Los sindicatos UGT y CCOO no comparten la decisión del Gobierno de no subir, por el momento, el salario mínimo interprofesional (SMI). De hecho, piden al Ejecutivo de coalición que «los trabajadores no paguen esta crisis».

 España no puede ser la excepción de la Unión Europea, afirman los agentes sociales. Alemania lo sube un 2,7%; Portugal un 4,6% y Francia un 1%, según los sindicatos, que también insisten en que «no hay ninguna justificación para no aumentarlo. Con mejores sueldos se refuerza la demanda, el crecimiento y el empleo estable». 

Así, CCOO y UGT reclaman al Gobierno la subida del SMI para 2021. Para ambas organizaciones, es irrenunciable que el Salario Mínimo Interprofesional se sitúe a lo largo de esta legislatura en el 60% del salario medio, como establece la Carta Social Europea y el compromiso alcanzado en España con los agentes sociales. El año 2021 no puede ser una excepción, un paréntesis que nos aleje de este objetivo, sino que debemos seguir avanzando en la mejora de los salarios más modestos.

Ambas organizaciones valoran que el Gobierno prorrogue la cuantía del SMI actual hasta que se negocie un nuevo acuerdo de forma inmediata, con el objetivo de garantizar la seguridad jurídica y dar continuidad a su función de servir de suelo o garantía salarial mínima para las personas trabajadoras, pero exigen que se agilice el diálogo social para llegar a un acuerdo lo antes posible que, como señala el art. 27 del Estatuto de los Trabajadores, tenga en cuenta el Índice de Precios al Consumo (IPC), la productividad media nacional, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional y la coyuntura económica general. 

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorAyuso prorroga por segunda vez los Presupuestos de Cifuentes
Artículo siguienteSantos atrevidos
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. Haber cuando estos dos, disfrazados de pobres, se rebelan contra el robo del Banco Popular Español y exigen a su amiga marnie, el patrimonio, a quien les robo la noche del 7-6-2.017 mientras dormían su Propietarios y encima fuera de plazo y con ayuda del PP.
    Menudos artistas esta hechos los dos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre