Antes del sábado 24, España alcanzará el millón de casos de Covid. Probablemente será antes. El día 5 de septiembre alcanzamos el medio millón de casos. Así pues, en menos de cincuenta días nuestro país ha desarrollado medio millón de contagios de Coronavirus. Se dice pronto. Este triste record va acompañado, como no podía ser menos, de un colapso prácticamente ya total de nuestro sistema sanitario, de una crisis económica tremenda y de una cifra que supera ya los 150 muertos diarios.

Mientras todo esto sucede, nuestra élite política y económica, y también mediática, sigue ensimismada en sus majaderías y en sus estupideces. No se tomaron medidas drásticas para atajar este desastre, se pusieron, en el mejor de los casos,  simplemente tiritas para tapar la hemorragia, y se dedicaron a sus lamentables construcciones de relatos para distraer a la ciudadanía y ocultar y disimular la verdad. El mejor ejemplo: el lamentable espectáculo que se ve día sí y día también en el Congreso y en las televisiones.

Las consecuencias de toda esta inconsciencia, incompetencia y maldad, hay que decirlo claramente, es el colapso inminente hacia el que se dirige nuestro país; un colapso que será, por este orden, sanitario, económico y social. Y hay que ser obtuso para no verlo. A una media, en el mejor de los casos, de 10.000 casos diarios nos plantaremos en 1.600.000 casos para Navidad, un millón seiscientos mil casos repito. Ello llevará a una mortalidad tremenda. Y también a una quiebra en cascada de todo tipo de negocios. Con esas condiciones ni habrá consumo, ni habrá inversión ni habrá nada. Lo siento, pero hacer como la orquesta del Titánic mientras ocurre esto ni es una opción ni servirá de nada. La realidad y los hechos son tozudos. Y lo peor de ello es que todo apunta a que  la situación será mucho peor. ¿O es que nadie se ha fijado lo que está sucediendo en Europa? Con la llegada del frío y de la vuelta a los espacios cerrados, Alemania, Italia, Portugal, Francia, los Países Bajos, Bélgica y Gran Bretaña han triplicado sus casos en dos semanas, y la propia OMS advierte que las UCIs europeas colapsarán en breve. Y mientras, en España, la élite política y económica, como en marzo, cuando lo importante eran las fallas, la Semana Santa y las manifestaciones, y todo eran risas e inconsciencia, sigue inmersa en su natural majadería. Cuando partimos de una situación infinitamente peor de la que tenía Europa hace dos semanas. Pues bien, si seguimos la natural evolución de Europa, y por mucho que intenten manipular, ocultar y disimular es lo que sucederá, en breve nos plantaremos en 30.000-40.000 casos. El gran desastre pues está Ad Portas. Y aquí están a ver si relajan restricciones o las toman lo más pequeñas posibles. Increíble pero cierto. Como la orquesta tocando mientras el  Titánic se hunde.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre