The Game, de Alessandro Baricco, no es la visión apocalíptica que los lectores esperan. Trata el tema de las nuevas tecnologías y cómo han cambiado nuestra forma de vida, sí, pero con una revolucionaria tesis: fue una nueva mentalidad la que hico virar el mundo hacia las nuevas tecnologías y las redes sociales, y no al revés: la conciencia nómada de finales del siglo XX dio pie a estas redes sociales e intercambios y no al contrario.

Así fue cómo unos jóvenes californianos, poco preocupados por la filosofía y sí por la técnica, dieron el giro definitivo a las costumbres del ser humano. El papel de los humanistas en esta última etapa es algo que el autor dilucida brillantemente al final del libro. Entretanto, se ofrece una detallada explicación histórica y filosófica de cómo se ha llegado a este punto.

Por ejemplo, aludiendo a la configuración de Facebook, entre otros, aduce que el cambio de mentalidad se basa en “la elevación del juego a esquema fundacional de toda civilización”. Argumenta que los followers y los likes son la puntuación del videojuego, que está construido como un entorno agradable, divertido… También el autor genera el concepto posexperiencia, que deberíamos subrayar y releer con mucha atención, al igual que todo el libro. Una de las principales metas de estas nuevas redes sería la eliminación de los mediadores de la sociedad del siglo XX: profesores, artistas, editores… Ya no habría necesidad de personas que guíen o tengan especial autoridad intelectual en un mundo en el que todo puede aprenderse cómodamente desde casa.

Ofrecer más detalles supondría simplificar demasiado las tesis de un libro que ha de ser leído y releído en cada uno de sus párrafos: el lector sale de él con una visión ecuánime, poco temerosa, al nuevo mundo en que estamos inmersos. Como buen libro de filosofía, es contrario a todo tipo de miedos (si bien no a cierta prudencia). En cualquier caso, esta obra merece una atenta lectura para percatarse de cómo esta mentalidad técnica ha conseguido su sorprendente pero indiscutible hegemonía en el siglo XXI.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × uno =