CyL e inicia su camino hacia la Presidencia
Licenciado en Geografía e Historia (Sección Geografía) por la Universidad de Zaragoza. Agregado y Catedrático de Bachillerato. Desde 1982 imparte docencia como Profesor Tutor de Geografía en la Licenciatura y Grado de Historia, y en la Diplomatura de Turismo en el Centro Regional de Cartagena. Profesor Tutor telemático de Geografía en las mismas carreras. Sus líneas de investigación son Climatología, Medio Ambiente y Tercer Mundo. Entre sus libros figuran: "La estadística y las Representaciones gráficas aplicadas a la Geografía", "La Comarca del Campo de Cartagena. Dependencia climática y Biodiversidad. Retos y Realidades", "El Planeta tierra en peligro (Calentamiento Global, Cambio Climático, Soluciones)". Colaborador de revistas científicas de Geografía en Universidades españolas y en el Instituto Geográfico Vasco, en las que constan algunos artículos como: “La región geográfica”; “Las temperaturas del Campo de Cartagena 1940-1980”; “Aspectos de la Degradación del Medio Ambiente: su influencia en el clima”; “Aproximación al estudio de las corrientes oceánicas y su influencia en el clima. El fenómeno de la corriente de El Niño”; “Aproximación al estudio del Subdesarrollo, Globalización, pobreza y hambre en el mundo”; “Consideraciones en torno al impacto medioambiental de las Fuentes de Energía”; “El arte de conocer el tiempo”; “Precipitación, aridez, sequía y desertificación de la Comarca del Campo de Cartagena”. Ponente y coordinador de varios cursos organizados por el Centro Regional de la UNED de Cartagena. Ponente en el II Congreso sobre Etnoarqueología del Agua en el Campo de Cartagena con el artículo “Precipitaciones, sequía y agua del trasvase en el Campo de Cartagena”. Perteneció como miembro electo al Claustro del Centro Regional de la UNED en Cartagena. Dedicado a la docencia y a la investigación geográfica.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre