Foto: El Correo/ J. Barrera

Una de las sustancias más tóxicas que se han fabricado nunca en Sevilla, el amianto, contaminó en otro tiempo muchos solares del barrio de Bellavista. Los antiguos trabajadores de Uralita y vecinos del barrio todavía sufren las consecuencias de aspirar el polvo que provoca cánceres como el mesotelioma y otras enfermedades respiratorias.

A raíz de la prohibición del amianto y del cierre de la fábrica en 2002 los terrenos de la factoría y otros depósitos donde se almacenaba o se arrojaban los residuos de amianto fueron descontaminadas.

Entre ellas, la que luego sirvió para edificar los bloques de Jardines de Hércules (el propio solar de la fábrica). Sin embargo, queda una parcela por descontaminar. Lo explica Antonio Delgado, de la asociación de víctimas del amianto Avida y él mismo extrabajador de la fábrica de Bellavista.

«Está justo en la cañada real, tras las tapias del instituto Blanco White. Y a flor de suelo hay gran cantidad de residuos, sobre todo trozos de tubo y de chapa. Y bajo ellos, donde no causa peligro, por ahora, enterrada una capa de polvo de amianto».

La asociación se concentró este sábado en la cercana Laguna de Fuente del Rey, ya en suelo de Dos Hermanas, para reclamar a la propietaria de los suelos, la Diputación provincial, la retirada del amianto. Sobre todo, porque los vecinos de este barrio nazareno utilizan esta vía pecuaria para ir al Cortijo de Cuarto, uno de los símbolos de la identidad nazarena donde está, por ejemplo, la ermita de Valme.

La Diputación, antes de que comenzara la protesta, ya expuso su «sensibilidad» a la reivindicación de la plataforma. «Por eso, evaluará técnicamente la situación e iniciará el procedimiento administrativo pertinente para, por una parte, realizar la retirada especializada de este tipo de residuos y, por otra, acondicionar el talud, de unos 200 metros lineales aproximadamente», explicó este viernes un portavoz autorizado para la prensa de la institución provincial.

La Diputación explicó que en las instalaciones de Blanco White, «por detrás de la tapia de las instalaciones deportivas» , se abre un camino privado que, al no contar con cerramiento en la actualidad, utilizan de forma habitual y desde hace más de 30 años los vecinos de Fuente del Rey para pasar hacia el hospital de Valme y hacia Sevilla, eludiendo la carretera.

Continuar leyendo AQUÍ

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre