Una vez más, el prestigioso diario The New York Times ha alertado ante la peligrosidad del auge de la extrema derecha en España. Y lo ha hecho en un reciente artículo titulado El virus de la derecha, en el que critican con especial dureza el papel de Vox en toda la crisis del coronavirus. “La ultraderecha ha salido a las calles de España −uno de los países más afectados por la pandemia− a reclamar libertad sobre los cadáveres de miles de muertos por el virus, y ha advertido que este es solo el inicio. Es mejor prestar atención; a menudo consiguen más de lo que se espera”, alerta el citado medio.

“En el pasado España ya se tomó en sorna el discurso alucinado de Vox, confiada en que estaba inmunizada a los experimentos de los populismos de derecha que crecían en Europa gracias a que un partido −el Popular− institucionalizaba el discurso de toda la derecha. Vox salió con el pecho hinchado de las elecciones en las que Sánchez llegó al Gobierno. Ahora sus seguidores recorren las calles de Madrid con banderas llamando a recuperar la patria parasitando preocupaciones legítimas de la mayoría, como el miedo al presente y la incertidumbre por el futuro”.

No es la primera vez que el rotativo norteamericano se hace eco de la vergonzosa y desleal oposición que está haciendo la derecha española en toda esta pandemia. Las bravuconerías de Pablo Casado y los bulos de Santiago Abascal han sido analizados por los periodistas del prestigioso diario norteamericano en anteriores ediciones. En el civilizado mundo occidental, donde todos por encima de sus ideologías políticas cierran filas cuando llega un momento de gran catástrofe nacional, no se entiende que en aquel pequeño país del sur de Europa llamado España unos y otros se lancen los muertos a la cabeza en un espectáculo propio de gente prehistórica, cainita, sin civilizar.

En un extenso artículo fechado al inicio de la pandemia, el Times entró a analizar la situación de España en la crisis del coronavirus y se preguntaba cómo podía ser que mientras ningún país del mundo puede certificar con seguridad cuántas personas han muerto en la pandemia, en España el debate político está teniendo una “singular ferocidad”. El artículo, bajo el título Contando cuerpos y buscando responsables mientras aumentan los muertos en España por coronavirus, aseguraba que “al igual que en muchas naciones en todo el mundo que intentan medir el número de víctimas de la pandemia, España está comprobando que sus cifras son poco fiables”. Y añaden los analistas norteamericanos: “Pero en una sociedad políticamente fragmentada, la confusión ha llevado a recriminaciones y reclamos siniestros, con políticos de la oposición acusando al frágil Gobierno de coalición de encubrir los números reales”.

Hoy el periódico vuelve a la carga contra la extrema derecha española. “La derecha española hoy propagandiza que su país está en manos de comunistas y chavistas. En el colmo de la alucinación, suponen el confinamiento pandémico como un arresto domiciliario en un gulag sanitarista (…) El reclamo de ‘libertad, libertad, libertad’ y el pedido de dimisión del Gobierno se acoplan. En el discurso de las derechas extremistas siempre hay una invasión en proceso y un enemigo claro. Lo hicieron los nazis −el ‘virus’ eran, sobre todo, los judíos−, las dictaduras sudamericanas de los setenta y ochenta −el ‘virus’, los socialistas− y lo flamean Trump y los nacionalismos nativistas hoy −el ‘virus’ es el otro−. El tronco es común: recuperar la nación −lo que ellos creen que es la nación, siempre un concepto restringido− de los que la pervierten, dañan. La enferman”, añaden.

“Esta nueva derecha es antipolítica y ama atacar desde los márgenes. Se presenta como víctima de persecuciones y opresión y la defensora de los derechos más privados de las personas. Un hilo invisible une a los manifestantes fogoneados por Vox con los tipos armados que ocupan parlamentos locales en Estados Unidos: todos demandan business as usual. El mundo conocido, la realidad manejable. Pero apelan a un discurso libertario que, en medio de una pandemia, es un ataque al bienestar común”, apunta el medio.

Apúntate a nuestra newsletter

20 Comentarios

  1. Aqui el Nev York Times se equivoca mucho ( no me creo dicho artuculo ),el virus mas grande que hay en España es el de los ultraizquierda de psoe-podemos en el gobierno,estes si que son nazis .Mas claro agua,en Estados Unidos no quieren saber nada de España con este gobierno comunista,que se lo pregunten a Trump.

  2. El auge de Vox parte de la lucha que le hacen a la ley de violencia de género. Las denuncias falsas existen y no son 2 al año como dicen los datos. Hace falta darle una vuelta y castigar ejemplarmente a quien se aproveche del sufrimiento de las verdaderas víctimas y gasten sus recursos. Cuando un partido de izquierda avance en este sentido muchos padres dejarán de votar a Vox con la nariz tapada, ya que necesitan igualdad real ya y no este abuso que empieza a ser como la gastroenteritis de los lunes. Firma Un podemita de corazón.

    • Coincido con tu analisis.
      En mi entorno las dos personas que votaron a Vox, no tienen ideas fachas ni son personas supremacistas, sufrieron denuncias falsas por parte de sus ex-parejas y pasaron 24h en un calabozo.
      Una vez compareciron en el juzgado quedo demostrada su inocencia y declinaron denunciar la falsedad de la acusación para que no repercutiera en el bienestar de sus hijos. En el propio juzgado le mostraron, a uno de ellos, una pila de denuncias falsas que serían archivadas al declinar las victimas (en este caso hombres) presentar denuncia. Es urgente modificar la ley para que estas mujeres dejen de delinquir y de perjudicar a las que son verdaderas victimas de la violencia machista, y para que los negacionistas de Vox no sigan medrando a costa de su sufrimiento.

  3. Me pregunto quien le habrá pagado para difundir eso. La extrema izquierda que nos esta arruinando o los nacionalistas que quieren despedazarnos.

  4. Por supuesto los primeros comentarios siempre de los nacional-católicos, apuntando con el dedo al enemigo inexistente para justificar sus ansias golpistas, cuando han sido descubiertos como lo que son: agitadores y provocadores con pretensiones violentas.

  5. De verdad: Pablo Casado es bravucón? y todos los videos de Pablo Iglesias soltando las barbaridades en pro de una lucha con cócteles molotov, ocupación, dar de os… a los fachas, etc entonces que es?

  6. Llamar artículo a un publirreportaje pagado por la ultraizquierda radical es insultar a los periodistas que no se ponen las rodilleras financiadas por el PSOE . 15000000 € dan para mucha vaselina y siempre hay medios dispuestos a venderse

  7. «The New York Times» (medio izquierdista) …
    «The Guardian» (medio izquierdista) …
    «Bloomberg» (medio izquierdista) ….
    Los tres son de izquierdas millonarios y capitalistas, como La Ser + El País + La Sexta + La Cuatro + etc ….

  8. Para todos los progres alborozados con el titular del “The New York Times en español” que arremete contra el partido constitucionalista VOX. Informaros que NO lo escribe nadie del «The New York Times» (medio izquierdista). El autor (Diego Fonseca) es un podemita-independentista-catalán de origen argentino. Igual que Sor Lucía Caram o Pisarello. Pero con menos impacto aún.

    SaLuD.

      • Voto al partido constitucionalista VOX, el nuevo partido que votan los obreros/trabajadores.

        Ahora cuéntanos a quién votas TÚ …. eh

        • Estallido de votantes de Vox en el ‘cinturón rojo’ de Madrid (feudo izquierdista)

          En Fuenlabrada, joya de la corona socialista en el ‘cinturón rojo’ de la Comunidad de Madrid, Vox ha sido la segunda fuerza más votada con un 20% de apoyo en las urnas, un resultado que mejora en casi un 25% el desempeño del partido a nivel nacional. Un terremoto político desconocido hasta la fecha.
          En Alcorcón, ha logrado el 16,3%;
          en Getafe, el 16,6%;
          en Leganés, el 15,5%;
          en Móstoles, el 18,7%.

          Las grandes urbes que nutren de trabajadores al gigante de la capital, los paraísos obreros tradicionales del PSOE, ahora impulsan a la derecha de VOX..
          Sus habitantes confían más en la derecha constitucionalista de Santiago Abascal (VOX) que en la extrema izquierda de Pablo Iglesias (UNIDAS PODEMOS).

          https://www.elindependiente.com/politica/2019/11/11/las-claves-del-estallido-de-vox-del-cinturon-rojo-de-madrid-al-muro-de-ceuta/

  9. El que escribe el artículo del New York Times es un tal Diego Fonseca que colabora en medios como El País, además de definirse como defensor de las causas progresistas y azote de las políticas conservadoras

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre