En 1988, en el Exploratorium, el físico Larry Shaw debió decir «qué cerca estamos de π» para ocurrírsele una idea cómo el día del Pi. Y así es, durante el descanso del trabajo, Larry y sus compañeros se pusieron a hablar de los entresijos que tenían algunas de las constantes matemáticas, y entre ellas salió el famoso π. Y así es, el 14 de marzo, él y sus amigos organizaron lo que sería el primer día de π. Este número irracional y trascendente, ha pasado en diversas ocasiones por debates políticos, por ejemplo, para aproximar su valor a 3.

El día del π es el motivo perfecto para hablar de matemáticas, para que los futbolistas, políticos, e incluso físicos, químicos, agradezcan la labor de las matemáticas, una ciencia importantísima que esconde historias cómo esta, demostraciones como la de la irracionalidad de π, e incluso anécdotas interesantísimas. De las matemáticas derivan muchas palabras que se han integrado en el vocabulario actual, en esta frase por ejemplo. Lo cierto es que las matemáticas son un campo que nunca no dejan de sorprender, a mí el primero, pero estoy segurísimo que en centros de investigación como el BCAM, el ICMAT, e incluso en todas las facultades de matemáticas existen matemáticos y matemáticas que no dejan de sorprenderse bajo los asombros de esta ciencia, herramienta, asignatura y pasión. Porque no. Quizá podamos enunciar algún teorema de esto. 

Ojalá este treintaitresino día del π sirva cómo unión entre matemáticos y matemáticas, empezando por nombrar a los grandes (qué no únicos) divulgadores de matemáticas de España, que dan forma a las matemáticas actual, desde Clara Grima, Santi García Cremades, Eduardo Saénz de Cabezón, Gaussianos, Julio Mulero, etcétera, y yo mismo, si puedo incluirme, aunque esta lista no podría tener fin.

Así que, ¡feliz día de las matemáticas! 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre