Jorge Buxadé, en un acto de Vox.

Santiago Abascal, en su habitual tono tragicómico y guerracivilista, ha calificado a los periodistas de El País de “activistas comunistas”. Es su forma de defender a Vox de las informaciones del rotativo madrileño, que acaba de publicar que el Parlamento europeo tendrá entre sus diputados, por primera vez, a un falangista admirador de José Antonio Primo de Rivera. Se trata de Jorge Buxadé Villalba, cabeza de lista por la formación verde. De confirmarse las encuestas del CIS, será seguro que Buxadé entrará en el legislativo europeo. Será una aportación vergonzosa de España a la democracia del viejo continente. Preparémonos pues para escuchar el himno de Pemán en Bruselas, y esta vez no será un error de protocolo como el que puso cara de póker a Felipe VI y a Juan Carlos I durante un reciente acto oficial en Italia.

Habría que preguntarle al tal Buxadé si su intención es destruir la UE desde dentro, tal como su idolatrado José Antonio pretendía hacer con la democracia española en el 36. Según El País, el cabeza de lista por el partido de Abascal, un abogado del Estado, ya se presentó a las elecciones europeas por Falange Española de las JONS y en las generales de 1996 fue candidato de Falange Auténtica por Barcelona. Un auténtico pata negra del franquismo redentor.

Buxadé califica a José Antonio y a Ernesto Giménez Caballero, uno de los ideólogos del fascismo en España, como “dos almas superiores”, al tiempo que denostaba la Constitución Española del 78: “Eso es lo que nos ha dejado, ya lo podemos decir, la Constitución de 1978: un pueblo desmantelado”.

Por si fuera poco, el candidato de la formación verde anticipa lo que piensa hacer cuando llegue al Parlamento europeo: “Es imperativo que los eurodiputados españoles pongan freno a cualquier medida dirigida a una mayor integración en tanto no se resuelva el problema de la eurorden, es decir, hasta que Puigdemont no deje de pasear tranquilamente por las calles de las capitales europeas”.

Llegados a este punto, conviene plantearse si la vieja democracia europea no estará siendo demasiado permisiva y tolerante con estos personajes llegados de los movimientos neofascistas, y la pregunta es cuándo veremos en Bruselas a gente desfilando con el brazo en alto o con la cabeza rapada al clásico estilo musoliniano. Alguien en la UE debería empezar a plantearse con seriedad este asunto de los nuevos populismos xenófobos. La democracia no puede permitir que sus enemigos se instalen en su seno para liquidarla. Eso ya ocurrió en los años 30 del pasado siglo y ya vimos lo que ocurrió: una Segunda Guerra Mundial, los campos de exterminio, el apocalipsis. No es para tomárselo a broma: está en juego que sigamos disfrutando de un sistema de libertades democráticas o que volvamos a repetir la misma negra historia.

2 Comentarios

  1. Y, el problema ¿cuál es? ¿que entre Vox o que quien entra sea falangista? porque yo no veo grandes diferencias. La formación de Abascal está formada por miembros del ala más ultra del PP, por exmilitares de los que hacen declaraciones a la prensa subidas de tono (que no las hacen en activo) y por dirigentes y activistas de formaciones tipo España 2000 y similares. Poner el acento en que Buxade venga de Falange, puede parecer que el resto sean más civilizados y no es así. El Peligro no es Buxade, el peligro es Vox en toda su dimensión.
    No hay más que ver lo desatado que está el locutor mañanero de la radio de las mil colinas y toda la pléyade de frikis y cuñaos que los alientan, como Dragó, Bertín etc..

  2. ahora cn mayoria s epodria condenar el franquismo
    y cn ello a VX pero no les interesa pqe les lava como neoliberales

    no es d extrañar que a ls dercha no le guste mover el tema de la dictadura qe mataba a mujeres madres d bebes solo por ser republicanas,
    pqe les recuerda quienes son y les quita redito politicos
    pero aun y todo no lo condenan
    y ns piden olvidar cuando ellos hacen homenajes etc etc etc

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 − 2 =