The Times presentaba a primera hora de la mañana la noticia: «El jefe de la policía británica rechaza que los separatistas catalanes fueran violentos». También han abierto hoy en eldiario.es con esta información.

El diario británico informa en los siguientes términos: «La gran mayoría de los manifestantes no utilizaron la violencia contra la policía durante la campaña del referendum de la independencia catalana, según un informe independiente de un oficial de policía británico.

Los hallazgos de los jefes de Policía de Reino Unido, Sir Hugh Orde (ex jefe de Policía del Servicio de Policía de Irlanda del Norte (PSNI) y Duncan McCausland, expertos en orden público, contradicen la narrativa presentada por la fiscalía en el juicio a los 12 líderes separatistas.

El gobierno español se ha esforzado por demostrar que es un juicio justo, pero ha sido criticado por su severidad en lo que es esencialmente una disputa política. La fiscalía alega que los líderes catalanes encabezaron violentos enfrentamientos con la Policía antes y durante la votación del referendum del 1 de octubre de 2017.»

En el informe que los dos mandos policiales firman, señalan que el dispositivo policial que llevó a cabo los registros de aquel 20 de septiembre «era difícil de entender, muy arriesgado y sorprendente». Además, en el documento se incluye un exhaustivo análisis del 20S y de la jornada del 1 de octubre, analizándolo desde el punto de vista de expertos policiales en orden público. En este contexto, han señalado que «no hemos observado ninguna prueba de violencia organizada ni de lanzamiento de objetos contra la policía, nada que causa preocupación en términos de violencia».

El informe fue rechazado por el Tribunal Supremo

«Ninguno de los peritos propuestos puede aportar a la Sala algo más que su apreciable experiencia en conflictos históricos desarrollados en otros países. La experiencia o el ejercicio de cargos asociativos de relieve en la policía del Reino Unido, sin embargo, no puede identificarse con una metodología científica susceptible de contradicción y análisis en el plenario». Así rechazó el magistrado Marchena la aceptación del informe en la causa contra el procés.

Perfil de los dos expertos policiales 

Sir Hugh Orde

Licenciado en Administración pública por la Universidad de Jent, graduado en Common Purpose Uk,  ha sido presidente de la asociación de jefes de Policía de Reino Unido desde 2009 hasta 2015. Esta asociación representa a las 44 fuerzas policiales de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte.

Sir Hugh Orde.jpgComenzó su carrera policial en la Policía Metropolitana de Londres (Scotland Yard) en 1977. A finales de los años 90 llegó a ser Superintendente en el Grupo de Apoyo Territorial (unidad de Operaciones Met del Servicio de Policía Metropolitana de Londres especializado en la contención de orden público).

Orde participó en la investigación sobre el asesinato de Stephen Lawrence (asunto de gran relevancia en Reino Unido que trajo consigo cambios culturales en actitudes sobre el racismo y la policía, así como en la legislación y la práctica policial). También desarrolló una sobresaliente labor en la investigación de los asesinatos sectarios en Irlanda del Norte.

En 2001 fue nombrado Oficial de la Orden del Imperio Británico y caballero por sus servicisio policiales en el 2005. En el año 2010 recibió la Medalla de la Policía de la Reina. 

Entre 2002 y 2009 fue el jefe de la policía en Irlanda del Norte. Precisamente dejó este puesto para responsabilizarse como Presidente de la Asociación de Jefes de Policía (ACPO). 

Es también director del Centro Nacional de Evaluación de la Policía.

Durante los últimos años ha sido asesor jefe para la policía del Gobierno de Reino Unido, además de coordinador de la estrategia nacional de policía. Ha sido quien ha diseñado los dispositivos de seguridad de los Juegos Olímpicos así como en las grandes huelgas y manifestaciones que han tenido lugar en Reino Unido. 

 

Duncan McCausland

Duncan McCauslandHa sido adjunto al jefe de policía de Irlanda del Norte, con más de 30 años de experiencia en el servicio policial a nivel nacional e internacional, siendo miembro vitalicio de la Asociación de Jefes de Policía de Reino Unido y del Foro de Investigación de la Policía Ejecutiva (Estados Unidos).

Es teniente adjunto de Co Down y miembro del Comité del Princes Trust Council para Irlanda del Norte.

Ha participado en el diseño del operativo de orden público en las zonas especialmente más conflictivas.

Ha trabajado como asesor para la realización de las reformas en el ámbito policial y en procesos de paz en Estados Unidos, Irak, Sri Lanka, Líbano, Nepal, Bangladesh, Georgia, Armenia, Pakistán y Omán.

Desde 2017 es miembro de la Junta Independiente para el Departamento de Comunicades y Vicepresidente del Comité de Auditoría y Riesgos departamentales.

Vehículos «devastados» de la Guardia Civil ante la Consejería de Economía 

Sobre los vehículos, que según se indica en las versiones de los testigos, quedaron «devastados», el informe señala que «un grupo reducido de personas se vio involucrado, a título particular, en el destrozo de los vehículos de la Guardia Civil aparcados ante la Consejería y después plantaron cara a los Mossos cuando se disolvió la concentración». Pero señala de manera clara que no puede imputarse por ello ningún tipo de responsabilidad a Jordi Cuixart ni a Jordi Sánhcez.

Sobre los Jordis, el informe señala que, aunque se le reconozca «cierto grado de notoriedad y autoridad a Sánchez y Cuixart entre la multitud (…) hay un tema que se repetía en todos sus discursos:  se insistía en que la concentración fuera pacífica y en aislar los actos violentos».

También señala el informe que si bien puede ser cierto que los vehículos no cabían en el parking, bien podrían haberse dejado en la rampa, apartándolos de la zona de acceso, y evitando así que estuvieran expuestos ante la multitud.

A pesar de la gran concentración de gente, los registros se realizaron 

Los agentes señalan en su informe que «los registros de la Consejería pudieron realizarse sin ningún impedimento por parte de la multitud creciente de fuera y la gente entraba y salía del edificio sin ningún tipo de dificultad aparente», tras analizar las cámaras de seguridad.

Tras analizar los vídeos, los dos expertos concluyen que el ambiente en el interior del departamento fue «de calma durante todo el día». Así, describen que el ambiente en el vestíbulo de la Consejería no era hostil: «No hemos podido encontrar este acontecimiento en vídeo desde el vestíbulo de la consejería o las cámaras de seguridad externas». «El ambiente en el vestíbulo parece relajado sin ninguna fricción detectable entre ninguno de los grupos involucrados ni con la multitud, que a lo largo de la tarde y de la noche aumenta pero no hace ningún esfuerzo por entrar en el vestíbulo o interferir con los agentes de la Guardia Civil apostados fuera de la puerta».

La Guardia Civil no avisó con antelación a los Mossos 

Ha llamado especialmente la atención a estos expertos británicos el hecho de que la Guardia Civil no avisara con antelación a los Mossos de su agenda para realizar los registros. «Es dificil de entender por qué no hubo comunicación previa entre Guardia Civil y Mossos», señalan.

«Hubiera sido razonable y proporcionado controlar un área reducia fuera del departamento desde el principio de la operación, y debería haberse instalado inmediatamente un cordón con vallas». «La falta de planificación de los propios medios policiales pudo haber influido en la capacidad para afianzar un área de seguridad alrededor del edificio antes de que la multitud se hiciera demasiado grande.» Afirman en el informe.

Sin embargo, la prensa sí estaba previamente avisada 

El informe apunta que antes de las ocho de la mañana, un «creciente» número de fotógrafos ya se encontraba frente a la puerta de la Consejería, y en este sentido es evidente que ellos sí fueron avisados del registro. Los expertos británicos no critican esta cuestión pero la ponen de manifiesto.

Multitud pacífica

En el documento, que incluye el análisis del 20S y del 1 de octubre desde la perspectiva policial, pero también desde el análisis de la actitud de los manifestantes, concluye que los más de 40.000 ciudadanos que protestaron en Economía fueron, en conjunto, «una multitud pacífica aunque ruidosa». «No hemos observado ninguna prueba de violencia organizada ni de rutina durante el día, ni de rutina de lanzar objetos a la policía, ni nada que nos haya causado preocupación en términos de violencia», aseveran.

Durante todo el día las ocho cámaras de seguirdad del departamento no captaron «ninguna evidencia de desorden o resistencia hacia ningún agente de Guardia Civil o Mossos. La cantidad de agentes desplegados dentro del edificio no habría podido impedir el intento de la multitud si hubieran decidido entrar en el edificio ya que habrían sido superados en número de forma masiva».

La Guardia Civil pidió ayuda demasiado tarde 

La primera llamada pidiendo apoyo por parte de la  Guardia Civil a los Mossos se produjo la mañana del 20S a las 9.14h. Las demás llamadas se hicieron a lo largo del día.

Según los expertos británicos, estas llamadas llegaron demasiado tarde, puesto que ya había numerosas personas concentradas (y los medios se encontraban a las 8.00, dando la información a través de todos los canales).

A las 9.30, tratar de despejar la zona «ya habría comportado un riesgo muy elevado», apunta el informe.

Además, las peticiones de apoyo de la Guardia Civil son «sorprendentes» debido a la «ausencia total de medidas de seguridad básicas dentro del edificio». «Mantener la integridad del edificio frente a un ataque -cosa que sugieren las comunicaciones y declaraciones de la Guardia Civil como preocupación- se contradice por su inacción en relación con las medidas de seguridad básicas».

Análisis del 1 de octubre 

Los peritos han analizado más de 200 vídeos de la jornada electoral. Concretamente se han centrado en analizar la actuación policial ese día.

Sostienen que la actitud de los votantes en todos los colegios fue de «resistencia pasiva, sin violencia».

Únicamente en Sant Carles de la Ràpita se ha constatado que los concentrados lanzasen piedras contra la Guardia Civil.

Sobre la actuación policial, el informe analiza y concluye que la actuación de la Policía Nacional y de la Guardia Civil combinó actuaciones «efectivas y exitosas con el uso indiscriminado, violento y desproporcionado de la fuerza». La causa la encuentran en «la ausencia de instrucciones claras por parte de los mandos a los agentes».

Para cumplir el auto que ordenaba a los tres cuerpos impedir la votación habrían sido necesarios 90.000 agentes, muchos más que los 13.800 destinados en total.

Apúntate a nuestra newsletter

7 Comentarios

  1. José,
    és molt fàcil el desmentiment que tu fas; llàstima que les imatges són les imatges o per què et creus que no les volen veure?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre