La guía sobre ventilación de espacios compartidos ya ha sido publicada en la Web del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Un grupo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y técnicos de la asociación Mesura han elaborado un manual con indicaciones precisas sobre cómo debe ser la ventilación en las clases de los colegios españoles. El objetivo es reducir la transmisión del virus de la Covid-19, a pesar de que las aulas no se estén convirtiendo, según las autoridades sanitarias, en un foco peligroso de contagio. El documento establece las recomendaciones para que la ventilación y la purificación del aire sea eficaz según el volumen de la sala, el número y la edad de los ocupantes y la actividad desarrollada. Además, proporciona las herramientas para determinar si las condiciones de ventilación alcanzadas son adecuadas.

El miedo de los padres

Se habla de tres medidas primordiales para el control de la pandemia de Covid-19: la distancia social, el uso de mascarillas y la higiene; tanto corporal como de los espacios compartidos. Pero existe una cuarta: la ventilación. Factor que preocupa especialmente en espacios compartidos por un número elevado de personas. Como, por ejemplo, las aulas de los colegios. Este fue el principal punto que argumentaron los padres que no quisieron que sus hijos se incorporasen al curso 2020-21. “La niña no va al cole porque en el centro la Tordaria de Tordera son 30 alumnos a menos de un metro y con mala ventilación. La ventilación no es una ventana abierta. Se necesitan filtros especiales”, explicaba en una entrevista a Diario 16 Sesa Cameán portavoz de la  Agrupación de Familias por una Elección Educativa Segura (AFEES)

Ventilar como sea

Aunque los expertos insisten en que puede ser suficiente la ventilación natural, especialmente la ventilación cruzada. Es decir, abrir ventanas y puertas que se encuentran en lados opuestos. En caso de que esta no sea suficiente, se propone:  la utilización de equipos extractores o impulsores individuales; si se dispone de sistemas centralizados de ventilación, la tasa de aire exterior se debe incrementar y la recirculación se debe reducir;  Y en caso de no poder garantizar ninguna medida de ventilación, consideran imprescindible la purificación del aire con equipos provistos de filtros HEPA.

Un virus que no se va

La guía sobre la ventilación correcta de los espacios compartidos se centra en mitigar la exposición de los alumnos a posibles partículas contaminadas que flotan en el aire y que se conocen como aerosoles. “La ventilación es la renovación de aire, es decir, sustitución del aire interior potencialmente contaminado, con aire exterior libre de virus. Y la purificación del aire consiste en la eliminación de las partículas en suspensión, susceptibles de contener virus”, explica María Cruz Minguillón una de las investigadoras que ha colaborado en la elaboración de la guía.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre