Según informa The Guardian, más de 50.000 personas potencialmente infeccioesas podían haber sido pasadas por alto por los rastreadores de contactos. No se les advirtió que debían aislarse, debido al error en los datos que se ha producido con 16.000 casos de COVID-19.

El «Public Health England» ha reconocido que es el responsable del error informático que ha supuesto que 15.841 resultados positivos quedaran fuera de los registros diarios oficiales entre el 25 de septiembre y el 2 de octubre. La mayoría de estos pacientes no eran casos complicados. Cada persona infectada ha tenido que facilitar 3 contactos cercanos, que a su vez, debían permanecer aislados en cuarentena y realizarse las pruebas pertinentes, algo que no se ha hecho en este caso, por lo que unas 47.000 personas no habrían seguido estos protocolos.

Pero no todos los casos positivos de los 15.841 eran casos sencillos. Una pequeña cantidad son casos complejos que se dan en hospitales, residencias, centros pentitenciarios, refugios para personas sin hogar, que han tenido de media 7 contactos directos con otras personas, lo que elevaría la cifra hasta llegar a los 50.000 casos no registrados.

El error informático está siendo ahora solventado y se ha procedido a contactar con todos los positivos y con sus contactos para informarles.

Esta misma mañana el secretario de salud del Gobierno, Matt Hancock, ha realizado una llamada de emergencia a los nueves responsables regionales de Inglaterra para atender a todas las cuestiones que está suscitando el problema de los datos perdidos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre