Sandro José Marín, administrador de Magrudis, atiende a policías municipales antes de que el Ayuntamiento precintara la fábrica el 30 de agosto, medio mes después de la primera alerta. Imagen: Telecinco.

Los responsables de la empresa cárnica sevillana Magrudis, que originó a comienzos de agosto el brote de listeriosis más grave registrado en España con tres fallecidos, siete abortos y al menos 215 enfermos, sabían que sus productos estaban contaminados con la bacteria listeria, según han confirmado los responsables de un laboratorio sevillano a la titular del Juzgado de Instrucción número 10 de Sevilla, Pilar Ordóñez, quien instruye la causa y ha agrupado todas las denuncias presentadas hasta ahora por este caso, que ha provocado ya cuatro alertas sanitarias a nivel internacional desde que el pasado 15 de agosto la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía activara la primera de ellas sobre la carne mechada La Mechá, fabricada por Magrudis.

Una embarazada con listeriosis que comió La Mechá el 4 de agosto da a luz a un niño, que la Junta no confirma que esté afectado

El pasado 18 de febrero de 2019, el supuesto administrador de la empresa Magrudis, Sandro José Marín Rodríguez, presentó en este laboratorio de Sevilla dos muestras de carne mechada casera de su empresa para la realización de un ensayo analítico microbiológico con el objetivo de determinar si tenían presencia o no de salmonella y listeria “sin cuantificación”, según han confirmado fuentes de la investigación a Diario16.

Los resultados determinaron la ausencia de salmonella en ambas muestras, pero constataron la presencia de listeria en una de las dos partidas analizadas, una carne mechada casera de 0,785 gramos de peso. Los responsables del laboratorio informaron a Magrudis por correo electrónico el 22 de febrero pasado para que tuviera en cuenta esta información y actuara en consecuencia en su sistema de autocontrol. Este laboratorio confirma a la jueza instructora del caso que Magrudis no ha contratado en ningún momento sus servicios de asistencia técnica, como así ha quedado corroborado por el propio administrador de la empresa cárnica, que el pasado 16 de agosto, el día después de decretarse la primera alerta, confirmó en Canal Sur Televisión que tenía contratados los servicios de otro laboratorio para el autocontrol que supuestamente debía llevar a cabo según la normativa vigente.

El pasado domingo 25 de agosto, Magrudis emitió un comunicado –el único hasta la fecha– en el que aseguraba que “los propietarios no se explican lo sucedido, están en estado de shock y se están haciendo las investigaciones internas”. Después se han ido conociendo todas las irregularidades administrativas y sanitarias que esta empresa cárnica ha ido sumando desde que se constituyera de forma también irregular en 2013.

El laboratorio que detectó listeria en la muestra de Magrudis en febrero pasado envió a sus responsables otro correo electrónico el 20 de agosto con las analíticas detalladas en las que se confirmaba el positivo por listeria en una de sus dos partidas analizadas. Tras comprobar que los responsables de Magrudis no habían tomado medias al respecto, este laboratorio ha decidido informar de estos hechos a la jueza encargada del caso y ha aportado toda la documentación de los ensayos realizados en febrero.

Reunión de ‘reconciliación’ en el caso de la listeriosis del alcalde de Sevilla con el vicepresidente de la Junta y el consejero de Salud, el pasado 5 de septiembre.

La posibilidad de que Magrudis tuviera carne contaminada de listeria en el mercado al menos desde 2018 queda evidenciada tras las denuncias realizadas ante la asociación de consumidores Facua por varias mujeres que aseguran haber sufrido abortos tras contaminarse por listeriosis al comer carne mechada de Magrudis. El consejero de Salud, Jesús Aguirre, ordenó hace unos días que se analizaran todos los casos de listeria de 2018 y 2019 por si la cepa del brote de este verano coincide con otros casos registrados meses atrás, como estos denunciados por la asociación Facua.

Magrudis, que fue registrada con la categoría C de riesgo sanitario tras una inspección realizada a la empresa por el Ayuntamiento de Sevilla en julio de 2017, sólo ha aportado “parcialmente” sus informes de autocontrol a los responsables municipales, según confirmaron fuentes del Ayuntamiento a Diario16. En los últimos cuatro años, esta empresa sevillana solo tuvo tres inspecciones públicas por parte de los técnicos municipales, cuando la normativa vigente estipula que deben realizarse cada 18 meses de forma “flexible”. Esta flexibilidad se sobrepasó con creces mucho antes de saltar el brote, ya que el Ayuntamiento debería haber realizado una inspección a la empresa al menos a comienzos de este 2019, algo que no ha ocurrido.

Una cuarta muerte en investigación

Mientras, la Consejería de Salud ha informado que está investigando las causas del fallecimiento de un hombre en Granada, después de que la necropsia haya establecido el diagnóstico de meningitis por listeria. Según la Junta, la vinculación de este caso al brote es desconocida en este momento. La Consejería de Salud ha enviado la muestra de este paciente al Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud de Carlos III de Madrid para que establezca el patrón molecular, y su relación o no con este brote.

La Consejería de Salud informa también de que el número total de pacientes contagiados hasta este 10 de septiembre por listeriosis es de 211, uno más que el día anterior, ya que este 9 de septiembre fue notificado un nuevo caso, el de una mujer embarazada que consumió carne mechada de la marca La Mechá el pasado 4 de agosto. La paciente ha dado a luz a un niño, que en la actualidad se encuentra en estudio y no está confirmado que tenga infección por listeriosis. El bebé se encuentra recibiendo tratamiento antibiótico.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + 11 =