Según un estudio preclínico publicado en la edición digital de Science Advances, un equipo de investigación norteamericano ha creado un gel adhesivo compuesto de químicos activados por la luz que puede sellar cortes o úlceras en la córnea (la superficie clara del ojo) y luego estimular la regeneración del tejido corneal. La nueva tecnología, denominada GelCORE (gel para la regeneración de la córnea), podría reducir algún día la necesidad de cirugía para reparar las lesiones de la córnea, incluidas aquellas que actualmente requerirían el trasplante de la membrana.

Reza Dana, directora del Servicio de Cirugía de Córnea y Refractiva en el Hospital de Ojos y Oídos de Massachusetts, en Boston (Estados Unidos) y coautora del hallazgo ha asegurado que “nuestra esperanza es que este biomaterial pueda llenar un vacío importante en la tecnología disponible para tratar las lesiones de la córnea”.

Y Claes H. Dohlman, también coautor y profesor de Oftalmología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, ha aclarado que “nos propusimos crear un material que sea claro, fuertemente adhesivo y que permita que la córnea no solo cierre el defecto, sino que también se regenere. Queríamos que este material permitiera que las células de la córnea se engranaran con el adhesivo y se regeneraran con el tiempo para imitar algo lo más cerca posible de la córnea nativa”.

En la actualidad las lesiones corneales representan una discapacidad visual en todo el mundo, con más de 1,5 millones de casos nuevos de ceguera corneal que se reportan cada año. El tratamiento actual de atención para rellenar cortes, áreas de adelgazamiento u orificios en la córnea (defectos de la córnea) consiste en el uso de colas sintéticas o cirugía para parchear el ojo con trasplantes de tejido y/o córnea.

El problema actual con las colas sintéticas existentes es que son ásperas, intrínsecamente tóxicas para los tejidos, difíciles de manipular y pueden conducir a una pérdida de visión significativa debido a la opacidad del material y la pobre integración con los tejidos corneales. Los trasplantes de córnea conllevan riesgos de complicaciones posteriores al trasplante, incluida la infección o el rechazo.

El GelCore es un biomaterial adhesivo, hecho de gelatina modificada químicamente y fotoiniciadores, que se activan por una exposición de corta duración a la luz azul. Inicialmente, el producto es un material transparente y viscoso diseñado para aplicarse con un gotero o una jeringa. Expuesto a la luz, el material se endurece y adquiere las características biomecánicas de una córnea nativa. Y, con el tiempo, las células de la córnea crecen gradualmente y se vuelven una con este material. Por lo tanto, GelCORE es similar a la córnea nativa: altamente transparente, capaz de unirse al tejido nativo y capaz de soportar la regeneración de células y tejidos.

Para comprobar su eficacia, el equipo de investigación aplicó GelCORE a una concentración del 20 por ciento a defectos corneales de 3 mm, y luego lo expuso a luz visible durante 4 minutos. Inmediatamente después se formó una adhesión firme del gel al defecto corneal. Y al día siguiente, una superficie ocular transparente y lisa, con una córnea circundante que era transparente y sin inflamación. Una semana más tarde de la aplicación, el gel aún permanecía en el sitio del defecto en la córnea y seguía transparente. Con el tiempo, el tejido mostró signos de regeneración, y las células del nuevo tejido mostraron similitudes entre el tejido regenerado y el tejido nativo.

El equipo también asegura que puede controlarse finamente las propiedades de GelCORE variando la concentración y el tiempo expuesto a la luz, lo que ofrece la posibilidad de cambiar la formulación para diferentes tipos y severidades de lesiones oculares.

«Ahora estamos buscando hacer ciertas modificaciones para diferentes aplicaciones», ha anunciado la doctora Dana. «Imaginamos que, si un paciente entra con una gran laceración, podría recibir la fórmula A. Si tiene una cicatriz en la córnea, puede obtener la formulación B», ha concluido. Los autores también esperan comenzar los ensayos clínicos para probar la tecnología en pacientes humanos en aproximadamente un año.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre