Después de las noticias tan prometedoras sobre la eficacia de las vacunas de las últimas semanas, hoy AstraZeneca y Oxford han reconocido fallos en la administración de las dosis de las vacunas contra el COVID-19, lo que ha generado dudas en la eficacia del tratamiento.

Señalan que se puede tratar de un error de fabricación que ha conllevado que los viales utilizados, en algunos casos, no tuvieran la concentración adecuada de la vacuna, por lo que algunos voluntarios solamente recibieron media dosis. La cuestión ahora es que precisamente a estas personas que les dieron una menor dosis, podría haberles funcionado «mejor» que a los demás.

A quienes le han aplicado la dosis «normal» la efectividad de la vacuna ha sido del 62%. Sin embargo, a quienes por error les aplicaron la mitad de la dosis, la efectividad da un 90%.

Desde la compañía han explicado que tendrán que hacer un estudio nuevo para hacer las valoraciones pertinentes.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre