Las redes sociales resultan útiles siempre y cuando se sepan utilizar correctamente. En pleno siglo XXI están integradas en la vida cotidiana y gracias a la apertura de estos espacios digitales se propicia la participación e interacción entre personas, así como una mayor facilidad para compartir información. Sin embargo, según el informe ‘(In)seguras online’ elaborado por la ONG ‘Plan Internacional’, un 59% de las niñas y adolescentes de España han sido acosadas en las redes sociales.

Este estudio, que ha sido realizado a partir de entrevistas a más de 14.000 chicas de entre 15 y 25 años de 22 países, entre ellos España, revela que las niñas se enfrentan a experiencias de acoso desde los 8 años, y es entre los 14 y los 16 años cuando lo sufren con mayor frecuencia. La cara menos amable y visible de las nuevas tecnologías viene acompañada de odio, acoso y abuso ejercido a través de estas plataformas, en las que se incluyen el chantaje con imágenes sexuales o pornográficas -llamado también sextorsión-, las amenazas de muerte y la suplantación de la identidad.

Desde la ONG advierten que a las niñas se las acosa “por el hecho de ser niñas” y en la investigación se demuestra que el acoso es incluso mayor en el caso de “las chicas negras, las pertenecientes a una minoría étnica o religiosa, las chicas con discapacidad, las que se identifican con el colectivo LGTBIQ+ o las que expresan sus opiniones, especialmente si están relacionadas con el feminismo o la igualdad de derechos”. Por tanto, el acoso online se presenta como una continuación de lo que las niñas y mujeres jóvenes viven en muchos lugares, concluye el informe.

Los datos relativos a España revelan que el 75% de las encuestadas dicen que quienes las acosan son personas conocidas, de las cuales el 41% pertenecen a su entorno laboral o educativo, el 17% a sus parejas o exparejas y el 15% a sus amistades. La mayoría empieza a ser acosada entre los 12 y 16 años, sobre todo por la red social Instagram (un 35% de ellas), seguidas de Whatsapp (28%) y Facebook, un 20%. Asimismo, el 77% de las chicas afirman que tanto ellas como otras jóvenes conocidas han estado expuestas frecuentemente o muy frecuentemente a un lenguaje ofensivo y abusivo en las redes. El 64% han sido avergonzadas públicamente o humilladas por su físico, el 61% intimidadas y las chicas acosadas sexualmente representan un 58%. De cara a la respuesta cuando se enfrentan a estas situaciones, el 42% decide ignorar a la persona acosadora y continuar en la red social, el 17% desafía públicamente al acosador y el 7% deja de utilizar la red social.

El informe resuelve que “la causa profunda del acoso y la violencia de género, independientemente de dónde suceda, es la incapacidad de la sociedad de valorar a las mujeres como iguales”, por tanto, el abuso en redes sociales “es un ataque contra los derechos humanos de las niñas y tiene un efecto perjudicial en su salud mental”. Por ello instan a las empresas de redes sociales a “crear mecanismos de denuncia más efectivos y accesibles, que sean específicos para combatir la violencia de género”, que “exijan responsabilidades a quienes cometen las agresiones”, así como que recolecten “datos desagregados por género que reconozcan las identidades interseccionales de las niñas y permitan conocer la escala y magnitud del problema”, además de “dar la relevancia necesaria a este problema”.

Plan International también solicita que, en línea con los ODS de la Agenda 2030, “la Convención de los Derechos del Niño y la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Violencia contra la Mujer, los gobiernos de todo el mundo apliquen leyes específicas para hacer frente a la violencia online por razón de género y garanticen que las niñas y jóvenes víctimas puedan acceder a la justicia”. Y en España reclama al Gobierno “promover políticas inclusivas de acceso a Internet y asegurar la igualdad de género en el acceso a los espacios online; lo que incluye animar a las a las instituciones y empresas de telefonía móvil a habilitar mayor conectividad para alcanzar a aquellas adolescentes y jóvenes que no pueden acceder a la red por motivos económicos, geográficos o de cualquier otro tipo”.

Finalmente, la organización ha lanzado #PonteEnMiPerfil, una campaña en redes sociales que busca el apoyo de los responsables políticos, los legisladores, las empresas y la sociedad en general para visibilizar el acoso que sufren las chicas como usuarias de redes sociales y poner en marcha medidas para frenarlo. 

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre