Los cuerpos olvidados han ido tomando protagonismo y relevancia durante este mes de confinamiento. El COVID-19, además de motivar un Estado de alarma y su consecuente crisis sanitaria, ha sacado a la luz a aquellas personas y oficios invisibles que sostienen la vida. Dentro de estos cuerpos olvidados por el sistema, por la cultura e incluso a veces por la propia sociedad, se encuentran las mujeres víctimas de violencia de género y sus hijos e hijas, como víctimas colaterales de dicha violencia.

Para dar respuesta a las necesidades surgidas ante las medidas preventivas por el coronavirus nace ‘Covid Warriors’: El Escuadrón Antivirus de las Mujeres y Menores de los Centros de Acogida, un proyecto que busca “poner en valor las fortalezas de las personas que forman los centros de acogida”, a través de materiales lúdico-culturales que fomenten la imaginación. Esta iniciativa ha sido triangulada por AGISE, empresa que presta el servicio integral de atención, el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), propietario del servicio y Bárbara García, como coordinadora y creadora de contenidos de la mano de Mimográfico.

Bárbara García, que ha trabajado anteriormente en los centros de acogida de AGISE, acerca a Diario16 el sentir de este proyecto. “Covid Warriors se ha centrado en hacer frente a esta situación tan compleja para una grandísima parte de la población y, concretamente, en el caso de las personas acogidas que hacen frente no solo al confinamiento, sino a un confinamiento en una casa que no es su hogar”. Esta coyuntura las hace “especialmente vulnerables”, advierte Bárbara, “ya sea por la situación de violencia que venían padeciendo, o por el añadido de vivir esta situación de confinamiento fuera de sus hogares”. No obstante, la gestora creativa del proyecto informa que, a pesar de encontrarse fuera de sus casas, “los centros están dotados de todas las comodidades que puedan necesitar estas personas y cuentan con una atención 24h por equipos profesionales”.

Ante esta situación se pone en marcha Covid Warrios, un proyecto que según informa una de sus precursoras, “pretende tener un carácter no tan puntual como lo que duren las medidas especiales por la alerta sanitaria, sino buscamos que tome una continuidad”. García explica que con este proyecto querían “poner de manifiesto  algunos valores que están presentes en las personas acogidas y que son, muchas veces, los ejes de sus vidas y de las decisiones importantes que han tomado”. De esta manera, Covid Warriors se articula en  la solidaridad, la empatía, la colectividad y el autocuidado con dos grandes ejes que lo vertebran: la cooperación y la responsabilidad.

El equipo de COVID Warriors, lejos de tener una connotación belicista, hace una llamada a la acción a las mujeres y menores que se encuentran en los centros de acogida, como potenciales agentes de cambio. “La idea parte de crear un equipo de superheroínas y superhéroes basándonos en esos dos ejes, así como poner el cambio en mano de todas y cada una de las personas que estamos afrontando la crisis”. El foco está en trabajar individual y colectivamente en los actos que se pueden hacer de forma responsable para no seguir expandiendo el virus y, por otro lado, fomentar un cuidado colectivo y de autoprotección “para ver de qué manera podemos estar fuertes en el momento crítico”, añade Bárbara.

Más allá del apelativo de víctima que tienen las mujeres acogidas en los centros, la creadora de contenidos del proyecto prefiere reconocerlas como “supervivientes o superheroínas”, de ahí a que quiera poner de manifiesto su importante papel en el mundo. “Son personas con un altísimo nivel de resiliencia porque vienen de grandísimas crisis en su vida y de tomas de decisiones muy importantes -e incide en que- tanto mujeres como niñas y niños tienen mucho que enseñarnos, como también las trabajadoras que están en los centros”. Este es el motivo por el que se ha querido ejemplificar de forma simbólica con cuatro personajes de ficción a todas las personas que integran los centros de acogida.

El ‘Escuadrón Antivirus’, ilustrado por Beatriz Iglesias, lo conforman una madre llamada ALAYA (alma universal en sánscrito, da nombre la conciencia que recoge y conserva las experiencias individuales y colectivas), DANA una trabajadora cuyo nombre significa entrega y dar, en la misma lengua; un niño de nombre MATI, palabra que representa la razón, el pensamiento, la convicción y la mente, y por último tenemos a NAYIKA, una niña que lleva por nombre “heroína” según la lengua clásica india.

Materializar la heroicidad desde la imaginación

La iniciativa está siendo impulsada en los 34 centros de acogida gestionados por AGISE durante el confinamiento por alerta sanitaria, a través de una serie de materiales creados en torno a la imagen y a la filosofía del propio proyecto. “Los materiales están centrados en despertar, avivar o fomentar la creatividad de las personas acogidas, de este modo, procuramos que sean materiales bastante libres y abiertos, y que no haya un dictado de obligatoriedad ni de fechas o exigencias”, comenta Bárbara. Con estas dinámicas de recortables, colorear e incluso con misiones “se invita a las personas acogidas a que formen parte de un algo colectivo”, señala la coordinadora. Desde el IAM informan que Covid Warriors “se está materializando a través de un amplio abanico de propuestas como un cómic-protocolo de recomendaciones que persigue trasladar a las personas acogidas, especialmente a los y las menores, el protocolo de seguridad ante el coronavirus de una forma sencilla y atractiva, así como mensajes motivacionales y de ánimo para estos momentos”.

Actualmente, el proyecto se encuentra en la primera fase pero promete seguir en constante cambio con la utilización de materiales más complejos. “No queremos dotar al proyecto de un carácter finalista, sino que este vaya evolucionando tal y como se de la situación, y que sean las propias personas las que le den vida, convirtiéndose así en lo que ellas y ellos quieran”, espeta García. Con todo, este ‘Escuadrón Antivirus’ representa para sus creadoras esa “heroicidad en zapatillas de andar por casa, poniendo el foco en los cuerpos olvidados que hoy en día ocupan las portadas, los aplausos y los discursos políticos, y que merecen tener voz y tomar fuerzas para que nos enseñen, como sociedad, el camino para abrirnos paso en esta crisis”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre